El todavía largo camino por recorrer de la remunicipalización en Castilla-La Mancha

Plataforma contra la privatización de Aguas de Alcázar

La lucha de la Plataforma contra la Privatización del Agua en Alcázar de San Juan se escuchó en toda España y también fuera de sus fronteras. Sin embargo, 2018 se cierra todavía sin concretar que el servicio vuelva a ser completamente público, a pesar de que la actual alcaldesa de la localidad, Rosa Melchor, aseguró que sería una de las "primeras medidas" que tomaría después de las elecciones de 2015. La última valoración que ha hecho la Mesa del Agua de la localidad fue que el equipo de Gobierno seguirá trabajando "para revertir la venta de Aguas y salir de la esquizofrenia que estamos viviendo por una decisión política que tomó in extremis el anterior Gobierno del PP", dijo la alcaldesa de Alcázar, Rosa Melchor.

"Esquizofrenia". Y es que la decisión de remunicipalizar un servicio no sólo depende de la voluntad política, sino también de complejas gestiones jurídicas que un abogado explicó también en dicha reunión, sobre todo teniendo en cuenta el último "revés" que ha sufrido el proceso por parte del Tribunal Supremo, al decidir aceptar el recurso presentado por FCC Aqualia a la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Castilla La Mancha que "hubiera permitido iniciar el expediente de disolución de la actual empresa mixta". Sin embargo, los expertos entonces tranquilizaron a los asistentes a la Mesa: "El Supremo ha dicho que lo verá, no que tenga razón Aqualia".

Sin embargo, sigue siendo un obstáculo a la hora de continuar con la promesa electoral del PSOE y algo que ha sido también un clamor ciudadano por parte de los alcazareños. "Para nosotros ha sido un jarro de agua fría", aseguraba Rosa Melchor, porque desde el municipio estaban "esperanzados" con que no se admitiría el recurso.

Igual que hemos sido capaces de recuperar otros asuntos que el PP destruyó, seguiremos con la misma insistencia buscando soluciones para revertir el proceso y que Aguas de Alcázar vuelva a ser de alcazareñas y alcazareños, con una gestión pública al cien por cien". Un proceso difícil, aseveró la edil, pero no imposible, puntualizó. La dificultad de las remunicipalizaciones las conocen también en otras localidades donde distintos grupos municipales han querido llevarlas a cabo, sin éxito.

En algunos casos, ha sido porque se trataba más bien de una declaración de intenciones, como fue lo que ocurrió en Guadalajara. Tanto el PSOE como el grupo de Ahora criticaron la decisión del equipo de Gobierno del 'popular' Antonio Román de readjudicar las escuelas municipales a la empresa que consideraron como la "peor oferta", Servicios Infantiles Dulcinea. Ahora Guadalajara se sumó a las críticas de los socialistas y propuso que los servicios de las escuelas pasase al Ayuntamiento, pero la propuesta se quedó sólo en eso

Distinto fue lo que ocurrió con la propuesta de hacer pública la gestión de las basuras en Villarrobledo: el grupo de Ganemos-Izquierda Unida propuso la creación de una mesa por la remunicipalización, que finalmente no salió adelante en el Pleno "más largo" de la historia de la localidad, durante casi nueve horas. Los trabajadores del servicio temían por la continuidad del mismo y estuvieron presentes en la celebración del mismo. Sin embargo, la idea no salió adelante porque Ganemos también señaló que preferían seguir adelante con el contrato a poner en peligro los puestos. "Sí a la remunicipalización, pero no a cualquier precio".

En Cuenca, el equipo de Gobierno (PP) dejó claro que son "partidarios" de la colaboración público-privada. Así respondió el concejal de Servicios a la Ciudad, Pedro J. García Hidalgo, después de que Izquierda Unida denunciase el "incumplimiento" de una moción con la que se quería estudiar otras formas de gestionar el servicio de limpieza de parques y jardines. Hidalgo aseguró que el modelo de remunicipalización de IU era "inviable", según los informes de los técnicos municipales y "como se les ha explicado en la Comisión informativa de Seguridad y Servicios a la Ciudad". Por otra parte, consideró que la propuesta de Izquierda Unida sólo pretendía "obstaculizar el trabajo del equipo de Gobierno y de boicotear los servicios municipales".

¿Por qué es tan difícil devolver los servicios a la gestión pública?

Jorge Fernández fue el presidente de la Empresa Municipal de Servicios (EMUSER), cargo que dejó después de que el equipo de Gobierno del PSOE en Ciudad Real, liderado por Pilar Zamora, decidiese renunciar a seguir con los procesos de remunicipalización en el Consistorio. "Era un punto clave del programa electoral y lo va a volver a ser en las próximas elecciones. Creemos que este primer intento ha demostrado que se puede gestionar desde lo público", asegura el edil de Ganemos Ciudad Real. Fernández hace referencia a la televisión municipal ciudadrealeña, uno de los cuatro servicios que su formación proponía para volver a ser de gestión pública.

Con la televisión se pudo, señala, porque eran pocos trabajadores y, por tanto, menos presupuesto. El PSOE también arguyó que el PP había "blindado" la privatización de los servicios. La televisión fue lo "más rápido", pero el "meollo" al que apuntaba Ganemos era el de parques y jardines, atención a domicilio o limpieza. "La realidad", asegura, "es que la situación laboral ha mejorado, el coste no ha aumentado y la televisión funciona mejor que nunca". "La experiencia ha sido modesta, pero positiva", asegura. En cuanto a los servicios que no pudieron salir adelante, recalca que la configuración legislativa actual se modificó "para intentar evitar que los servicios ya privatizados fueran fácilmente retornados al sector público".

"Nosotros pensamos que es algo clave, porque supone una manera de redistribuir la riqueza de forma muy eficaz", asegura. Y es que el ahorro es, básicamente, lo que sería el "beneficio del sector privado". Hay impedimentos legales pero creemos que hay vías posibles y hace falta enfrentarse a muchos problemas", recalca Fernández. En este sentido se manifiesta también Javier Mateo, concejal de Bienestar Social del grupo Ganemos Toledo. "No nos encontramos con demasiados aliados", asevera el edil, que recuerda que en la capital autonómica se logró que el servicio de multas y el alumbrado monumental volviese a manos públicas después de estar externalizado. "También se logró evitar la privatización de la estación de autobuses".

"Hemos puesto en marcha lo que hemos podido en relación al servicio de la ORA", asegura. "El marco normativo impuesto por el PP no ayuda demasiado, y no lo hemos conseguido, pero para nosotros lo importante es que por primera vez se ha logrado recuperar dos servicios y hemos abierto el camino y la batalla para seguir en ello", explica el concejal. Por eso, aboga por el cambio normativo que permita a los Ayuntamientos decidir "el modo de gestión que queremos". "Al final, la gestión pública es la garantía contra la corrupción y la especulación", concluye.

Etiquetas
Publicado el
2 de enero de 2019 - 21:38 h

Descubre nuestras apps

stats