eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

De Jomtien a Incheon: 25 años de compromiso mundial por la educación

Como antesala de la renovación de los objetivos generales de desarrollo, los Objetivos de la Educación ya han tenido su momento de revisión y planificación en la reciente Conferencia de Incheon, en Corea del Sur

En línea con el futuro Objetivo de Desarrollo Sostenible nº 4, se apuesta por una educación de calidad, equitativa e inclusiva, con la intención de transformar la vida de las personas mediante la educación.

Ayer, la Campaña Mundial por la Educación celebró su acto estatal en el Congreso de los Diputados bajo el lema “Yo voto por la educación ¿y tú?”

- PUBLICIDAD -
Incheon. Foto: Salva Campillo / AeA

Los Objetivos de la Educación han tenido su momento de revisión y planificación en la reciente Conferencia de Incheon. Foto: Salva Campillo / AeA

Han pasado 25 años de la Cumbre de Jomtien (Tailandia) y 15 años de la de Dakar (Senegal), hitos que han reafirmado el movimiento mundial por la Educación para Todos/as. Sin estos hitos el mundo no hubiese alcanzado los logros actuales; sin embargo es evidente que no se ha conseguido aún la educación para todos/as. Es así que los Estados, UNESCO, UNICEF, las organizaciones de cooperación y la sociedad civil, han participado en procesos amplios de debate y análisis que han concluido con la realización del Foro Mundial sobre Educación, celebrado hace un mes en Incheon, Corea del Sur, entre los días 19 y 22 de mayo. 

Previo al evento con delegaciones oficiales se ha realizado el Foro de Organizaciones No gubernamentales, proceso que ha concluido con una declaración “Derecho a la educación de calidad, equitativa e inclusiva”. La consigna ha sido no dar ni un paso atrás del Acuerdo de Mascate, porque en la reunión mundial realizada en el 2014 en esta ciudad de Omán se estableció un acuerdo sobre una visión compartida de la comunidad en torno a que la educación es un bien público, un derecho humano fundamental y la base para garantizar los otros derechos. Es esencial para la paz, la realización humana y para el desarrollo sostenible. Recuerdo que hace algunos años, en relación al proceso preparatorio de Conferencia Rio+20, la pregunta del ex embajador boliviano, Pablo Solón: “¿Quieren llegar a la foto o quieren influir en los procesos?”.

La respuesta en ese entonces era muy simple. Queremos, como Campaña Latinoamericana por el Derecho a la Educación, incidir por una educación como derecho humano, gratuita, de calidad a lo largo de la vida y de responsabilidad de los Estados. Y ese andar, se fue complejizando. Después de todo este proceso, la declaración de la Cumbre de Incheon, ratificada por 147 misiones oficiales, establece un acuerdo común para la educación en 2030, vinculante al marco de acción y las metas, y en concordancia con la Agenda Post 2015. El resultado se alineará con la meta educativa y los objetivos de la agenda de desarrollo global que se adoptará en la Cumbre de Naciones Unidas en septiembre de 2015 que señala como objetivo el “garantizar la educación de calidad inclusiva e igualitaria, además de promover oportunidades de aprendizaje a los largo de la vida para todos”. Más en concreto, se establece:

  • Una visión de la educación como transformadora de vidas, reconociendo el importante rol de la educación como factor principal del desarrollo y para la consecución de los otros Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS).
  • El compromiso con una agenda única y renovada que sea holística, ambiciosa y exigente, sin dejar a nadie atrás. • Un enfoque humanístico de la educación y del desarrollo, basada en derechos humanos y la dignidad, la justicia social, la inclusión, la protección, la diversidad cultural lingüística y la responsabilidad y la rendición de cuentas compartidas.
  • La expansión del acceso a la educación en los últimos 15 años, asegurando la provisión de 12 años de educación primaria y secundaria de calidad y equitativa y con financiamiento público, de los cuales al menos 9 años son gratuitos y obligatorios generando resultados de aprendizaje emblemáticos.
  • La inclusión y la equidad en y a través de la educación como piedra angular de una agenda educativa transformadora, por lo que se deben abordar todas las formas de exclusión y marginación.
  • La vital importancia de la igualdad de género para lograr el derecho a una educación para todos y todas.
  • El compromiso a una educación de calidad y a mejorar los resultados de aprendizaje, lo cual requiere reforzar los insumos, procesos y la evaluación de los resultados y los mecanismos para mejorar los progresos.
  • La promoción de oportunidades de aprendizaje de calidad para todos a lo largo de la vida en todos los lugares y a todo nivel educativo.
  • El desarrollo de sistemas de educación inclusivos resilentes en situaciones de conflicto, emergencia, pos conflicto y recuperación temprana.

Desde la Campaña Mundial por la Educación se ha valorado positivamente este documento, celebrando la adopción de una Declaración históricamente progresiva, que establece una importante visión para la educación de 2016 a 2030, acordada por los gobiernos mundiales, las organizaciones internacionales y la sociedad civil. Sin embargo, para que esta Declaración pueda convertirse en cambios sustanciales en la vida de las personas se necesita un compromiso a nivel global de todas las partes implicadas. Por eso hemos estado ayer en el Congreso de los Diputados, pidiendo a nuestros representantes políticos que la cooperación española invierta la tendencia actual y se retome la senda del 0’7% lo antes posible.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha