Noticia de agencia

Noticia servida automáticamente por la Agencia EFE

Esta información es un teletipo de la Agencia EFE y se publica en nuestra web de manera automática como parte del servicio que nos ofrece esta agencia de noticias. No ha sido editado ni titulado por un periodista de eldiario.es.

Colonia devolverá el Kokoschka expoliado por los nazis a los herederos de su propietario

Colonia devolverá el Kokoschka expoliado por los nazis a los herederos de su propietario

EFE

Berlín —

La ciudad alemana de Colonia (oeste) anunció hoy su disposición a devolver, tras varios años de disputa, una obra de Oskar Kokoschka expoliada por los nazis a los herederos de su propietario original, el galerista judío Alfred Flechtheim.

Las autoridades locales responden así a la recomendación de la comisión asesora sobre la devolución de bienes culturales expoliados por los nazis, a pesar de que -según este organismo- no sea posible esclarecer por completo las razones por las cuales el galerista se deshizo del "Retrato de Tilla Durieux" (1910).

El Museo Ludwig de Colonia, donde se encuentra la obra desde 1976, quiere ponerse lo antes posible en contacto con los herederos de Flechtheim (1878-1937) "para hablar sobre una posible permanencia del cuadro" en la galería, indicó su director, Philipp Kaiser.

Los herederos del galerista judío ya anunciaron al respecto que no hay negociación posible e insisten en la devolución del retrato, valorado en alrededor de tres millones de euros (3,9 millones de dólares).

En 1933, año en que Adolf Hitler subió el poder, Alex Vömel, apoderado durante muchos años de Flechtheim y miembro del Partido Nacionalsocialista (NSDAP) y las tropas de asalto de las SA, asumió la dirección de la galería del mecenas judío en Düsseldorf, así como parte de las obras del museo y de su colección privada.

Flechtheim huyó de Alemania en 1933, primero a París y después a Londres, donde murió en 1937.

Hasta el día de hoy, los expertos no han logrado esclarecer si se trató de un primer caso de "arización", como se llamó la expropiación de bienes pertenecientes a judíos en favor de ciudadanos de origen "ario".

En 1934, Vömel vendió el "Retrato de Tilla Durieux" -adquirido por Flechtheim posiblemente en 1918 y expuesto en 1931 en la sala de arte Kunsthalle Mannheim como parte de la colección privada del galerista judío- al coleccionista Josef Haubrich por 1.800 marcos del Reich (RM), a pesar de estar asegurado en 3.000 RM.

El cuadro fue cedido en 1946 por la Fundación Haubrich al Museo Wallraf Richartz de Colonia y pasó a formar parte de la colección del Ludwig en 1976 con la reestructuración de los museos municipales de Colonia.

Según la ciudad, Haubrich había adquirido "de buena fe" en 1934 el cuadro del pintor austríaco.

En 2008, los herederos de Flechtheim exigieron la devolución de la obra, pero las autoridades de Colonia rechazaron la demanda con el argumento de que el galerista judío ya tenía grandes dificultades económicas en los últimos años de la República de Weimar que precedió al régimen nazi.

Así, la ciudad sostenía que a pesar de que Flechtheim fue víctima de la persecución nazi de la que resultó perjudicado también económicamente, el cuadro sirvió en su momento como aval al galerista y que su posterior venta permitió saldar parte de las deudas del mecenas judío.

Los herederos, por su parte, consideran que el galerista se vio obligado por su situación de perseguido a desprenderse del cuadro y subrayan, además, que no existe prueba alguna de que el dinero cobrado por la venta de la obra fuera transferido al propio Flechtheim o a sus acreedores.

Al no alcanzar un acuerdo, ambas partes decidieron acudir a la comisión asesora, que ha determinado ahora en su recomendación que a pesar de las lagunas en torno a la historia de la propiedad del cuadro, todo parece indicar que el galerista se vio obligado por su situación de perseguido a deshacerse de la obra.

El año pasado, y tras tres años de negociaciones, el Museo de Arte de Bonn llegó a un acuerdo con los herederos de Flechtheim por un cuadro expoliado por los nazis y propiedad desde 1949 de esta galería alemana.

El museo anunció que los herederos, que exigían la devolución del cuadro "Leuchtturm mit rotierenden Strahlen" (1913), del expresionista alemán Paul Adolf Seehaus (1891-1919), iban a ser indemnizados con la mitad del valor de mercado estimado de la obra para que esta pueda permanecer en la galería.

Etiquetas
Publicado el
9 de abril de 2013 - 18:48 h

Descubre nuestras apps

stats