Un proyecto de remodelación del barrio obligaba, según el Ayuntamiento, a la demolición de una casa donde viven diez personas de una misma familia desde 1954. “Aquí lo que quieren hacer es viviendas residenciales, lo de la acera es solo el pretexto, se trata de un negocio puro y duro” afirma María Luisa Gracia, una de las personas que habitan en el interior del edificio junto a su hermana, su hermano y sus dos hijas.

Tras una noche de tensión, a las 9 de la mañana de este miércoles la policía abandonaba las inmediaciones de la vivienda. Maria Luisa y su familia se habían salvado. Antes se habían producido momentos de tensión entre manifestanes y agentes.

"A mí lo que me quieren es robarme la casa".

Etiquetas
Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats