Concentraciones contra la privatización de la vacunación en Madrid frente a El Corte Inglés de Chamberí

Centro de vacunación de El Corte Inglés en la calle Arapiles

"No podemos permitir esta humillación para el sistema sanitario público y sus trabajadores", dicen las más de veinte asociaciones y colectivos que han convocado dos concentraciones de protesta este jueves frente a uno de los centros de vacunación puestos en marcha por empresas privadas en Madrid.

Madrid, a la cola de la vacunación con más de un millón de dosis en el almacén

Madrid, a la cola de la vacunación con más de un millón de dosis en el almacén

La movilización se desarrollará de 11.00 a 13.00 y de 18.00 a 20.00 a las puertas del antiguo El Corte Inglés de la calle Arapiles (Chamberí), que la compañía ha transformado en un centro para inocular vacunas después de llegar a un acuerdo con la Comunidad de Madrid. El hecho ha sido calificado de "vergonzosa privatización de la vacuna Covid-19" por los convocantes, que consideran que la Consejería de Sanidad ha primado estas opciones privadas en lugar de usar los centros de salud públicos como lugares donde administrar la inmunización frente al coronavirus.

"Exigimos que la vacunación se realice en los centros de salud y en los centros municipales de salud comunitaria, donde existe cercanía física y afectiva con nuestros pacientes", reclaman los sanitarios convocantes, quienes a la vez piden "que las empresas privadas dejen de ser un atajo y un negocio".

La Comunidad de Madrid concedió a El Corte Inglés, Acciona y el banco Santander la posibilidad de adelantar a todos sus trabajadores esta semana en el calendario de vacunación (esta semana solo pueden recibir dosis los mayores de 30 en Madrid) a cambio de que a partir de hoy miércoles cualquier ciudadano pudiera pedir cita en las instalaciones habilitadas.

Además del Corte Inglés de Arapiles, se suman como puntos de vacunación las instalaciones de Acciona en Alcobendas y la Ciudad Financiera del Santander en Boadilla del Monte. El personal encargado de aplicar las inyecciones son profesionales sanitarios contratados por las propias empresas, que han recibido una formación previa de la Comunidad de Madrid. Fuentes de la Consejería de Sanidad indican que, como mínimo, cada empresa inoculará mil vacunas cada día, con el objetivo de alcanzar entre 25.000 y 30.000 dosis más cada semana.

El gobierno de Ayuso echa mano de las empresas en un momento en el que Madrid está a la cola de la vacunación en España, con el porcentaje de inyecciones más bajo de todas las autonomías. "En los últimos días ha almacenado casi un millón de vacunas, con el perjuicio para la población que puede suponer el retraso de su administración", denuncian las asociaciones convocantes de la protesta. "Ha sido debido a su reparto en empresas privadas", añaden.

Un centro que cerró e iba a ser vendido

El local que El Corte Inglés está utilizando como vacunódromo estaba dentro del grupo de inmuebles que la compañía valoró vender hace un año y medio, debido a sus escasas ventas en comparación con otros centros comerciales de la empresa.

Pasada la última campaña de Navidad, los vecinos comprobaron cómo uno de los dos edificios en los que se dividía el centro de Arapiles (el situado en la esquina con la calle Magallanes) bajaba la persiana y anunciaba el traslado de todas las instalaciones y ventas a su edificio de la calle Princesa. Mientras, aprovechaba para reformar el espacio cercano que daba a la calle Fernando el Católico, donde ubicó después su agencia de viajes y óptica, además de mantener el supermercado y la pastelería.

Las obras de El Corte Inglés de Magallanes continuaron y han concluido en julio no con el cartel de venta esperado, sino con la apertura del primer centro de vacunación de una empresa privada en España, gracias al acuerdo con la Comunidad de Madrid.

Etiquetas

Descubre nuestras apps