Empresarios del Puerto de Valencia exigen un acceso norte subterráneo para camiones que no prevé la evaluación ambiental de 2007

Humo procedente de diversos buques del puerto de València

"La información complementaria remitida por el promotor informa que, tanto en la fase de ejecución como en la fase de explotación, la red de accesos terrestres al Puerto permite al tráfico pesado llegar al interior del mismo a través de la V-30, sin necesidad de circular por el viario urbano".

Así reza la Declaración de Impacto Ambiental (DIA) de la ampliación norte del Puerto de València publicada en el año 2007 en el apartado de "contaminación atmosférica" e "impacto sobre el tráfico".

En el mencionado documento, la propia Autoridad Portuaria (APV) obvia la necesidad de un acceso norte para absorber el incremento de tráfico previsto por la creación de un nuevo macro muelle de contenedores.

Pese a todo, los empresarios del sector insisten en la necesidad de ese acceso norte para vehículos pesados que ofrezca servicio a la nueva terminal prevista en la ampliación portuaria, un proyecto que la Autoridad Portuaria (APV) ha modificado sustancialmente y que, pese los cambios introducidos, pretende llevar adelante con la DIA de hace 14 años, que entre otras cosas, no evalúa el impacto que tendría ese acceso norte.

Así lo manifestó este viernes el presidente de la asociación de directivos y empresarios logístico Propeller Valencia, Pedro Coca, en la presentación del estudio sobre la viabilidad operativa y de explotación de un tren lanzadera entre Sagunto y el Puerto de València para el transporte de contenedores, elaborado por la Universitat Politècnica de València.

Al respecto, Coca recordó que en estos momentos se está a la espera de conocer el estudio de alternativas de Ineco. No obstante, aseguró que “no se va a poder evitar una conexión por carretera y en túnel al recinto portuario valenciano”.

En primer lugar, porque "la previsión apunta a que podría alcanzarse un tráfico de hasta 10 millones de contenedores TEUs que difícilmente soportaría un acceso ferroviario, ya que en la actualidad solo hay un acceso al puerto por el sur y claramente se necesita otra conexión y porque la pendiente máxima que puede afrontar un tren de mercancías (en la salida del túnel) no puede superar las 18 milésimas”.

El estudio ha sido elaborado por un equipo liderado por el especialista en ferrocarriles Ricardo Insa, ingeniero de Caminos, Canales y Puertos y profesor del Departamento de Transportes en la misma universidad. En ese equipo también se han integrado los socios de Propeller Yolanda Atiénzar (directora de Slisa) y Pedro Catalán (director de Logitrén).

Según el estudio, en base a la experiencia empírica en este tipo de proyectos “no parece realista mejorar la eficiencia operativa, económica y medioambiental de los tráficos por carretera al recinto portuario mediante una lanzadera entre Sagunto y el puerto de Valencia” tal y como proponen, entre otros, el comisionado del Gobierno para la coordinación del Corredor Mediterráneo, Josep Vicent Boira, o el alcalde Joan Ribó.

Las conclusiones del estudio advierten de que “si no se actúa en paralelo en todos los eslabones no tiene sentido un proyecto de este tipo”. Asimismo, indican que “cualquier retraso en los escenarios de ejecución de infraestructuras a medio y largo plazo penaliza esta alternativa”.

El equipo que ha desarrollado es estudio indica que “la actual capacidad ferroviaria de las terminales de contenedores del puerto de Valencia “imposibilita atender la lanzadera” y esto sólo será posible “incorporando las 6 nuevas vías de la terminal norte”, dedicando 4 de ellas en exclusiva a este tráfico.

Por otro lado, los expertos de la APV consideran que “la factibilidad de la lanzadera está totalmente condicionada por el desarrollo de Corredor Mediterráneo tanto en su infraestructura como en los plazos”. De la misma forma, aseguran que atender el 100% de la demanda futura de esta lanzadera exigiría “una implicación por parte del ADIF”.

El estudio va a ser editado en las próximas semanas y será presentado por por Propeller Valencia ante asociaciones, instituciones y representantes de los diferentes grupos políticos.

Según Pedro Coca, “a la vista de los resultados del informe somos muy escépticos respecto a la viabilidad operativa y de explotación del tren lanzadera. Todo es factible, evidentemente, pero empíricamente se demuestra que en este caso concreto su viabilidad es muy complicada”.

El presidente de Propeller ha querido matizar tras esta afirmación que “eso no quiere decir que no necesitemos un nuevo acceso ferroviario al Puerto de Valencia. La construcción del túnel pasante liberaría Serrería y permitiría habilitar esa nueva conexión”. “Apostamos por el desarrollo del transporte ferroviario, por supuesto, y apoyamos un crecimiento económico basado en la sostenibilidad”.

Este informe se suma al promovido en 2020 por Propeller Valencia, Cámara de Comercio y CEV sobre el impacto económico y social de la Terminal Norte de Contenedores del Puerto de Valencia, por el que abonaron 30.000 euros a la Universitat Politènica de València, y que recientemente ha servido como base al Gobierno de España para responder una pregunta parlamentaria en el Congreso.

Etiquetas
Publicado el
24 de septiembre de 2021 - 23:12 h

Descubre nuestras apps

stats