TOLEDO

Tembleque desmonta el memorial de una fosa “caliente” para exhumar a 17 personas torturadas por el franquismo

Fosas comunes en el cementerio de Tembleque (Toledo)

Fidel Manjavacas


0

Casi medio siglo después de la muerte del dictador Francisco Franco y el posterior inicio de la democracia en España, todavía no se han esclarecido muchos de los hechos ocurridos durante el final de la Guerra Civil y la posterior represión. Es parte del trabajo que lleva a cabo la Asociación Manuel Azaña, que está implicada ahora en un proyecto de exhumación junto al Ayuntamiento de Tembleque (Toledo) para identificar y dignificar a 17 personas que murieron torturadas en la cárcel y que fueron enterradas durante el mes de abril de 1939 en una fosa “caliente” sin ningún tipo de juicio.

La exhumación ha estado precedida por un proceso de investigación y documentación que contó con financiación de la Secretaria de Estado de Memoria Democrática. Los trabajos en la fosa, que también dieron de alta en el registro del Ministerio de la Presidencia, Relaciones con las Cortes y Memoria Democrática, han comenzado de este mes de noviembre. Para excavar en ella, primero han tenido que desmontar el memorial que construido en 1977 a petición de los familiares para dignificar a las víctimas enterradas allí.

Los trabajos se extenderán por un período aproximado de varias semanas con el objetivo de poder extraer todos los restos óseos, clasificarlos y, posteriormente, identificarlos, por lo que llevarán a cabo pruebas de ADN que permitan compararlos con los de los familiares de los represaliados que así lo han solicitado. Después, desean darles “una sepultura como merecen”, bien en el panteón que reconstruirán en el cementerio de la localidad o en otros nichos de la propia familia, 

Así lo transmite a este medio Alfredo Saavedra, concejal del Gobierno local en esta localidad toledana y también familiar de un represaliado enterrado en Lillo (Toledo). Él ha sido el nexo de unión entre los familiares de los represaliados y la asociación para poder avanzar en todo el trabajo que están llevando a cabo en esta fosa republicana. En ella están enterradas 17 -o 18 personas según la información que han podido extraer, sobre todo de fuentes orales- que, en su mayoría, pertenecieron o estaban vinculadas al gobierno local republicano.

Entre el 2 y 30 de abril de 1939

Dos tenientes de alcalde, un médico practicante afiliado al PSOE y que luego también fue concejal, dos guardias municipales o también el encargado de pesar en las tiendas del pueblo fueron algunas de las víctimas a las que no fusilaron pero sí sometieron a torturas en la cárcel que acabaron con su vida. “Menos dos o tres que eran labradores o jornaleros, todos tuvieron relación con el Ayuntamiento. Por eso fue tan inmediato”, señala Saavedra sobre la cercanía entre la fecha de la muerte de todos ellos -que sitúan entre el 2 y 30 de abril de 1939- y el final de la guerra -el 1 de abril del mismo año-.

En la documentación que han podido recopilar, “que es escasa”, hay familiares que registraron las defunciones fuera del plazo y que solo hay tres de ellas con la fecha oficial de abril del 39. “Hicieron limpieza en el Ayuntamiento, no dejaron casi nada donde poder buscar”, expone el edil de Tembleque, que también participa como voluntario en los trabajos de exhumación y dio traslado del proyecto, casi “casa por casa” a cada uno de los familiares de represaliados con los que han podido contactar, que han sido la mayoría.

“Han estado informados de cada paso y han confirmado si dábamos el siguiente o no”, apunta, al tiempo que explica los estudios que continúan haciendo para seguir la pista de muchas otras víctimas, pues una vez se cerró la cárcel de Tembleque, a muchos de ellos los trasladaron a Lillo, donde sí se hicieron juicios sumarísimos, y posteriormente a Ocaña.

Tembleque fue uno de los doce municipios de la provincia de Toledo en las que se ubicó un campo de concentración franquista, que fueron centros de detención ilegal y extrajudiciales regidos por la administración militar y utilizados para internar y clasificar, sin juicio, a los prisioneros de guerra y evadidos republicanos, tal y como recoge el proyecto de Memoria Democrática de Castilla-La Mancha impulsado por la Universidad regional (UCLM).

Trabajos de exhumación

En las dos semanas que llevan trabajando en la fosa, el equipo de exhumación de la Asociación Manuel Azaña, que cuenta con un arqueólogo, un antropólogo forense y otras dos personas que ayudan en la exhumación, así como otros voluntarios, han podido encontrara ya a 17 individuos. Se trata de una fosa “en forma de trinchera”, según explica a este medio Ignacio Cabello, uno de los miembros de la asociación, sobre la que ahora han comprobado que en realidad hay “siete pequeños depósitos o sepulturas comunes que estaban unificadas por el monolito que las cubría”.

“Es una fosa en caliente, de venganza de sangre, constituida por personas que debían estar dando información. A través de torturas fueron detenidas e introducidas en la cárcel, dónde debían hacer una declaración que no llegan a firmar y matan a la gran cantidad de la gente que pasó por ella”, apunta Cabello, que indica que ya han documentado a al menos 160 represaliados -entre personas fusiladas o encarceladas-. Una situación que, recalca, “refleja la crueldad del momento”.

El pasado sábado realizaron una jornada de puertas abiertas con un grupo de familiares de los represaliados que están enterrados, en la que les explicaron la metodología de la exhumación. “Tuvimos tiempo para escuchar las historias de estas familias que nos permiten reconstruir la memoria de las personas cuyos restos estamos exhumando a la hora de dignificar sus biografías y, en alguna medida, reparar el daño que han sufrido”, destaca también la asociación.

síguenos en Telegram

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats