Otros 13,2 millones de la Generalitat Valenciana para Ford, que está inmersa en un ERE que afecta a 600 empleados

Planta de Ford en Almussafes

El Gobierno valenciano ha incluido una importante inyección económica en sus presupuestos en favor de la multinacional Ford, cuya factoría en la localidad valenciana de Almussafes aprobó el pasado mes de abril en un expediente de regulación de empleo (ERE) que afectó a unas 600 personas de los casi 7.000 empleados con los que contaba hasta ese momento.

Según han informado fuentes de la Conselleria de Economía, las cuentas autonómicas prevén una aportación total de 13,25 millones de euros. De ellos, 9,25 corresponden a aportaciones en concepto de ayudas, mientras que los cuatro millones restantes corresponden a la Fundación para el Desarrollo y la Investigación coparticipada entre Ford España S. L. y la Generalitat Valenciana.

Pese a la delicada situación que atraviesa en general el sector de la automoción, la cuantía tan solo se ha incrementando en 250.000 euros con respecto a la aportada en el presente ejercicio 2021, que a su vez se redujo en 4,4 millones con respecto al año 2020.

Desde el año 2012, la Generalitat Valenciana ha inyectado a la multinacional un total de 161,6 millones de euros, incluyendo los 13,25 previstos para el año que viene. El año 2019 fue con diferencia el récord en cuanto a la cuantía aportada por la adminsitración autonómica, con un total de 27,3 millones de euros.

 La dirección de Ford Almussafes alcanzó el pasado mes de abril un acuerdo con UGT y CCOO sobre el Expediente de Regulación de Empleo (ERE) que supondrá la salida de entre 570 y 630 empleados de la fábrica, entre mayo y diciembre de este año, y el periodo de las adhesiones voluntarias finalizará el 30 de junio.

Según el acuerdo, la dirección de Ford Almussafes permitirá adherirse al plan de prejubilaciones a los trabajadores entre el 1 de enero de 1958 y el 30 de junio de 1966 (de 63 a 55 años), excepto a aquellos vinculados por un contrato de acceso a la jubilación parcial.

Tras cerrar el ERE, la dirección de Ford Almuussafes suscribió con UGT, en solitario, el acuerdo para Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) planteado en las fábricas de motores y de producción de vehículos, con motivo de la crisis de los microchips, un componente de los vehículos cuyo desabastecimiento está afectando al sector de la automoción a nivel mundial.

El pasado 2 de noviembre, la dirección Ford en la fábrica de Almussafes (Valencia) decidió “congelar” la salida de 30 trabajadores de la planta de motores que se iban a prejubilar, a través del Expediente de Regulación de Empleo (ERE) acordado el pasado mes de abril, según fuentes sindicales.

Los motivos esgrimidos por la empresa fueron el lanzamiento del nuevo motor híbrido para el mercado europeo y las posiciones que ocupan estos trabajadores en los nuevos programas de desarrollo, explicó UGT, sindicato mayoritario en el comité de empresa de Ford Almussafes.

La dirección de la empresa trasladó a esta sección sindical que “no estaría en disposición de prescindir de los trabajadores involucrados” hasta el mes de junio del próximo año, por lo que desde UGT se anunció que propondría una extensión del ERE --que afecta alrededor de 600 trabajadores--, hasta el 30 de junio de 2022, con el objetivo de “dar cobertura a estos compañeros afectados”.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats