La portada de mañana
Acceder
España encara la recta final de la pandemia sin estado de alarma
Ayuso, un liderazgo construido sobre un enemigo exterior llamado Sánchez
Opinión - Y la felicidad llegó a España (que es Madrid), por Rosa María Artal

El lobby sanitario pagó dos libros contra la ministra Montón para hacer descarrilar la recuperación de los hospitales privatizados

Carmen Montón, en su etapa como consellera de Sanidad.

La ministra de Sanidad, Carmen Montón, se convirtió en objetivo del lobby de la sanidad privada y de las farmacéuticas por sus políticas en la Conselleria de Sanidad del Gobierno valenciano que gestionó entre junio de 2015 y esta semana hasta la llamada del presidente Pedro Sánchez. Hasta dos libros auspició Ribera Salud, la concesionaria de los hospitales privatizados, contra su intención de recuperar la gestión pública y contra su persona. La presión fue tan grande que la Embajada de EEUU intentó frenar el fin del Modelo Alzira con la colaboración del exministro de Defensa Pedro Morenés.

Ribera Salud -participada al 50 % por el Banco Sabadell y la nortemericana Centene-participó en la presentación y la financiación vía adquisición de ejemplares del libro La gobernanza de la salud pública. Excelencia o ideología, en la que importantes cargos socialistas y economistas defienden la privatización sanitaria en general y la no reversión de las concesiones sanitarias en la Comunitat Valenciana en particular.

El libro ha sido impulsado por Ramiro Aurín, presidente de la Asociación para la Excelencia de los Servicios Públicos. La introducción la realiza Enrique Linde Paniagua, ex subsecretario de Cultura con Felipe González, y participa también el exministro de Trabajo con José Luis Rodríguez Zapatero Valeriano Gómez. Gómez visitó la Comunitat Valenciana en otra ocasión para defender el modelo de los hospitales privatizados invitado por la concesionaria Ribera Salud.

El libro está coordinado por Ramón Tamames y en él se defiende la tesis de que el rescate de los hospitales privatizados es fruto de la "ola de populismo" y del "sectarismo" político. Tamames mantiene que la Sindicatura de Comptes de la Generalitat ha realizado un informe en el que concluye que el modelo Alzira de gestión es más de un 20% más barato que el público de gestión directa.

El otro libro sobre la materia pero que se centraba en censurar la figura de la política de Burjassot (Valencia) ha sido Montón: sin concesiones, del periodista valenciano Vicent Climent. La obra es una ataque sistemático a la gestión de la actual ministra de Sanidad, sobre todo a su oposición a los hospitales privatizados. Este libro también fue celebrado por Ribera Salud y tuvo mucha difusión entre los medios privados más afines.

El paso de Montón por la Conselleria de Sanidad molestó en el sector farmacéutico, ya que es una firme defensora de los medicamentos genéricos, algo que impacta en la línea de flotación de las grandes multinacionales del sector. La ya ministra de Sanidad fue la alto cargo autonómico que destapó el acuerdo entre Farmaindustria y el Gobierno de Mariano Rajoy y que condicionaba la llegada de financiación vía el Fondo de Liquidez Autonómica (FLA) al consumo de los medicamentos de marca. Fue otro de sus caballos de batalla que no le costó pocas presiones.

Asociaciones privadas o revistas financiadas por el sector privado como Salut i Força montaron campañas contra la gestión de Carmen Montón en la Conselleria de Sanidad. No surtieron mucho efecto porque la reversión del primero de los hospitales privatizados se hizo efectiva y la política valenciana ha acabado de ministra.

Etiquetas
Publicado el
7 de junio de 2018 - 21:03 h

Descubre nuestras apps

stats