El festival ‘Títeres en la montaña’ sube al escenario a un pueblo de 20 habitantes

Actuación de los organizadores

Miguel Barluenga


0

El festival de títeres más pequeño del mundo llega a una localidad de 20 habitantes ubicada en el Prepirineo aragonés. Aguinalíu, que pertenece al municipio de Graus, acoge desde el año pasado La Borda del Títere. Un espacio cultural concebido por el Grupo Trapusteros Teatro, que pone en marcha a partir del 31 de julio el denominado ‘Títeres en la montaña’. La primera edición contará, además de con las actuaciones de Trapusteros, con los Titiriteros de Binéfar y con la compañía zaragozana Teatro Arbolé, que abrirán la programación el domingo 31 de julio.

Los binefarenses, con un prestigio a nivel mundial, estarán presentes el sábado 6 de agosto y cerrará el ciclo Trapusteros Teatro con dos actuaciones, los sábados 13 y 20 de agosto. La última será la única que cambie de ubicación y se celebrará en la Plaza Mayor de la localidad. La Borda del Títere se encuentra en una antigua casa de campo ubicada en la parte alta del pueblo al lado de las ruinas del castillo.

La borda, que estuvo prácticamente en ruinas y deshabitada durante más de 40 años, fue recientemente rehabilitada por el Grupo Trapusteros Teatro. La bodega, donde antes se producía y almacenaba el vino, se ha convertido en un teatro de bolsillo para 30 espectadores o una pequeña sala para exhibición de la colección de marionetas del grupo. La era, donde antes había un huerto, se ha transformado en un teatro al aire libre para 70 espectadores, con una hermosa vista a las montañas y a la parte baja del pueblo de Aguinalíu.

Todos los actos tendrá lugar a las 20.00 horas excepto el último, que será a las 22:00 horas. Paralelamente, el 6 de agosto la compañía Tirurirus Free organizará un pasacalles a partir de las 18.30 horas. “Esta primera edición se realiza sin financiación institucional, pero cuenta con el apoyo de varios colaboradores, cada uno ayudándonos a construir nuestro sueño de dar vida a los pequeños y casi abandonados pueblos de los Pirineos, a través del arte de los títeres, la música y el encuentro de las personas”, señalan desde Trapusteros Teatro.

“Estamos muy contentos de abrir nuestro festival con dos de las compañías más prestigiosas de teatro títeres de Aragón y España”, añaden en referencia a Los Titiriteros de Binéfar y el Teatro Arbolé de Zaragoza. Se definen como “una asociación sin ánimo de lucro” y, por tanto, el acceso a los espectáculos será a través de aportaciones voluntarias. Sugieren los valores de 5 euros para niños de 5 a 12 años y de 8 euros para mayores de 13 años. “Estamos seguros de que venir al festival ‘Títeres en la Montaña’ no solo será una experiencia estética y divertida, sino también un paseo entre la naturaleza y la historia”, aseveran.

Los Titiriteros de Binéfar presentarán ‘En la boca del lobo’, un montaje en el que utilizan máscaras y títeres de diversas técnicas, canciones, cuentos, retahílas… Todo remodelado, ensamblado y zurcido para hablar de la cultura popular a través del viejo oficio titiritero. Un itinerario festivo que un titiritero y un músico van recorriendo, acompañando al auditorio, en los recodos y claros del bosque que atraviesan aparecerán los personajes más “villanos” de nuestras fábulas: el lobo, la bruja, el gigante, el bandido, el duende y el gato. Se pretende establecer una relación directa y amable con el público, pues al auditorio se le devuelve algo que le pertenece: un tesoro oculto en su propio jardín.

El Teatro Arbolé llevará consigo ‘Las aventuras de Pelegrín’, un espectáculo de títeres de cachiporra, un clásico del teatro que tiene sus claves en la participación y el diálogo con el público, en el ritmo frenético de sus muñecos, y en el efecto catártico de la cachiporra. Uno de los personajes más célebres de este espectáculo es Pelegrín, un personaje que ha crecido con la complicidad de varias generaciones de niños. A través de Federico García Lorca ha llegado hasta nuestros días la vieja tradición del teatro de cachiporra, un espectáculo que recoge la tradición más antigua del teatro para títeres. Y para estas marionetas, Teatro Arbolé ha fabricado un teatro ambulante, una barraca que contiene un teatro que llega a todos los sitios. Es un teatro que camina, un teatro viajero que quiere recuperar un oficio. En él se representan obras propias o adaptaciones de guiñol de célebres autores.

Trapusteros Teatro mostrará su ‘Mamulengo de La Mancha’. El espectáculo propone el encuentro de la España de Cervantes con la cultura popular del Nordeste brasileño. En él, Don Quijote y Sancho dejan la España del siglo XVII y desembarcan en el siglo XXI, en pleno puerto de Recife en medio del carnaval. Atravesando el imaginario “mayor lago de Castilla” (el Océano Atlántico), los dos aventureros son presos por la policía y tratados como emigrantes ilegales, náufragos que desconocen el idioma local. A partir de ahí, se encuentran con personajes del Mamulengo, habitantes del Nordeste encontrados en el viaje.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats