La portada de mañana
Acceder
El último órdago de Putin provoca una nueva escalada de la guerra en Ucrania
El auge del empleo reduce los jóvenes que ni estudian ni trabajan a mínimos históricos
Qué fue y qué no fue el 1-O, por Neus Tomàs
Sobre este blog

En este blog publicamos los artículos y cartas más interesantes y relevantes que nos envíen nuestros socios. Si eres socio/a puedes enviar tu opinión desde aquíConsulta nuestras normas y recomendaciones para participar.

Ridiculizando a Feijóo

10

Desde la elección de Alberto Núñez Feijoó como líder del PP y sus primeros desatinos, no hemos dejado de hacer comentarios para ridiculizar y poner en duda sus capacidades, frases como “¿esto es lo mejor que tenían?”, entre otras lindezas.

Parece que con ello, además de hacernos sonreír, creemos que conseguimos restar capacidad real de tener un buen resultado electoral. Pero la realidad no dice eso, tenemos ejemplos anteriores y recientes que lo desmienten, por poner cuatro.

A José María Aznar en las comparaciones con Felipe González se le destacaba su falta de talla política y de capacidad para representar a España en Europa.

De Mariano Rajoy son conocidas las parodias sobre sus “trabalenguas”, sus marchas andarinas “forzadas”, su estilo de inacción o su periódico de cabecera, el Marca.

Qué decir de Esperanza Aguirre, con sus patinazos culturales siendo Ministra de Cultura, protagonista especial del programa “caiga quien caiga”.

Y actualmente, tenemos a su “copia” digital, nuestra inefable, como diría mi madre, Isabel Días Ayuso. Con las redes a pleno pulmón, no hemos dejado de destacar su incapacidad, la vergüenza ajena que nos da, su ignorancia y falta de pudor para dirigirse a cualquier persona, de su partido o de la oposición.

Pero los resultados han sido contrarios a esa “caricaturización” y en algunos casos ridiculización, no han frenado su “éxito” electoral. Entonces pasaremos a la segunda idea fuerza y “genial” que tenemos en la izquierda o en los entornos progresistas, “la gente es tonta y no saben lo que votan – no hay más tonto que un obrero de derechas”. Y nos quedamos muy satisfechos por nuestra autenticidad y análisis de altura, algo asustados por el resultado electoral, además de impotentes y paralizados.

No tengo la solución para contrarrestar al conservadurismo, al populismo neo liberal que roza el neo fascismo. Sé que las campañas para convertir sociedades democráticas en camino de la igualdad, la convivencia y el progreso, en plazas de subasta de derechos individualistas y según la familia de procedencia, pelotazos económicos, consumismo inmediato y extremo y mayor desigualdad, no lo hacen solo los políticos y sus aparatos, lo hace Telecinco, Antena 3, Google, Amazon, Netflix o la LIGA de Fútbol masculino, con su presidente en contra de la libertad de prensa, entre otros pocos.

No obstante propongo que el margen de intervención y de cambiar las cosas que tenemos, y sobre todo nuestra mucha o poca inteligencia colectiva, no la malgastemos en ridiculizar al adversario, sino en atraer más votantes para opciones políticas de igualdad, no negacionistas con el cambio climático y con la violencia de género, por un empleo y salarios dignos, con economías sostenibles y transformación digital y verde inclusiva, unos servicios públicos bien dotados de personal y recursos, con una política fiscal progresiva, equilibrada y eficaz.

Y para ello, no solo valen las soluciones y medidas, necesitamos la emoción, los eslóganes acertados y también personas que lo lideren que atraigan por su encanto personal, competencia y que transmita fiabilidad, coherencia, simpatía y empatía, además de mucha gente en la calle, mercados o centros de trabajo unidas y con alegría trabajando por ello. Creo que algunas de estas personas ya están ahí sumando.

Sobre este blog

En este blog publicamos los artículos y cartas más interesantes y relevantes que nos envíen nuestros socios. Si eres socio/a puedes enviar tu opinión desde aquíConsulta nuestras normas y recomendaciones para participar.

    Autores

Descubre nuestras apps

stats