eldiario.es

9
Menú

Cultura

La Real Academia de la Historia canoniza a Rajoy

El Diccionario Biográfico presenta a Rajoy como "amante de la lectura y apasionado de los deportes, introvertido y discreto", y destaca su papel "relevante" en las crisis de Perejil, el Prestige y la Guerra de Irak o en la renovación del ideario político del PP

Si no te lo crees, lee el original: Mariano Rajoy y Rodrigo Rato

54 Comentarios

- PUBLICIDAD -
Rajoy traslada sus condolencias por la muerte de Mazowiecki, figura clave polaca

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy.

Si pensaban que la polémica del Diccionario Biográfico Español de la Real Academia de la Historia (RAH) se iba a acabar con Franco –ese Generalísimo o Jefe del Estado pero no dictador que “montó un régimen autoritario pero no totalitario”, según escribió el historiador Luis Suárez, antiguo alto cargo de la administración franquista–, se equivocaban. Los últimos tomos de esta magna obra de 50 volúmenes, de los que quedan siete por ver la luz y lo harán en lo que resta de año, tenían reservadas un par de glosas cuando menos llamativas y buenistas sobre el presidente Mariano Rajoy y el exministro de Economía y expresidente de Bankia, imputado por la Audiencia Nacional, Rodrigo Rato.

La doctora en Historia Contemporánea por la Universidad Complutense de Madrid y miembro de la RAH, Elena San Román, se ha reservado para el tomo 42 (los volúmenes del 41 al 43 han llegado hace cerca de un mes a las estanterías de la Biblioteca Nacional de España) dos perfiles inmaculados de Rajoy y Rato. Un lavado preciosista y sin apenas un punto oscuro, tal y como ha desvelado El Confidencial.

El diccionario dedica cinco columnas y media a repasar la trayectoria del hoy presidente del Gobierno, una trayectoria llena de éxitos, comprometida y en la que los problemas –pocos– han sido resueltos con gran solvencia por su parte. Para empezar, o mejor dicho para acabar porque así finaliza el texto, “en lo personal, Mariano Rajoy se ha definido a sí mismo como amante de la lectura y apasionado de los deportes, introvertido y discreto”. Respecto a su gestión a lo largo de los años, llama la atención, por ejemplo, que “como ministro del Interior, Mariano Rajoy vivió los atentados terroristas del 11 de septiembre en los Estados Unidos. Fue, de hecho, el primer ministro del Interior europeo que solicitó un encuentro con los representantes de la Administración estadounidense”.

Las tres grandes crisis de Mariano Rajoy

También destacan las tres crisis políticas “relevantes” a las que tuvo que hacer frente ya como vicepresidente del Gobierno y ministro de la Presidencia. La primera es la crisis de Perejil. “La situación generó notable tensión entre la diplomacia de ambos países y fue finalmente resuelta, sin consecuencias, mediante el desalojo del contingente marroquí por parte de las Fuerzas Armadas españolas”. Tras ella, el hundimiento del Prestige pasa como si nada por la biografía de Rajoy. Es más: “Mariano Rajoy fue el presidente de la comisión interministerial encargada de afrontar la catástrofe medioambiental que supuso el vertido del buque y que preparó el Plan Galicia de ayuda para compensar a los damnificados”.

La tercera crisis llega con la guerra de Irak y la participación de España en la coalición dirigida por Estados Unidos y que contó con el rechazo masivo de la sociedad pero porque, apuntala RAH, no fue comprendida por los españoles. “La participación española en la guerra de Irak no fue comprendida por un amplio sector de españoles y desgastó notablemente al gobierno de José María Aznar”.

Los logros históricos de Mariano Rajoy no acaban aquí. Si como ministro de Educación y Cultura consiguió formalizar la compra del retrato de la Condesa de Chinchón pintado por Francisco de Goya o dotó de sede a la Academia de Cinematografía, su participación fue fundamental y casi imprescindible en la renovación del PP y no una, sino dos veces. “La fundación del PP permitió que la nueva formación, orientada a aunar un amplio espectro de votantes de centro-derecha, pudiera ganar unas elecciones generales. Faltaba, sin embargo, un cambio en el liderazgo del partido y la cohesión y difusión del programa en toda España, tarea en la que colaboro activamente Mariano Rajoy”, apunta el texto en referencia a su vuelta a la política activa a partir de 1988. Y hace menos, en 2004, el Rajoy candidato “dedicó los meses previos a las elecciones a formar el programa y a un intenso intercambio de opiniones con algunos líderes políticos extranjeros más destacados”.

Si nos centramos en su etapa de presidente del Gobierno, el diccionario sigue destacando acciones políticas ampliamente cuestionadas como la austeridad económica y la reforma laboral. “Entre los objetivos de actuación prioritarios del Gobierno, que explican su amplia actividad legislativa, pueden destacarse tres: la estabilidad presupuestaria, el saneamiento financiero y la reforma laboral. En cuanto al presupuesto, la desviación comprobada a finales de 2011, que situaba el déficit en torno al 8 por cierto, provocó la decisión de aumentar el IRPF y recortar el gasto en 8.900 millones de euros”. Como se observa, Elena San Román hace suya la explicación popular que dio la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría en diciembre de 2012 al asegurar que, como la desviación del déficit era dos puntos superior a la anunciada por el Ejecutivo de Zapatero, el Gobierno tuvo que adoptar “ medidas que no tenía previsto adoptar”.

Y un último apunte nos deja San Román, totalmente aséptico, tanto que casi parece de titular de informativo: “En el ámbito laboral se promulgó en marzo de 2012 el decreto ley de reforma laboral que abarata el despido y flexibilizaba las condiciones laborales. Estos ajustes han originado la convocatoria de dos huelgas generales, en marzo y noviembre de 2012”.

Rato, el “brillante parlamentario”

La vida y obras de Rodrigo Rato tampoco salen nada mal paradas en el Diccionario Biográfico de la RAH. Además de destacar “como brillante parlamentario y contundente antagonista de sus adversarios políticos”, sobre su historia reciente como presidente de Bankia y su posterior imputación, junto a otros 33 dirigentes de la entidad, por el agujero de la entidad, San Román vuelve a pasar de forma muy aséptica. “En abril de 2012 el juez de la Audiencia Nacional Fernando Andreu admitió a trámite la querella presentada por Unión, Progreso y Democracia (UPyD) contra 33 exmiembros del consejo de administración de Bankia y su matriz, Banco Financiero y de Ahorros (BFA). La Audiencia Nacional citó a declarar como imputado al expresidente de Bankia y exvicepresidente del Gobierno, Rodrigo Rato, junto a 33 directivos de la entidad. Rodrigo Rato prestó declaración en diciembre de 2012 en un caso que, a fecha de hoy, todavía sigue pendiente de resolución”.

Entre sus retos y principales logros nacionales e internacionales, Elena San Román destaca que con Rato como ministro de Economía y aplicando “una política financiera ortodoxa marcada por la austeridad presupuestaria […] España alcanzó los criterios de convergencia y vivió la época de mayor prosperidad económica de su historia contemporánea”. Y como director gerente del FMI acometió “reformas estratégicas”, entre las que destacan que autorizó la venta de las reservas de oro “dotando a la entidad de mayor independencia”, mientras que sobre su dimisión, que hizo efectiva sin finalizar su mandato, el texto solo indica que fue por “razones personales”. Tampoco ahonda en informes posteriores, externos pero también internos. elaborados por organismos de evaluación independiente del propio FMI, que han indicado que durante la época Rato, el organismo internacional fue incapaz de presagiar la crisis económica e incurrió en gravísimos errores de diagnóstico sobre la economía mundial.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha