eldiario.es

9

REGIÓN DE MURCIA

Peces Muertos

Se nos quiere desviar la atención sobre el verdadero problema que es la profunda crisis eutrófica que está sufriendo la laguna, cuyos principales culpables son la agroindustria

El crecimiento descontrolado del regadío legal e ilegal ha supuesto la excavación de miles de pozos y cientos de desalobradoras ilegales

El gobierno murciano ha sido una pieza fundamental del crecimiento exponencial del regadío intensivo

Peces muertos hallados en la costa de San Pedro del Pinatar el fin de semana  (Murcia)

Peces muertos hallados en la costa de San Pedro del Pinatar el fin de semana (Murcia)

Hemos visto como un bodegón irritante los miles de peces muertos: doradas, lubinas, mújoles, anguilas, quisquillas, etc., alineados en las orillas de varias playas del Mar Menor como un síntoma más de la ruta de colisión que lleva la laguna. Casi tres toneladas de peces y crustáceos se recogieron. Una pérdida de fauna marina, de biodiversidad, que solamente puede calificarse de extremadamente grave para el dañado y maltratado ecosistema del Mar Menor.

Nuestro presidente regional, López Miras, se ha apresuró a achacar la mortandad de peces a la DANA, quitándose de encima la responsabilidad de la administración regional por estos episodios. La gota fría le ha venido muy bien al presidente. Tratando a sociedad civil murciana como niños/as, le echa la culpa a otros (lluvias torrenciales) antes que hacer un ejercicio autocrítico de las décadas de pasividad, inacción y descontrol sobre nuestra laguna. El Mar Menor se ha convertido así en una máquina de socializar pérdidas e impactos ambientales.

Organizaciones como la Asociación Meteorológica del Sureste (AMETSE), Ecologistas en Acción y ANSE han criticado estas afirmaciones y calificado como una tremenda irresponsabilidad atribuir a los efectos de las lluvias torrenciales de septiembre este síntoma (los peces muertos) de la crisis medioambiental en la que se encuentra el Mar Menor. Es importante distinguir entre lo que desencadena una situación y la causa fundamental que la provoca, ya que las riadas en el Mar Menor son un fenómeno relativamente frecuente. El propio fiscal jefe del Tribunal Superior de Justicia de la Región de Murcia, José Luis Díaz Manzanera, ha ordenado una investigación, demandando los atestados del SEPRONA y de los agentes medioambientales que estuvieron en las playas de San Pedro y Lo Pagán.

Se nos quiere desviar la atención sobre el verdadero problema que es la profunda crisis eutrófica que está sufriendo la laguna, cuyos principales culpables son la agroindustria, la pasividad inane de la administración regional y la Confederación Hidrográfica del Segura (CHS). Estos episodios de peces muertos, ponen de manifiesto el colapso de un modelo insostenible del ecosistema y su entorno. Hace más dos décadas algunos expertos alertaban de los primeros indicios de eutrofización del ecosistema lagunar ante la pasividad de las administraciones.

Las causas hay que buscarlas en otros sitios. El crecimiento descontrolado del regadío legal e ilegal ha supuesto la excavación de miles de pozos y cientos de desalobradoras ilegales, mientras que la Confederación Hidrográfica del Segura mostraba una pasividad exasperante, hasta que la Fiscalía inició un proceso de investigación por la vía penal de los responsables del deterioro ambiental del Mar Menor. En los últimos años la CHS ha cerrado algunos pozos y desalobradoras y ha desmantelado la red de salmueroductos, pero ha continuado permitiendo la consolidación de nuevos perímetros de regadío con usos irregulares del agua, y ha facilitado su regularización.

En el 2001, a pesar de la declaración de Zona Vulnerable a la contaminación por nitratos, continuaron llegando a la laguna estos vertidos, con la vista hacia otro lado de los responsables de evitarlo. Ni siquiera la crisis de 2016 logró cambiar esto. La situación se ha ido agravando con los años, conforme avanzaba la superficie del regadío intensivo e industrial. Desgraciadamente muchas roturaciones ilegales, pese a las denuncias, han acabado consolidándose. Las administraciones, en especial la CHS y el gobierno regional, no han cumplido, ni han hecho cumplir, la normativa vigente en el Mar Menor y su entorno. El gobierno murciano ha sido una pieza fundamental del crecimiento exponencial del regadío intensivo. Ha contribuido a su expansión y desmesura, permitiendo roturaciones de miles de hectáreas sin licencia.  No se ha cumplido la legislación sobre espacios protegidos, la Directiva Hábitat o la legislación sobre especies amenazadas, entre otras, que exigen la elaboración de distintos planes de gestión, algunos de estos instrumentos normativos llevan décadas esperando su aprobación

Por otro lado, el proyecto de Vertido Cero no genera confianza por las dudas sobre que sea ambientalmente eficaz para alcanzar los objetivos previstos puesto que las actuaciones priorizadas parecen traslucir cierta confusión entre la gestión del agua y la gestión de los nutrientes. También, en lugar de eliminar la contaminación en origen, se plantean medidas de final de tubería y cualquier accidente, rotura, incidencia técnica o las probables dificultades económicas del mantenimiento de las obras se traducirán en que el proyecto no funcione, iniciando otra vez más los procesos de eutrofización.

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha