La portada de mañana
Acceder
ENTREVISTA | Castells: "La derecha ha perdido un poder que siempre creyó suyo"
España, pendiente de cuándo Europa cortará el grifo del gasto público
OPINIÓN | Razón y servicio: sobre quién nos ha de gobernar, por Elisa Beni

Aprender a bailar en tiempos de pandemia: se abre un curso repleto de incertidumbre

Escuela de Jota Alborozo de Huesca.

Aprender a bailar en tiempos de la COVID-19 se ha convertido en el paso más complicado. Las academias vuelven a subir las persianas, algunas tras haber permanecidos cerradas desde el mes de marzo, con la incertidumbre que va ligada a la pandemia en una actividad que requiere contacto físico y espacios cerrados. Además, las escuelas de danza aragonesas se sienten desprotegidas ante la falta de una normativa autonómica clara. Con grupos más reducidos y medidas de seguridad llevadas al extremo, se abren a un panorama incierto con todo el arte posible.

Susana Raya, de la Escuela Alborozo de jota y que también enseña a bailar sevillanas en Huesca, ha preparado el nuevo curso con “todo lo necesario”. A a la entrada las instalaciones se ha situado un felpudo y un cubo con agua y lejía. Se desinfecta el material y se emplean fundas de fieltro en las castañuelas. “Tenemos la suerte de que es una escuela muy grande, con techos altos y salas enormes. Hemos dibujado cruces en el suelo para marcar las distancias de seguridad y ventanas. Muchos de los bailes se realizan de cara al espejo y en los más agarrados “no se toca a nadie y se lleva en todo momento mascarilla”.

Se detecta en estas primeras semanas “menos afluencia que otros años, en octubre con el inicio real del curso ya se habrá organizado todo y esperamos que haya más gente. Es difícil. Tenemos gente mayor apuntada que está con miedo”, explica Raya convencida de que “se puede actuar perfectamente con medidas de seguridad”. La música y el baile en directo es otro de los puntos situados en el foco de atención durante esta crisis sanitaria y las academias aragonesas no cuentan de momento con una normativa emanada del Gobierno de Aragón.

José Espinosa, responsable de Espacio Danza, señala que se utiliza como referencia la de los centros deportivos. En esta se indica que “podrá realizarse actividad deportiva en grupos de hasta 30 personas, sin contacto físico, siempre que no se supere el aforo permitido con carácter general y que se garantice una distancia interpersonal de seguridad o, en su defecto, la utilización de medidas alternativas de protección física”.

Asimismo, “se podrán utilizar los vestuarios, duchas y baños, respetando las medidas generales de prevención e higiene indicadas por las autoridades sanitarias. Con el fin de facilitar la protección de la salud de los deportistas, se tendrá que garantizar la distancia mínima de seguridad y no se superará el 50% del aforo”.

Espinosa expresa una mezcla de “incertidumbre, expectación e ilusión” por los meses venideros. “Sabemos cómo es la situación, habrá gente más osada y se comportará con naturalidad y otros con miedo no harán nada. Tenemos la infraestructura para aguantar el golpe y mantener las distancias respetando medidas de seguridad e higiene. Hay ilusión por un año más en la cuesta ascendente tras la crisis de 2008”, analiza.

Atrás van quedando “meses muy tristes, de tener que enseñar la danza a través de internet. No había contacto con el alumno, no percibías lo que interiorizaba. Ahora sabemos que estaba ahí, hemos tenido su apoyo, no nos ha dejado de la mano”. Espacio Danza funciona ahora con un 60 % de la capacidad respecto al año pasado: “De momento, cubrimos los gastos. Estamos viendo que seguramente habrá novedades, los colegios no tendrán asignaturas extraescolares y los padres querrán que los niños hagan algo en su lugar”.

La esencia ha de ser la de “cumplir las medidas de distancia”. Y eso que se sienten “ninguneados” por las instituciones. “Nos regimos por la normativa de los centros deportivos. No tienen conocimiento sobre el mundo de la danza. Hemos limpiado y saneado las instalaciones y utilizan unas zapatillas diferentes a las de la calle”.

Protocolo pionero en la Comunitat Valenciana

La Comunitat Valenciana fue pionera con la aprobación en julio de un protocolo específico a propuesta de la la Asociación Empresarial de Academias de Baile. El documento une dos criterios: garantizar la seguridad e higiene de los centros de enseñanza de danza, de sus usuarios y trabajadores, así como de las actividades que se realizan, a la vez que se establecen unas normas cuyo cumplimiento asegura la operatividad de estas empresas para hacer posible la continuidad de numerosos negocios.

Establece, por ejemplo, el uso de la mascarilla obligatoria para todas las actividades con contacto físico entre dos personas. El límite de aforo es por sala, no por escuela, y nunca podrá haber más de 20 personas en cada una de las salas. Se deben guardar 1,5 metros de separación (2,25 metros cuadrados por persona) en las disciplinas de baile individual. Solo se permitirá baile de contacto por parejas si están formadas por personas con convivencia social o familiar y han de ser fijas, por lo que no se podrán realizar cambios de pareja ni bailes colectivos. Entre pareja y pareja también tienen que guardar una distancia mínima de 1,5 metros.

El Ayuntamiento de Granada ha activado el protocolo de medidas sanitarias y de distanciamiento por la COVID-19 para el inicio de curso de la prestigiosa Escuela Internacional de Flamenco Manolete, situada en el teatro de la Chumbera del Sacromonte, frente a la Alhambra. Entre las medidas destaca la obligatoriedad de guardar la distancia de seguridad en el escenario durante las clases y la prohibición de que los padres o acompañantes de los alumnos accedan al interior del recinto.

También el calzado de calle hay que dejarlo fuera antes de ponerse los zapatos de baile y los alumnos tendrán que acudir con la ropa de baile desde sus casas, ya que los vestuarios permanecerán cerrados, al tiempo que se les tomará la temperatura a los alumnos antes de comenzar cada clase. La limpieza se realizará antes y después de cada clase y se ha establecido un protocolo para que los alumnos de las distintas clases no se crucen entre sí, mientras que solo durante el baile será el momento en que no se tenga que usar la mascarilla.

Etiquetas
Publicado el
15 de septiembre de 2020 - 22:50 h

Descubre nuestras apps

stats