La protección frente a la COVID marca el nuevo plan de inspección sanitaria de Castilla-La Mancha

FOTO: Francisca Bravo

La pandemia de COVID-19 ha provocado que los servicios de inspección se refuercen en casi todas las áreas, pero principalmente ha sucedido en el sanitario. En el caso de Castilla-La Mancha, la Dirección General de Planificación, Ordenación e Inspección Sanitaria acaba de dar luz verde al Plan de Inspección de Centros, Servicios y Establecimientos Sanitarios de la Consejería de Sanidad para el año 2021. Está especialmente vinculado a los efectos del coronavirus en los servicios sanitarios, estableciendo como prioridad los métodos de prevención.

Concretamente, en esta planificación se recuerda que a consecuencia de la situación de la pandemia, el decreto de medidas especiales de prevención para hacer frente a la pandemia determina que los centros, servicios y establecimientos sanitarios, sociosanitarios y de servicios sociales quedarán sujetos a la inspección de los servicios sanitarios.

El objetivo es cumplir con las normas vinculadas al control de la crisis sanitaria ocasionada por la COVID-19, todo ello sin perjuicio de las competencias de inspección y control que correspondan a la Consejería de Bienestar Social. De hecho, este último departamento mantiene en paralelo su protocolo de inspección en residencias de mayores.

Ordenación de actuaciones y programa específico

Por ello, el nuevo Plan de Inspección ordena, organiza y planifica las actuaciones mediante una programación previa en base a unas prioridades, “consecuencia de los recursos disponibles y de los principales riesgos” que pueden entrañar las actividades de los centros, servicios y establecimientos sanitarios. Así, establece como principal prioridad en materia de inspección todas aquellas medidas de prevención frente al coronavirus adoptadas por los centros, servicios y establecimientos sociosanitarios y residenciales.

De hecho, el nuevo Plan de Inspección incluye un programa específico de control de medidas de prevención. El objetivo es garantizar que, por parte de las siguientes entidades, se adoptan las medidas organizativas, de prevención e higiene necesarias, así como el cumplimiento de la disponibilidad de materiales de protección adecuados al riesgo sanitario: centros y servicios sanitarios, establecimientos sanitarios, vehículos de transporte sanitario por carretera y centros sociosanitarios y sociales de carácter residencial.

La Consejería de Sanidad cuenta actualmente con un total de 40 inspectores sanitarios dedicados a la vigilancia, control e inspección de los 8.046 centros, servicios y establecimientos autorizados en Castilla-La Mancha en su labor de protección de la salud de los ciudadanos. Cabe destacar que, todos los equipos de inspectores trabajan de manera conjunta las herramientas -los correspondientes programas y procedimientos normalizados de trabajo- para posibilitar una adecuada coordinación y garantizan así la uniformidad de su actuación con independencia de la provincia donde se encuentre el centro a inspeccionar.

Etiquetas
Publicado el
6 de febrero de 2021 - 11:34 h

Descubre nuestras apps

stats