eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

Renace el felipismo, larga vida al pedrismo

116 Comentarios

Felipe González y Pedro Sánchez

El PSOE ideológicamente es un ente etéreo, escurridizo, que se desliza por las fronteras de los márgenes del pensamiento político buscando el mejor lugar donde implantarse para asaltar el poder. Es un ente hábil, que repta por el tablero político buscando aprovechar los errores de sus adversarios para colonizar nuevas posiciones. Un partido con el logro merecido, trabajado y bien pagado de ser el partido orgánico de la transición sin perder la vergüenza de cantar la Internacional y levantar el puño como elemento estético de reafirmación y márketing electoral. Un verdadero animal político. Mucho mérito.

Pedro Sánchez está convirtiendo su vida pública en un revival del proceso que el PSOE vivió de 1979 a 1982, aprovechando la coyuntura y el contexto que estamos viviendo. Las analogías históricas, con las reservas lógicas de los hechos que separan los contextos en cuarenta años, permiten comprender los comportamientos heredados de un hombre de partido criado y entetado en una organización como el PSOE, en la que la cultura política está subyugada a los usos y costumbres de la militancia orgánica. En ocasiones puramente acrítica. Pedro Sánchez está calcando el proceso de disolución ideológica que el PSOE sufrió antes de las elecciones de 1982 y la sustitución del socialismo por el felipismo. Habemus pedrismo.

En el periodo de 1979 a 1982 existieron unas circunstancias sociales y políticas que en esencia se están repitiendo en la actualidad. Un contendiente ideológico que peleaba la presencia en su mismo espectro, una deriva a la derecha de sus adversarios políticos que competían por el votante de centro, el miedo a una involución democrática por parte de la extrema derecha y la inestabilidad política.

Seguir leyendo »

Israa Ghareeb y las reivindicaciones de las mujeres árabes

22 Comentarios

Mujeres palestinas en una protesta a raíz del asesinato de Israa Ghareeb / Mahmoud Ajjour (APA)

Israa Ghareeb fue asesinada en Palestina hace unas semanas. Tenía 21 años. Los detalles de su asesinato siguen siendo confusos y cambian según la fuente que los consulte. A día de hoy hay una investigación en marcha y queda pendiente saber qué sucedió exactamente.

En cualquier caso, la razón última habría sido la violencia ejercida por su hermano y otros familiares después de que publicara en redes sociales un vídeo con su pareja. La muerte de Israa Ghareeb ha generado un mar de indignación en forma de hashtag alrededor del mundo, en un contexto en el que el hartazgo de las mujeres no para de crecer para seguir generando más movimiento.

Su asesinato se puede clasificar como crimen de honor. El tipo de crimen en el que toda la fragilidad masculina que pueda haber en la familia queda puesta en las manos de las mujeres cuyas vidas corren peligro si la rompen.

Seguir leyendo »

El final

29 Comentarios

Pedro Sánchez recibe en el Palacio de la Moncloa a Pablo Iglesias el pasado 7 de mayo.

Parecía imposible, pero por fin ha llegado el final de esta historia. En las próximas horas se dilucidará cómo termina uno de los episodios más enrevesados de la política española en los últimos años. Mañana martes, Pablo Iglesias debe tomar la decisión de si abre la puerta a la investidura de Pedro Sánchez o la vuelve a bloquear. Esta decisión va a depender lógicamente de lo que haga o deje de hacer el líder socialista. Cabe suponer que debería realizar un último movimiento que supere la negativa a la extraña oferta de la "coalición a prueba" propuesta desde Unidas Podemos. Esta alternativa de Iglesias parecía más un intento de forzar la réplica de Sánchez que una posición finalista.

Desde la reinstauración de la democracia hasta hoy, hemos aprendido que la política ha acertado cuando ha convertido en realidad legislativa lo que era previamente una extendida demanda social. Desde la legalización de los partidos políticos emprendida por Suárez hasta los significativos avances sociales promovidos estos últimos meses gracias al apoyo de Unidas Podemos al Partido Socialista. Por el contrario, la política ha fracasado estrepitosamente cuando ha hecho lo contrario, desatender la convicción mayoritaria de la ciudadanía. Lo vivió Aznar y su guerra y más recientemente Rajoy al pretender ignorar ante los españoles la existencia de la corrupción dentro de su partido.

Hoy, los estados de opinión son abrumadores. Casi el 90% de los que votaron partidos progresistas no desea que haya elecciones. Casi todos ellos reclaman un acuerdo de gobierno entre Pedro Sánchez y Pablo Iglesias. Así lo declara el 90,7% de los votantes socialistas y 92,6% de los de UP (según la encuesta de Invymark para La Sexta realizada esta última semana). Hablamos prácticamente de unanimidad. Respecto a la base de ese acuerdo, da la sensación de que a los ciudadanos les resulta menos trascendente que a los dirigentes políticos. Aún no ha dado tiempo a valorar demoscópicamente la última propuesta planteada por Iglesias el jueves. Sin embargo, sí se han hecho estudios de opinión respecto a la famosa oferta socialista de la vicepresidencia y los tres ministerios a UP, hecha pública el 24 de julio, y que fue rechazada por Pablo Iglesias. Como es imaginable, el 86% de los votantes socialistas considera que fue un error que no la aceptara. Lo curioso es que casi el 45% de los votantes de UP también opina que fue una equivocación ignorarla, frente al 55% que defiende la decisión tomada. Los resultados se repiten casi con exactitud al valorar la oferta de gobierno sin coalición que planteaba un acuerdo programático, un sistema de control de su cumplimiento y la posible designación por parte de UP de responsables de diferentes instituciones públicas. Entre los votantes de esta formación se repite el resultado anterior: un 45% prefería aceptar la oferta y un 55% la rechaza. En el caso de los socialistas, casi el 80% compra la propuesta y a un 16% no le convence.

Seguir leyendo »

¿Qué es, exactamente, lo que "no puede ser" para un gobierno de coalición?

69 Comentarios

El equipo negociador del PSOE: María Jesús Montero, Carmen Calvo y Adriana Lastra

Será desmoralizante que no llegue a haber un gobierno de coalición. Lo de menos serían los cadáveres políticos que tendrían que dejar obligatoriamente a su paso las fallidas negociaciones entre Sánchez e Iglesias, entre Calvo y Enchenique: el cadáver más triste será el de una ciudadanía a la que el fracaso de esas personas y de sus formaciones ha inoculado un fatal desánimo, el cadáver de la afección política, los cadáveres que votarán como zombis (los que voten) en unas nuevas elecciones. Esa será la tierra quemada que dejen a su paso. Se dice que hay inquietud en los partidos por la desmovilización electoral que anuncian los sondeos. Y se entiende que es una inquietud partidista que poco tiene en cuenta los intereses de sus votantes. Se dice también que nadie está dando su brazo a torcer, lo cual no es cierto: no están dando su brazo a torcer ni Sánchez ni Calvo, el PSOE; Iglesias y los que le quedan han llegado al límite del retorcimiento. No se puede culpar igualmente a Podemos, cuando la responsabilidad de formar gobierno le corresponde al presidente en funciones.

Si, por lo que ha demostrado a lo largo de cinco meses, y a pesar de lo que había más que insinuado antes su líder, el PSOE no tenía intención alguna de gobernar con el apoyo de Podemos, lo que ha hecho el PSOE es timar a sus militantes, a sus votantes y a todo el país. Y lo lógico, en sentido estricto, es que tenga que pagarlo en las inminentes urnas, lo cual no solo será una transacción injusta, porque el precio nos hace pagarlo a todas, sino que es un contrasentido para sus propios intereses y, por tanto, una estrategia absurda. Salvo que Sánchez encontrara el apoyo en Ciudadanos, lo cual era una quimera, el de Podemos era imprescindible: estremece deducir que hubiera preferido negociar con Rivera e, incluso, que hubiera llegado a los acuerdos que no ha querido con Iglesias. Ese Sánchez que le contaba a Évole cómo se negó a las presiones de Prisa y del IBEX, tendrá que explicar a la historia los detalles de haberle frenado el curso que el sistema le estaba permitiendo: un gobierno socialdemócrata con tintes de izquierda. Tras el fracaso en los objetivos, no solo debería apartarse con su equipo de la responsabilidad política y de gobierno, sino que debería dar pormenorizadas explicaciones.

Aunque para entonces fuera tarde, lo mínimo que merece un país que te ha hecho el encargo de gobernar es dar cuenta de lo que has considerado que lo impedía. "No puede ser", fue la sonrojante respuesta que Carmen Calvo dio al actor José Sacristán cuando éste le pidió que se pusieran de acuerdo con Podemos. "No podemos hipotecarnos de esa manera. Caemos otra vez en la misma piedra". Sánchez deberá explicar a qué se refería, exactamente, su vicepresidenta. Cuál sería, exactamente, esa hipoteca. ¿Qué es, exactamente, lo que "no puede ser" para un gobierno de coalición? ¿El Concordato con la iglesia católica? ¿La educación laica? ¿El derecho a decidir de Catalunya? ¿Los presos políticos? ¿La tauromaquia y los derechos animales? ¿La libertad de expresión y la Ley Mordaza? ¿La monarquía? ¿Los mandatos del IBEX? ¿Los derechos laborales? ¿Las políticas fiscales? Exactamente, ¿qué? Pues, en lo que a piedras se refiere, "la misma piedra" es un posible gobierno de derechas, y ahora con el apoyo de la ultraderecha desenmascarada. La misma piedra es el bipartidismo. Porque la misma piedra parece ser que el PSOE se entiende mejor con la derecha que con la izquierda, en ese juego setentero de la alternancia.

Seguir leyendo »

Armageddon climático

21 Comentarios

Policía Local de Murcia ayudando durante la gota fría en la Región de Murcia

“Pasados siete días, yo haré llover sobre la tierra 40 días y 40 noches y raeré de sobre la faz de la tierra a todo ser viviente que hice”

Génesis, 7

La lluvia cae sin compasión. Los ríos, las ramblas, las corrientes buscan su salida natural sin importarles qué dañan, a quién matan, que bienes destruyen. Le hablamos a Alexa o pensamos en robots sexuales pero jamás hemos sido capaces de controlar los elementos. Las fincas de los ricos se han destrozado y las vidas de la gente humilde se han visto arrasadas, pero va a resultar que el cambio climático es una ocurrencia de la extrema izquierda. ¡Hay que joderse! No hay perdón para los que piensan que no hacer nada es la mejor de las ocurrencias. No hay perdón para los oligarcas que no son conscientes de que ellos mismos pagarán en sus carnes y en sus fincas y sus propiedades y sus yates y sus industrias el llanto de la tierra.

Seguir leyendo »

El acoso online que silencia a las mujeres de la prensa

Una acreditación de prensa y un bloc de notas sobre un periódico

En los mítines de la campaña presidencial de Donald Trump, la escena se repetía. Algún hombre merodeaba cerca de las mesas para periodistas al final del gimnasio o colegio de turno -los lugares de los mítines de campaña no son muy glamorosos- preguntando con aire de pocos amigos por alguna periodista que había visto en Twitter. A veces, había insultos escritos en las hojas de papel para reservar el sitio antes de que llegáramos. En otras ocasiones, el acoso iba más lejos. 

Una colega, periodista política, me contaba cómo le habían llegado a su dirección personal esvásticas y otros símbolos antisemitas. Para ella, como para otras periodistas, el acoso había empezado en Twitter y otras redes sociales que protegen el anonimato y se benefician del asalvajamiento de sus foros.

En aquella campaña que marcó un hito de acoso a la prensa en Estados Unidos también había colegas hombres insultados online o en vivo, pero el comportamiento más crudo y más dado a ataques y amenazas personales era contra las mujeres. Algo documentado en todo el mundo y habitual también en España. 

Seguir leyendo »

Eutanasia

23 Comentarios

La ley de eutanasia, la primera admitida a trámite en esta legislatura

Con la Guerra Civil, la religión católica consiguió en España su golpe maestro. Tras bendecir la cruzada contra el ateísmo, el catolicismo se instauró de manera oficial en todos los rincones de nuestro doliente país.

Hasta ese momento, la carta magna de la Segunda República declaraba el carácter laico del estado. Resulta curioso que, por primera vez, con motivo de la Guerra Civil y después de siglos de enfrentamiento, moros y cristianos se aliasen para luchar contra el ateísmo. Los moros que ayudaron a Franco a ganar la guerra olvidaron, de golpe y porrazo, batallas recientes en zona rifeña para unirse a las sotanas y a sus miserias. Desde aquel momento, hasta el día de hoy, la religión católica ha venido a condicionar nuestros actos, convirtiendo la libertad en pecado. Sí.

Entre otras cosas, el catolicismo, como toda religión basada en el sufrimiento, no admite el derecho soberano de elegir el instante en el que un individuo decide poner punto final a su vida. De esta manera, el sufrimiento inútil es aceptado como una manera de sacrificio. Por ello, y por si quedase alguna duda al respecto, el símbolo de la cruz figura en las habitaciones de los hospitales. La cruz que cuelga en las paredes de los centros sanitarios nos da a entender que el martirio de la agonía es algo muy respetable por haberlo padecido un hombre que sufrió su tormento por la humanidad. Una ficción, la de Cristo, que determina nuestra esclavitud.

Seguir leyendo »

El cambio climático no es esto, pero si no reaccionamos será peor

Imagen de archivo de un fuerte temporal de lluvia en Valencia

Atribuir los graves daños y la lamentable pérdida de vidas humanas que han causado las fuertes tormentas de estos días al cambio climático no es correcto. Hay que diferenciar claramente tiempo y clima. El tiempo es una escena: el clima es la película entera.

La aparición de una depresión aislada en niveles altos (DANA), lo que comúnmente hemos venido llamando gota fría, es una escena clásica de la peli "El clima Mediterráneo". Una escena que se repite a menudo cuando se acerca el otoño.

Otra cosa es la intensidad y la recurrencia con la que esa escena, ese fenómeno meteorológico concreto, se manifiesta y hasta qué punto llega la gravedad de sus consecuencias. Y eso sí que puede estar llevándonos a cambiar de peli.

Seguir leyendo »

El procés nunca fue limpio

64 Comentarios

Diada, año 8. Pequeños detalles a la espera de la gran sentencia

Se puede definir el procés como el proceso secesionista catalán iniciado con la Diada del 11 de Septiembre de 2012 y finalizado el 27 de octubre de 2017 con la Declaración Unilateral de Independencia (DUI) y la consiguiente aplicación del artículo 155 por el Gobierno Central.

El procés fue promovido por políticos que juraron el Estatut y por ende la Constitución, están acusados de delitos que se juzgan en el Tribunal Supremo por desobedecer y desacatar el ordenamiento jurídico vigente.

No aceptan ninguna culpa, ni ser juzgados, ni una eventual sentencia adversa. Y lo que es peor ignoran al resto de catalanes a los que han perjudicado gravemente. ¡Han roto Cataluña en dos!

Seguir leyendo »

Hay dos Españas en una, y no son las de Machado

128 Comentarios

¿Es posible aún el acuerdo? ¿Se han volado ya todos los puentes para que haya un nuevo Gobierno? ¿Hubo alguna vez voluntad de acuerdo entre Sánchez e Iglesias? ¿Ha sido todo puro teatro? ¿Han existido intentos de mediación? ¿El problema es el PSOE y Unidas Podemos o es entre Sánchez e Iglesias? Sobran preguntas y faltan respuestas. Las que tenemos se antojan escasas. Demasiadas dudas y una sola certeza: que hay dos Españas en una. Y no son las de los célebres versos de Machado. Hay una dentro de la Carrera de San Jerónimo y otra que habita fuera. La primera no se ha enterado del mandato que salió de las urnas el 28 de abril. La segunda, impávida ante un duelo de relatos por ver quién carga con la culpa del fracaso, pide acuerdo en todas las encuestas. Y no será porque los partidos no las escudriñen cada día.

Hace menos de cuatro años asistimos a un espectáculo no idéntico, pero sí muy parecido. Entonces ya alguien sugirió que a las siguientes elecciones, a las que se repitieron en 2016, deberían haber concurrido 350 personas distintas a las que se sentaban en aquel momento en el Congreso. Era una forma gráfica de decir que quienes nos representaban habían quedado inhabilitados para hacer política por no afrontar la tarea que les encargaron los españoles que fueron a votar el 20 de diciembre de 2015.

Si la política funcionara con los códigos de responsabilidad y objetivos con los que actúa el mundo de la empresa, deberían irse aquellos a quienes se les mandata para una tarea y no son capaces de cumplirla. Mucho más cuando existe el agravante de la reincidencia. Pedro Sánchez, Albert Rivera y Pablo Iglesias ya fallaron una vez. Y están a punto de hacerlo una segunda. En 2016, el líder de Unidas Podemos se negó a apoyar con sus votos el "pacto del abrazo" que suscribieron los dos primeros, después de que Mariano Rajoy se diera mus ante el encargo de Felipe VI para afrontar la investidura. Hoy son Sánchez e Iglesias quienes no se ponen de acuerdo. Rivera esta vez ni está ni se le espera, pese a que la suma de sus votos a los del PSOE es la que hubiera bendecido sin duda el Ibex 35 y la UE. No quiere hablar con Sánchez más que de la aplicación de un nuevo 155 en Cataluña y, si acaso, un poco de Venezuela y de ETA. 

Seguir leyendo »