El Constitucional admite a trámite el recurso de Vox contra la penalización del acoso a mujeres que quieren abortar

Miembros de la plataforma provida Derecho a vivir se concentra en las inmediaciones del Senado,

Alberto Pozas


5

El Tribunal Constitucional ha admitido a trámite el recurso presentado por Vox contra la reforma del Código Penal que castiga con hasta un año de cárcel a quien acose a mujeres que acudan a abortar a una clínica. El tribunal de garantías ha admitido, con ponencia de María Luisa Balaguer, el recurso de la formación ultraderechista.

Los folletos que dan los ultracatólicos a las mujeres a la puerta de las clínicas: "Al abortar, parte de ti también se muere"

La reforma del Código Penal fue puesta en marcha el pasado mes de abril. Una reforma que castiga con hasta un año de cárcel a quien “para obstaculizar el ejercicio del derecho a la interrupción voluntaria del embarazo acosare a una mujer mediante actos molestos, ofensivos, intimidatorios o coactivos que menoscaben su libertad”.

Tanto el Partido Popular como Vox mostraron su oposición a la reforma durante su tramitación parlamentaria, pero fue finalmente la formación ultraderechista que dirige Santiago Abascal la que dio el paso de cuestionar la medida ante el Tribunal Constitucional.

El acoso a mujeres que acuden a clínicas abortistas es denunciado por distintos colectivos y partidos políticos desde hace años. Grupos de gente con pancartas, megáfonos e incluso panfletos para intentar coaccionar a las mujeres y que finalmente no interrumpan su embarazo. Tal y como informó elDiario.es, grupos ultracatólicos se organizan para llevar a cabo este hostigamiento con mensajes como “al abortar, parte de ti también se muere”, rezan en su presencia e incluso instalan falsas ambulancias para que se hagan una ecografía y escuchen el latido del feto.

El recurso de Vox ataca el único artículo de la reforma, que partió de una proposición de ley del PSOE, y que castiga con penas desde tres meses a un año este tipo de hostigamiento, aunque también deja la puerta abierta a una condena de trabajos en beneficio de la comunidad. Las mismas condenas están contempladas para quien dirija su acoso a los trabajadores de estas clínicas y no es necesario que la persona agraviada presente una denuncia, por lo que se convierten en delitos perseguibles de oficio, por ejemplo, por la Fiscalía.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats