La portada de mañana
Acceder
La tensión sobre Ucrania se desboca y alimenta una escalada militar
Cuando Hitler y Franco fracasaron en su intento de cazar al primer lehendakari
Opinión - 'La grandilocuencia en política', por Esther Palomera

La guerra de la estiba: el conflicto del puerto de Bilbao que lleva cerca de un mes enfrentando a patronales, trabajadores y Gobierno vasco

Estibadores de Bilbao en huelga

Los estibadores del Puerto de Bilbao encadenan casi 30 días de una huelga que se puede prolongar un mes más. Los trabajadores han ido viendo cómo el personal de plantilla se jubilaba mientras que su trabajo iba incrementándose, pero sin dejar de ser eventuales. Una situación que, según el Comité de empresa les lleva a elegir "entre más eventualidad y precariedad o la nada" en un conflicto que no parece tener fácil solución.

El trabajo de un estibador se basa en ocuparse de la carga y descarga de un buque u otro medio de transporte ya sea en un puerto o en una terminal. En estos momentos hay 312 estibadores fijos y 103 eventuales. En en año 2010, eran 408 estibadores con un contrato indefinido. Los eventuales forman parte de una bolsa de trabajo y se les va contratando cada día.

¿Qué piden estos trabajadores? Los representantes sindicales critican que las empresas agrupadas en Biboestiba - Bergé, Toro y Betolaza, Bosco y SLP- al comenzar la huelga han dejado de contratar a "un centenar" de estibadores eventuales, algo que supone "un despido de facto". Sobre su situación laboral a lo largo de los últimos años los sindicatos de la estiba Coordinadora, UGT, LAB, ELA y Kaia denuncian que "estibadores que a lo largo de los últimos doce años han venido trabajando para esas empresas estibadoras del orden de 130 turnos de media anual en ese periodo. Trabajadores que durante todo este periodo han supuesto la mano de obra principal para las tareas más penosas y peligrosas de cuantas comprenden el trabajo de un estibador. Trabajadores que eran contratados solamente el día que la carga de trabajo excedía la capacidad de la plantilla fija de Bilboestiba y que eran finiquitados ese mismo día". Por esta razón la intención de los sindicatos es que dado los contratos que llevan encadenando a lo largo de los años, los estibadores pasen a ser trabajadores fijos de las empresas.

La respuesta de las empresas ante las quejas de sus empleados se ha basado en emplazar a las administraciones para que "impongan la ley". Bilboestiba asegura que el conflicto "pone en peligro la continuidad de centenares de empresas y miles de trabajadores, que ven comprometido su futuro por poco más de tres centenares de estibadores con una alta retribución salarial garantizada”. Por ello, replica a las administraciones competentes, como la Delegación del Gobierno en el País Vasco y la consejería de Trabajo y Empleo del Gobierno Vasco, que demandan "una solución dialogada al conflicto".

Sin embargo, la consejera de Desarrollo Económico, Arantxa Tapia, lejos de dar una solución ha avivado el conflicto al apuntar que a causa de la huelga, en la que según señala "no se están cumpliendo los servicios mínimos", se están "obstaculizando" actividades como el transporte en la terminal, algo que pone en "serio riesgo" el trabajo de otras industrias. Ante la situación, Tapia se ha escudado en que es competencia del Estado y que tiene que hablar con el ministro de Transportes, José Luis Ábalos, al que remitió una carta la semana pasada aún no contestada. Además de señalar que "las medidas coercitivas deben ser el último recurso".

Según confirman fuentes del sindicato UGT, "se está trabajando a más del 50% de jornada" por tanto, "no es cierto que se estén incumpliendo los servicios mínimos fijados". De hecho, desde los sindicatos acusan a la patronal de fijar unos servicios mínimos "abusivos". "En los buques declarados de servicios mínimos se trabaja toda la jornada y en los que no se han fijado servicios mínimos se trabaja media jornada y la otra mitad se para", confirman.

Por su parte, la vicelehendakari segunda y consejera de Trabajo y Empleo del Gobierno vasco, Idoia Mendia, ha alegado a través de sus redes sociales que quiere "una solución urgente porque una huelga en el Puerto de Bilbao tiene enormes repercusiones. Por ello hice y reitero el llamamiento a la responsabilidad de las partes, demandando negociar", ha escrito Mendia a través de su perfil de Twitter y ha recordado que el acuerdo de la estiba "ha sido negociado y acordado entre sindicatos y patronal en toda España". No obstante, los estibadores del puerto de Valencia, también descontentos con sus condiciones laborales, han seguido los pasos de los bilbaínos para anunciar seis jornadas de huelga para los días 10, 13, 18, 20, 26 y 27 de noviembre.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats