eldiario.es

9

Consumo cree que hay "indicios" de que las aportaciones de Eroski y Fagor no se comercializaron adecuadamente

Critica que algunas entidades financieras están "ralentizando y dificultando" el proceso al no facilitar la información requerida

La directora del Instituto Vasco de Consumo-Kontsumobide, Elena Unzueta, ha afirmado que "existen algunos indicios" de que en algunos casos, la comercialización de las aportaciones subordinadas de Eroski y Fagor "no se realizaron en condiciones adecuadas" y ha criticado que algunas entidades financieras están "ralentizando e incluso dificultando" el proceso al no facilitar la información requerida.

Unzueta, acompañada del viceconsejero del Departamento de Salud, Guillermo Viñegra, ha comparecido ante la Comisión de Salud y Consumo del Parlamento vasco, a petición del PSE, para dar a conocer los avances que se han producido en la mediación, tras los sucesivos contactos y reuniones mantenidas con las partes intervinientes en el conflicto de las aportaciones de las subordinadas de Eroski y Fagor.

Se trata de la primera comparencia de la nueva directora de Kontsumobide, nombrada el pasado mes de julio en sustitución de Belén Greaves, que presentó su dimisión tras ser reprobada en el Parlamento vasco por su defensa de la gestión de Eroski y Fagor en relación a las aportaciones subordinadas.

Entre los encuentros mantenidos, ha destacado los llevados a cabo con Eroski, Fagor, algunas entidades comercializadoras, y personas afectadas representadas por las tres Federaciones de personas consumidoras de Euskadi y la Asociación Kaltetuak, esta última con una posición "más crítica".

Sin embargo, ha reconocido que actualmente desconoce el número exacto de personas que en su día adquirieron las aportaciones financieras subordinadas, tanto de Eroski como de Fagor, y que hoy están en vigor.

Desde Kontsumobide se encuentran trabajando para conocer el dato exacto pero ha explicado que la dificultad reside en que esa información la deben aportan las entidades financieras y algunas aún no lo han hecho. A pesar de ello, y según los datos ya recibidos por las entidades comercializadoras, afirman que 30.545 compradores fueron personas físicas pero ha advertido de que hay personas que adquirieron títulos de varias emisiones por lo que considera esta cantidad como un "valor techo".

Unzueta ha criticado que por parte de las entidades financieras han recibido "parte" de los datos solicitados y que hay entidades que no han contestado y otras que a pesar de hacerlo, no lo hacen con la exactitud que se le ha requerido, lo que está "ralentizando e incluso dificultando" el hecho de que se pueda tener una "fotografía real completa" .

En concreto, ha explicado que cinco entidades han respondido y aportado información, dos han solicitado prórroga para enviar la información y otras tres no han contestado ni avisado. Ante esta situación y al tener reclamaciones de personas que adquirieron a estas tres entidades los productos, han iniciado un proceso sancionador las mismas "entendiendo que incurren en una falta de obstaculización a la labor de Kontsumobide".

Por otro lado, ha explicado que un total de 833 reclamaciones se han presentado en el Instituto vasco de Consumo en las que "la inmensa mayoría de los reclamantes aducen desconocer en el momento de contratar el hecho de que se trataba de un producto a perpetuidad, y en la gran mayoría de los casos se habla de haber recibido una información relativa a cinco años".

INDICIOS

Unzueta ha asegurado que "muchas personas aducen firmar el contrato de compra amparándose en la relación de confianza que mantenían con la entidad financiera o con la persona que les atendía", por lo que Kontsumobide manifiesta que "existen algunos indicios de que en algunos casos, la comercialización de las aportaciones no se ha realizado en condiciones adecuadas".

Sin embargo, ha precisado que "no se puede concluir que la comercialización no fue correcta por completo" porque es necesario probarlo con pruebas de audio o video que garanticen fehacientemente cómo se produjo en su momento la información previa a la compra-venta, situación que ha calificado como "muy difícil". "Podemos observar señales pero es algo que se debe comprobar y Kontsumobide no tiene ni videos ni audio para asegurarlo", ha insistido.

Según ha explicado, Kontsumobide se encuentra analizando las diferentes propuestas de solución planteadas en la mediación "desde una postura neutral e imparcial" con el "claro y único objetivo de dar una solución lo mejor y más rápido posible a las personas consumidoras que están sufriendo esta situación".

Sin embargo, ha asegurado que en la actualidad "no descartamos ninguna de las opciones planteadas" sino que se encuentran "analizando las bondades y defectos de cada una de ellas y el efecto que tendría como respuesta a las personas reclamantes".

CONFIDENCIALIDAD

"Queremos la mejor solución para las personas afectadas, todo ello desde la confidencialidad como señal de respeto a las personas reclamantes que se sienten inquietas y necesitadas de una respuesta definitiva", ha explicado.

La directora de Kontsumobide ha insistido en que el instituto sigue apostando por la vía de la mediación para resolver este conflicto por ser "más rápida, factible y menos gravosa" para las personas consumidoras y, cuyo resultado "no es vinculante ni impide la vía judicial como ocurre con el sistema de arbitraje, en el que además, exige que todas las partes estén dispuestas a participar de modo voluntario, algo a lo que no todas las partes están dispuestas por el momento".

Finalmente, Unzueta ha pedido en la Comisión de Salud y Consumo del Parlamento Vasco, que para poder avanzar "lo máximo posible" en la resolución de este conflicto se deje trabajar a Konstumobide "con cautela y discreción precisas en cualquier negociación".

"Consideramos que como Gobierno que mira por las personas, y como Instituto de Defensa de los Derechos de las personas así debemos hacerlo, con responsabilidad y discreción", ha concluido.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha