El Ayuntamiento de Madrid descarta soterrar la Gran Vía porque crearía un "punto negro" para el tráfico en Cibeles

Taxis, patinetes y coches en la actual Gran Vía

El área de Obras descarta soterrar la Gran Vía. Así lo ha decidido después de observar el estudio encargado a la empresa Vectio, que detectó que esta infraestructura podría provocar importantes afecciones al tráfico en el caso de llevarse a cabo. 

En concreto y según la valoración técnica dada a conocer por el equipo de gobierno, se produciría un elevado grado de congestión en Cibeles y en las arterias que en ella confluyen, como el Paseo del Prado. “No parece muy razonable crear un nuevo punto negro de tráfico al intentar mejorar la movilidad”, ha justificado la delegada de Obras, Paloma García Romero en respuestas a la oposición durante la comisión de su área.

El estudio de Vectio, por el que el Ayuntamiento pagó 17.000 euros, analiza el impacto en la movilidad Este-Oeste y también indica que las afecciones a la de un soterramiento de la Gran Vía no serían importantes para el tráfico en las salidas hacia San Vicente y Princesa.

El informe también valora el coste de una infraestructura soterrada de este tipo: 327 millones de euros para una obra de una gran complejidad técnica que tendría “escaso beneficio a la movilidad que produciría”, añade García Romero. No obstante, el área de Obras estudia “otras alternativas de mejoras a la movilidad Este-Oeste por otros itinerarios quizá más sencillos y más económicos”.

Vox defiende el "beneficio medioambiental"

Almeida pactó con Vox estudiar el soterramiento de Gran Vía como parte de su acuerdo para conseguir la alcaldía, en concreto el punto número 44. García Romero ha considerado cumplido esta parte del acuerdo con el estudio, aunque el representante de Vox se ha quejado de que se antepongan los criterios técnicos a los políticos a la hora de tomar esta decisión: "Si nos atuviéramos estos criterios, el soterramiento de parte de Calle 30 no se habría realizado (...) algo similar ocurre con este proyecto", ha replicado el concejal Pedro Fernández. Según el edil de Vox, este soterramiento sería "una obra que provocará beneficios a los madrileños" e incluyó entre ellos los de "beneficio medioambiental".

José Manuel Calvo (Más Madrid) criticó el "negacionismo" de Vox frente al "rigor" del estudio presentado por el Ayuntamiento y preguntó a la delegada de Obras cómo se sentía "¿después de haber tirado a la basura estos 17.000 euros para dar gusto a la ultraderecha?". "No es tirar el dinero, porque este informe nos ha quitado todas las dudas sobre si es viable o no soterrar la Gran Vía", le contestó García Romero.

Etiquetas
Publicado el
17 de febrero de 2021 - 10:23 h

Descubre nuestras apps

stats