La portada de mañana
Acceder
Las comunidades urgen toques de queda más estrictos y confinamientos
La primera flecha que apunta a Cifuentes en el juicio del máster
Opinión - Tocar el tambor, por Esther Palomera

Leopoldo de Luis "no tenía rencor, tenía memoria"

Pilar Astray en un recital poético

Pilar Astray Boadicea es poeta, videocreadora, gestora cultural y está ultimando, junto con su socio, el pintor Masles Roy, un documental sobre el poeta social (y vecino ilustre de Tetuán) Leopoldo de Luis. De aquí no se va nadie. La mirada del poeta Leopoldo de Luis. 1918-2005. Recientemente, publicamos un artículo sobre la vida de este escritor, con plaza y premio literario en el barrio.

Todo empezó cuando Pilar se presentó al concurso de poesía Leopoldo de Luis, ganando el premio para residentes en el distrito. Posteriormente, trabajaría en la puesta en escena de sus poesías durante una ceremonia de entrega y cederá fragmentos de las entrevistas que estaba grabando sobre el escritor para las mismas, intentando que Leopoldo estuviera allí más allá del nombre del certamen. “Tuve también la idea de que se hicieran talleres sobre él en los institutos del barrio, se la apropiaron pero no se ha hecho. Es una lástima porque creo que hacen falta referentes”. El tema de los (y las) referentes saldrá más veces durante las conversación que mantenemos con ella, en sus palabras está muy presente la intención de tejer contexto para la creación.

“El proyecto surge porque es un poeta y hay poco contenido audiovisual, videodocumental, sobre poesía”. Pilar trata de hacer una obra dirigida directamente a los poetas, nos cuenta que la figura de Leopoldo de Luis es, al final, una excusa para hablar de poesía, para dirigirse “a través de su obra, al poeta actual”.

El primer paso para financiar la película fue un crowdfunding, pero el dinero que recaudaron no llegó, ni de lejos, para sacar adelante la producción, que ha acabado rodándose con sus propios recursos y a través de su productora.

Para levantar De aquí no se va nadie, han tenido que digitalizar material antiguo porque Leopoldo de Luis era muy celoso de su intimidad y las grabaciones accesibles escaseaban. “Es un personaje misterioso”. El proyecto les ha llevado dos años de su vida, viajando por España, hablando con poetas (como Juana Castro o Antonio Hernández, por ejemplo); o con historiadores y periodistas, “como Isaías Lafuente, que nos habla sobre los campos de concentración franquistas”.  La idea central era que los entrevistados hubieran conocido al poeta personalmente y ha sido, nos cuenta, cansado pero enriquecedor. Por supuesto, está su adorado hijo: Jorge Urrutia.

“Recuerdo estar grabando a Maite Urritia, sobrina de Leopoldo, por ejemplo. Recordaba la salida de su padre  [el periodista y poeta José Luis Gallego] de la cárcel y se emocionaba. Lloraba, y yo cortaba la cámara, que seguro que otros habrían seguido grabando, pero no me parecía bien”.

Durante la conversación con Pilar se nota una cierta sensación de que las cosas han discurrido cuesta arriba. Sabe que tiene entre las manos un material valioso y, quizá por ello, le resulta injusta la falta de ayudas con las que se han encontrado a la hora de poner en pie el proyecto. “Nos hemos sentido un poco solos, nos hubiera gustado contar con la ayuda de alguien, del Instituto Cervantes, a quienes mandamos el dossier, por ejemplo”. Cree que si les ayudan cuando esté hecha la película estará bien... pero que hubiera sido más deseable haber contado con recursos durante el camino.

La sencillez y ausencia de histrionismo de de Luis tampoco le convierten, probablemente, en candidato a alimentar el hype, como se dice ahora. “Él tomó un camino artístico honesto, sin extravagancias. Llegaba a casa, le daba un beso a su hijo y, luego, se ponía a escribir”

“Todo el rato, la gente te dice que era una buena persona y, claro, esto a algunos, le parece aburrido, echan de menos el conflicto…pero el conflicto está en la España franquista”. Precisamente, su vida familiar, laboral y en el barrio; la cotideanidad de la derrota, es importante en la vida del biografiado. El poeta social en el exilio interior, aferrado a la poesía y a su hijo, es uno de los hilos argumentales principales de esta historia. “El concepto de venganza no lo tenía dentro. En palabras de Gonzalo Santonja, no tenía rencor, tenía memoria”

La película está prácticamente lista, nos cuenta Pilar, en fase de incorporar la banda sonora…justo antes de que el documental eche a andar en las pantallas que quieran acogerla. “Queremos que haya poemas musicados, me encantaría que el cantautor y cantante de Marea, Kutxi Romero, musicara uno de los poemas de Leopoldo”.

Etiquetas
Publicado el
26 de noviembre de 2020 - 00:05 h

Descubre nuestras apps

stats