Vox vuelve a amagar con romper con el Gobierno andaluz con la inmigración como motivo

El portavoz parlamentario de Vox, Manuel Gavira (i), conversa con el portavoz del Gobierno andaluz, Elías Bendodo (d)

Vox ha dado por "rotas" las relaciones con el PP y la decisión ha vuelto a tensar las relaciones con el Gobierno andaluz conformado por PP y Ciudadanos. La causa de esta ruptura está, de nuevo, en Ceuta, gobernada por los populares y donde Santiago Abascal ha sido declarado persona 'non grata'. Esto ha provocado que Vox haya reconsiderado su apoyo al PP en aquellos territorios donde lo sostiene en el Gobierno. Es el caso de Andalucía donde la formación de extrema derecha es el "socio prioritario" para desarrollar la capacidad legislativa del Ejecutivo que dirige Juan Manuel Moreno. 

Cuidado con llamar incendiario non grato al que va a Ceuta con una antorcha

Cuidado con llamar incendiario non grato al que va a Ceuta con una antorcha

Vox ha exigido la reparación del "daño producido" para que el PP pueda "seguir reclamando ayuda para aprobar sus propuestas". Así lo advirtió su portavoz nacional, Jorge Buxadé, en una comparecencia en la que acusó al presidente de la Junta de Andalucía, Juan Manuel Moreno, de "mendigar" el apoyo de su partido para sacar adelante su programa político. 

Y ha tensado más la cuerda. Buxadé ha recalcado que Moreno les está "traicionando" y "tratando de engañar" con repetidos "incumplimientos" del pacto de investidura firmado en 2019. Este ha sido el argumento más utilizado por los de Abascal -razón no les falta atendiendo a los acuerdos- siempre que las relaciones con el Ejecutivo andaluz han sufrido un revés.

Integración del migrante

El portavoz de Vox también ha explicado que su formación no respaldará más propuestas del Gobierno andaluz debido a la reciente aprobación de la 'Estrategia Andaluza para la Inmigración', que considera "una irresponsabilidad extraordinaria". El punto 27 del acuerdo de investidura firmado en 2019 entre PP y Vox propone evitar "todas aquellas decisiones que puedan favorecer un 'efecto llamada' y combatir a las mafias que trafican con personas". Así, esta iniciativa para "el desarrollo de las políticas públicas que faciliten y contribuyan a la integración e inclusión de la población migrante en Andalucía" choca con las posturas de Vox en materia de inmigración.

La 'Estrategia Andaluza para la Inmigración' es otro motivo a utilizar por el partido de extrema derecha para forzar al Gobierno andaluz. La Junta ha puesto en marcha un sistema que busca la protección de los niños y adolescentes no acompañados, promover su acceso a la educación o facilitar el acceso a una vivienda. Estas medidas son frontales a las premisas defendidas por Vox. "La Junta ha aprobado una estrategia que llama a seguir destinando fondos públicos que se pagan los con impuestos de los españoles a necesidades de los inmigrantes ilegales cuando hay miles de andaluces que siguen viviendo en chabolas o en condiciones deplorables", ha dicho Buxádé.

De nuevo, Ceuta

La última vez que Vox retiró el apoyo al Gobierno andaluz provocó la primera derrota parlamentaria de Moreno. Uno de sus proyectos "clave", la Ley de Impulso para la Sostenibilidad del Territorio de Andalucía (LISTA) descarriló después de que los de Abascal se abstuvieran en el debate a la enmienda de totalidad. El batacazo de la conocida como ley del suelo se produjo días después de la crisis migratoria de Ceuta. La Junta de Andalucía confirmó la acogida de 13 niños marroquíes, hecho que la dirección nacional de Vox no consintió.

La estabilidad política de la que presume Andalucía vuelve a estar en entredicho. En este caso no está motivada por los descalabros de Ciudadanos sino por Vox. En estos dos años y medio de mandato, Moreno ha sabido lidiar con los tira y afloja del partido de extrema derecha, pero con los tambores de adelanto electoral, los de Abascal vuelven a marcar distancias antes del receso veraniego. Quizás sea otro farol.

Para septiembre queda la resaca de este deterioro en las relaciones que compromete el futuro de legislatura. El Ejecutivo andaluz insiste en que no habrá elecciones anticipadas aunque calla que no serán por lo menos hasta que se apruebe la LISTA y la reforma de la Ley de Tributos, con su correspondiente bajada de impuestos. Ambos textos llegarán en otoño al Parlamento andaluz y Moreno sabe que necesita de Vox para sacar adelante estos proyectos. A ver cómo lo arregla. A ver qué concesiones otorga a Vox.

Etiquetas
Publicado el
27 de julio de 2021 - 09:13 h

Descubre nuestras apps