La portada de mañana
Acceder
Quién es Carlos Lesmes y por qué no ha dimitido del CGPJ, por Ignacio Escolar
La tradición del PP de Madrid de enfrentarse a la dirección nacional
España y Francia vuelven a luchar por Picasso 50 años después

El medio millar de migrantes sin papeles en huelga de hambre llega a un acuerdo con el Gobierno belga para suspender la protesta después de dos meses

Los más de cuatrocientos inmigrantes sin papeles vuelven a alimentarse.

No han conseguido la regularización generalizada que perseguían. Pero sí que las autoridades belgas analicen sus casos, que tienen que ver con personas que llevan varias décadas viviendo en el país y trabajando en él, pero sin permisos de residencia; algunas de las cuales tienen hijos nacidos en Bélgica y escolarizados, pero también sin permiso de residencia. Y este acuerdo, el compromiso del Gobierno de coalición belga de abordar los casos en cuestión, ha llevado a los 450 migrantes sin papeles que estaban en huelga de hambre (desde el 23 de mayo) y de sed (desde el 16 de julio) repartidos por la iglesia Saint Jean Baptiste Beguinage y las universidades ULB y VUB, ha llevado a la suspensión de la protesta. "Pero no de la lucha", dicen ellos.

En efecto, en las últimas horas han comenzado a alimentarse y a reunirse con los funcionarios belgas desplazados a los lugares de la protesta, donde se han habilitado unas llamadas "zonas neutrales" en las que las autoridades se han comprometido a darles un trato individualizado.

La situación de los migrantes había llegado a un momento crítico, en el que algunos de los partidos del Gobierno, como los socialistas y los verdes, habían avisado de que romperían el acuerdo si había alguna víctima. Y Médicos del Mundo alertó: "Se necesita una señal política a toda costa para que pongan fin a la huelga del hambre y la sed. De lo contrario, dentro de uno o dos días habrá una o más tragedias".

En ese contexto, la negociación llegó a un punto de inflexión este miércoles, que llevó a un abandono progresivo de la huelga. Algunos de los que hasta ahora seguían en huelga de hambre y de sed han sido trasladados a varios hospitales de la capital belga para evaluar su estado de salud, con el resultado de ingresos en unidades de cuidados intensivos, según ha dicho un portavoz a Efe, sin precisar cuántos.

"Dentro de la iglesia", explicaba a elDiario.es uno de los migrantes, "hay hombres y mujeres, con origen en Pakistán, Nepal, Egipto, Marruecos y Argelia. Hay algunos que llevan 10 años, 15 años, 20 años... Y que no tienen la residencia y, por tanto, papeles para trabajar, a pesar de que tienen títulos de su país y llevan desde entonces trabajando sin papeles en la construcción, como camareros, como fontaneros o electricistas, cuidando de los pequeños y de los mayores. El problema es que "sin papeles trabajas 15 horas y te pagan 30 euros, por lo que gana sólo gana el patrón. Pierde el Estado porque no cotizas a la seguridad social. Sólo queremos papeles por trabajo. Ahora somos meros esclavos del patrón".

El secretario de Estado de Asilo y Migración, Sammy Mahdi (CD&V), nombró este lunes a un enviado especial para dirigir a los solicitantes de asilo en huelga de hambre a los procedimientos existentes. Mahdi afirma que las personas en huelga de hambre pueden discutir su caso individualmente con el personal de la Oficina de Inmigración en la llamada zona neutral junto a los lugares de las protestas: "Cualquiera que desee presentar un expediente de regularización puede hacerlo en el acto".

"Si alguien elige suspender la huelga de hambre, lo hace porque elige la vida", dicen los huelguistas en un comunicado: "Si alguien elige empezar con una huelga de hambre, lo hace porque elige la vida. Porque una vida sin papeles no es una vida. En las últimas semanas hemos aprendido al menos tres cosas: solo encontramos esperanza en la lucha colectiva y solidaria, porque la conciencia en torno a las historias de explotación de personas sin papeles apenas estaba presente; hay mucho trabajo por delante frente a la extrema derecha; el gobierno belga y, en particular, los partidos políticos flamencos, incluyendo los autoproclamados como progresistas, no se preocupan ni por la vida humana ni por los derechos humanos. Lo único que puede motivarlos a cambiar sus políticas es nuestra determinación y presión".

Dos representantes de Naciones Unidas habían exhortado a las autoridades belgas a tomar medidas. Los relatores especiales Olivier De Schutter y Felipe González redactaron una carta abierta a Mahdi para ofrecer "una salida al bloqueo".

González, relator especial de la ONU sobre derechos humanos de migrantes, sostiene que el Gobierno belga “debería considerar emitir permisos de residencia temporal que permitan que toda persona que presente una solicitud para quedarse regularice el derecho de ejercer una actividad económica”.

En primer lugar, piden al Gobierno que establezca un mecanismo permanente, independiente e imparcial que sea competente para examinar las solicitudes de regularización, ya que actualmente, las personas que desean regularizar su situación "se ven disuadidas de hacerlo por miedo a ser detenidas y expulsadas del país". En segundo lugar, defienden que es urgente precisar y ampliar las condiciones de acceso a los procedimientos de regularización. Por último, instan al Gobierno a proteger los derechos humanos de los inmigrantes sin papeles en materia de empleo, educación, vivienda y salud. 

La Oficina de Inmigración se va a mantener abierta en los lugares de la protesta varios días, en la denominada "zona neutra", para que los inmigrantes puedan recuperarse antes de acudir a informarse. Un portavoz de los huelguistas aseguró a Efe que esperan que el Gobierno "respete sus compromisos y trate bien los expedientes", aunque reconoció que la gente "no está del todo satisfecha", porque no se consiguió todo lo que reivindicaban.

Etiquetas

Descubre nuestras apps