Ser menos persona por estar parado

La Eurocámara aprueba modernizar el portal europeo de servicios de empleo

El paro, el desempleo, el no tener oficio ni beneficio, es más que un número, mucho más que una estadística partidista. El desempleo es un drama, un cáncer que desgarra la persona que eres, el hombre o mujer que algún día fuiste, ese o esa que se creía libre por poder pagar sus cosas, por no depender, por no vivir bajo la manuntención de otro. Muchos no se acuerdan ya cuando el trabajo sobraba, y podías decidir dónde desempeñar tu labor, cuando las empresas casi llamaban a tu puerta, cuando la mano de obra, barata o no, era más que necesaria, imprescindible.

Ningún negocio quería estar fuera de la órbita de ese boom. La macroeconomía no importaba, sólo era de nuestra incumbencia trabajar, cobrar y disfrutar, en un paraíso de derroche y en algunos casos de ahorro, pero también de dignidad. En los años del ladrillo también funcionaron otros sectores, en general cualquier área de trabajo estaba bien servida y el dinero, aunque nunca sobra, podía gastarse con alegría.

Esa alegría de vivir que se nos ha borrado de la cara con dolorosa realidad. Un café no significaba nada para nuestros amplios y hondos bolsillos, invitar al compañero o amigo era costumbre. Hoy apenas tenemos para ese café, a veces ni para el autobús, y contemplamos bastante absortos cómo el dinero, antes de que todo explotara y que descubriéramos que los políticos nos estaban robando y que los bancos no eran precisamente nuestros amigos, nos daba dignidad. El paro prolongado merma nuestra capacidad de sentirnos vivos, útiles, personas con derechos, porque en un mundo donde ya no estás en la rueda del salario fijo tu voz vale mucho menos. “Tú no tienes que trabajar mañana” o “eres un vago o vaga” son frases frecuentes en el vocabulario adquirido de la gran crisis del siglo XX. Frases hirientes y que en muchas ocasiones son producto de la rabia mal enfocada. ¿A quién puede apetecerle no tener un trabajo y ser pobre?. Cuando te cierran diferentes puertas y lo único que te da la bienvenida es el felpudo, que en ocasiones parece reírse de ti, la vida se vuelve grisácea.

No puede un parado actual pensar que antes lo tenía todo, porque se está mintiendo, equivocando como un niño pequeño, pero sí puede, y es más, debe plantearse que antes podía pagar ese café, llevar dinero a casa y sentirse más libre por tener dinero. El cine no era un lujo, no interfería que tomaras unas copas en un pub con el no poder hacer la compra. Y eso, una vez más, nos generaba dignidad. En esos tiempos de bonanza todos éramos personas de primera: trabajábamos, votábamos cada cuatro años y salíamos muy de vez en cuando a la calle a protestar por no disponer todavía de las 35 horas semanales. ¿Es alguien menos persona por no encontrar o tener un trabajo?. Seguramente la contestación es que no, pero cuando estás inmerso en ese huracán de sentimientos que provoca el desempleo, la falta de dinero y por ende, el nulo, o parcialmente nulo, control sobre tu vida, se puede llegar a la conclusión subjetiva y algo depresiva de que eres menos persona. No ser dueño de tu vida o de tu futuro genera inestabilidad emocional e incertidumbre. En un sistema capitalista como en el que estamos, sin dinero tu futuro se difumina, ¿y qué es una persona sin futuro?.

Se puede culpabilizar con desaforado sarcasmo al trabajador que no logra un trabajo, se puede también victimizarlo y decir en su nombre que éste sistema desigual nos ha sumido en la más profunda de las crisis, se le puede incluso perdonar que esté sin empleo por culpa de la casta y de los funestos bancos, pero en el fondo del asunto, se olvidan de los sentimientos y motivaciones de esa persona que sigue en el paro, ese al que en algún momento le arrancaron su vida, que podía ser tediosa o genial, pero donde él o ella eran los dueños. El dinero es un mal necesario, es una de las frases que he escuchado mucho, aunque pocas veces provenientes de alguien que carezca de él.

El vil metal nos hace independientes, útiles, y digo útiles porque ya no podemos ser útiles forjando hierro para la aldea o cazando animales en las estepas. Hoy el dinero es lo que nos confiere utilidad. Lo necesitamos para todo, para cualquier mínima cosa que podamos pensar, y sólo hay un modo legal de obtener dinero, y es a cambio del trabajo, de tu trabajo. La sociedad, que siempre parece avanzada, en realidad está llena de prejuicios y modelos sociales que siempre están en sus esquemas. Un hombre sin trabajo con su mujer trabajando será un mantenido, un hombre inferior que debe buscar trabajo y si no lo encuentra es porque indefectiblemente es un vago. El rol de género sigue siendo un componente importante en nuestra sociedad y sigue contribuyendo a mucho dolor por parte de ella. Estar desempleado no es sinónimo de estar parado, de no moverse, de no querer hacer nada, de prácticamente ser una ameba que se desliza por la vida sin ganas. Un desempleado es alguien que no lograr encontrar un trabajo, pero que puede hacer miles de cosas o tener muchas ganas e ilusiones en hacerlas, pero por falta de dinero no realizarlas.

Esa confusión donde se demuestra que la gente solo valora lo que uno hace en el trabajo remunerado y normativo, deja mucho que desear. ¿Levantarse todos los días sin tener un trabajo sabiendo que no vas a cobrar nada es sinónimo de felicidad?. ¿Es acaso ése el estado idóneo para alguien?. Se necesitan alicientes para vivir, motivaciones que nos hagan desear morder el día con ganas, y una de las grandes es volver a sentirse como cuando ese café en el bar solo era calderilla e invitabas a tu amigo.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats