eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

La Constitución en la que no cree la extrema derecha

Que Vox plantee en 2019 prohibir los partidos "marxistas" o con "bilis antiespañola" demuestra lo que son: los herederos ideológicos del franquismo. También el PP, en una enmienda que presentó en el Senado para negarse a condenar al franquismo, propuso prohibir a las organizaciones que exaltan "el comunismo y todas aquellas ideologías populistas"

88 Comentarios

Se llaman constitucionales y no lo son. Porque en la Constitución Española no cabe la propuesta que hace unas horas lanzó uno de los líderes de Vox, Iván Espinosa de los Monteros, que planteó prohibir a los partidos "que no creen en la unidad de España o no renuncian al marxismo". Como ejemplo, Espinosa de los Monteros citó a Iñigo Errejón, un "enemigo peligroso" que pone "cara de niño bueno" pese a su "bilis antiespañola".

Los dirigentes de Vox, en su última provocación, olvidan el artículo 6 de la Constitución, que dice que "los partidos políticos expresan el pluralismo político". O el 16, que garantiza "la libertad ideológica". O el 23, que da derecho a los ciudadanos "a participar en los asuntos públicos directamente o por medio de representantes". O el 20, que consagra "la libertad de expresión".

Para los dirigentes de Vox, solo parece existir el artículo 2 de la Constitución. Y hasta ese solo lo leen de forma parcial. Dice así, en su literalidad:

"Artículo 2. La Constitución se fundamenta en la indisoluble unidad de la Nación española, patria común e indivisible de todos los españoles, y reconoce y garantiza el derecho a la autonomía de las nacionalidadesy regiones que la integran y la solidaridad entre todas ellas."

Cuando Vox plantea acabar con las comunidades autónomas y volver a un estado centralista donde todo se decida desde Madrid está haciendo un planteamiento igual de contrario a la Constitución que la de aquellos que proponen la secesión de Catalunya o Euskadi. Porque el Estado de las autonomías está tan blindado en la arquitectura constitucional como la unidad de España. Exactamente igual y por el mismo artículo 2.

Tanto la independencia de un territorio como el Estado centralizado como el cambio de una monarquía a una república son propuestas que por sí mismas no son antidemocráticas. Defender una idea diferente a la Constitución no es ilegal ni mucho menos inconstitucional.

Que Vox plantee en 2019 prohibir los partidos "marxistas" o con "bilis antiespañola" demuestra lo que son: los herederos ideológicos del franquismo, el mismo búnker que tachó de traidor a Adolfo Suárez cuando legalizó al Partido Comunista de Santiago Carrillo en la transición. Pero no hace falta irse a la extrema derecha para encontrarse con "constitucionalistas" que solo leen lo que les conviene de la Constitución.

También el PP, en una enmienda que presentó en el Senado para negarse a condenar al franquismo, propuso prohibir a las organizaciones que exaltan "el comunismo y todas aquellas ideologías populistas". También Pablo Casado ha planteado en distintas ocasiones ilegalizar a los partidos independentistas. También desde el PP se están cuestionando principios básicos en cualquier democracia, como el derecho a la manifestación. También Ciudadanos, al igual que el PP y Vox, plantea la suspensión permanente de la autonomía catalana a través de un 155 de duración permanente y dudosamente constitucional.

Si los llamados "constitucionalistas" leyesen algo más la Constitución, sabrían que España es "un Estado social y democrático y de derecho que propugna como valores superiores de su ordenamiento jurídico la libertad, la justicia, la igualdad y el pluralismo político".

El pluralismo político, que es lo opuesto a ilegalizar a los partidos que no piensan como tú.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha