eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Eduardo Manostijeras

26 Comentarios

Eduardo Zaplana.

Hoy, Mariano Rajoy escurre el bulto y el PP dice que Zaplana “pertenece al pasado”, pero parece que Eduardo siempre fue un vivo que se lo llevaba muerto. Quién diría que Edu era un hombre a unas tijeras pegado. De todo lo que tocaba, dicen que se llevaba un parte. Que no podía evitarlo. Años y años metiendo el tajo, aunque debemos pensar que en el Partido Popular nadie sabía nada.

Hoy calla, pero en 1991 Mariano Rajoy Brey bendijo el ascenso de Zaplana al poder. Rajoy, entonces vicesecretario general del PP, apoyó con entusiasmo a Eduardo, el alcalde de Benidorm. Edu llegaba a la alcaldía con el apoyo de una tránsfuga, Maruja, “la bienpagá”. La colocaron a ella y a la familia. ¡Pero quién iba a pensar que el colocón de Eduardo duraría tanto!

Rajoy presidió en Benidorm la reunión de la Ejecutiva regional del PP y el líder de los populares valencianos, un tal Pedro Agramunt, lo recibió con los brazos abiertos (y las manos ni te cuento). Hoy, Agramunt está en aquellos informes de las prostitutas y los sobornos, Zaplana detenido y Mariano preside España. Como dice el pasodoble: “Nada es comparable a Benidorm, al pisar su suelo se presiente que estás entrando en un mundo mejor”.

Seguir leyendo »

Un mal día en la oficina

28 Comentarios

Mariano Rajoy

Primero la Universidades Complutense y Rey Juan Carlos han decidido investigar oficialmente la carrera ultra rápida y el master mágico de Pablo Casado; justo lo que dijeron que solo harían si no les cuadraban los expedientes remitidos por el Instituto y el centro privado que le dieron los títulos. Se reabre el caso Casado, justo cuando parecía que se había logrado volver a cerrarlo a base de desacreditar a la fuente que expuso las presiones y recomendaciones recibidas desde el Partido Popular para que su joven estrella brillase aún más cegadora.

Además de aclarar el misterio de las convalidaciones mágicas, sin sustento alguno de documento oficial válido, que le permitieron sacarse un máster con cuatro trabajillos y un TFM, ahora alguien va a investigar de verdad sus portentosas marcas logradas durante el año cuando, además de sacar tantas asignaturas como un opositor, se ganó el acta de diputado y se situó en la dirección del partido.

Seguir leyendo »

La España que no ama Albert Rivera

63 Comentarios

Albert Rivera en la presentación de su movimiento España Ciudadana. EFE

Tenemos un político, con aspiraciones a presidir el gobierno, que solo ve españoles allá por donde camina. Las bromas sobre su visión de la realidad -ni rojo, ni azul; ni viejo, ni joven; ni trabajadores, ni rentistas- no deben enmascarar el profundo problema: Albert Rivera solo ve españoles de su cuerda. Los que le caben en su mirar de un solo ojo profundamente derecho como evidencian sus palabras y  sus decisiones políticas. Rivera ha reeditado el discurso del fundador de Falange, José Antonio Primo de Rivera. Y ha asustado hasta a sus mentores. Lo lanzó en un acto que tuvo su momento culminante, nos dicen,  con Marta Sánchez y “los versos que ella misma ha puesto a la Marcha Real". Es como si todo fuera una versión de segunda mano del más antiguo y nefasto ultranacionalismo de siempre. 

Es doblemente trágico en un momento en el que la derecha revienta por el PP y su nuevo detenido de peso: Eduardo Zaplana. Seguro de su triunfo (demoscópico), Rivera ya manda. Manda hasta incorporar delitos de ingeniera legal. Anticipatorios. O ampliando, por la brava, el artículo 155 de control al gobierno electo de Catalunya.  Pedro Sánchez en nombre del PSOE, se ha apuntado con fruición. Y al PP no hace falta animarle. Lista la gran coalición con la que soñaban los poderes del sistema. Se suelta tinta de calamar desde las cloacas del Estado contra los obstáculos – con motivo o sin él- y aquí gloria y después guerra.

Los expertos, sociólogos y politólogos, apuntan dos causa principales de este aparente viraje de la sociedad española hacía las posiciones retrógradas que acaudilla Rivera. La primera, que muchos lo ven como lo han vendido: de centro derecha, más a la izquierda del PP. Que ya es usar el modelo de Gafas Naranja. Y la otra, fundamental, que lleva a preguntarse: “ ¿Puedo mantenerme fiel a mi ideología o puedo votar por una vez a Ciudadanos para defender mi identidad”.  Esto se da, principalmente, entre votantes del PSOE, que han descubierto en su alma una bandera rojigualda de bandas anchas que lo tapa todo. Les oyes y parece que les va la vida en ello. Como a Ciudadanos y a PP. 

Seguir leyendo »

Pero no hay alternativa

48 Comentarios

Lo grande y lo pequeño expresan la misma realidad. Lo pequeño está en nuestra dimensión particular, esa persona que va a ir presa por ejercer su libertad y la democracia, esas otras que ya lo están y otras que están dispuestas a ir presas y esperan un papel con su nombre que llegará de un juzgado un día, o que puede que no llegue, pero también puede que sí. Lo pequeño es la constatación de que este estado está contra las personas.

Lo grande es lo que hemos intentado ir contando aquí estos años: la crisis de estado. La crisis del estado franquista reformado por un pacto con las principales corrientes de entonces. Reformado, pues no hubo ruptura alguna.

Sin embargo, el estado está en crisis precisamente por sus fundamentos mismos, es el componente franquista y nada democrático de los poderes del estado. No es una anécdota fuera de lugar que generales amenacen directamente con el Ejército, en otro país causaría estupor, pero aquí no porque entra en nuestra normalidad histórica, al fin y al cabo, el presidente del Gobierno de acuerdo con el rey amenazó castigar a una parte de la población con el uso de toda la fuerza armada del estado. Y la usaron y la usan.

Seguir leyendo »

Cada día un disparate más

47 Comentarios

En la arquitectura del Estado constitucional es en el único momento en que se produce la coincidencia entre el principio de legitimidad y el principio de legalidad. En el diseño de dicha arquitectura no puede no estar presente dicha coincidencia.

El punto de partida es el principio de legitimidad democrática tal como esté formulado en la Constitución. En España, el artículo 1.2 de la Constitución española establece: la soberanía nacional reside en el pueblo español del que emanan los poderes del Estado.

El siguiente paso es la proyección de dicho principio de legitimidad en el Parlamento, en las Cortes Generales (art. 61.1), el único órgano constitucional que tiene legitimación democrática directa. El tercer paso es la proyección del principio de legitimidad democrática del Parlamento al Gobierno mediante la investidura del presidente (art. 99). El cuarto paso es la proyección del principio de legitimidad democrática al poder judicial mediante la sumisión de los jueces y magistrados al imperio de la ley (art. 117.1).

Seguir leyendo »

Cómo ser de izquierdas

76 Comentarios

Karl Marx juzgándote con la mirada

Ante los últimos y desconcertante episodios vividos por la izquierda en nuestro país, son muchos los lectores y lectoras que nos han escrito en busca de consejo. ¿Estoy siendo un buen progresista? ¿Es mi casa lo suficientemente pequeña para dar lecciones de ética por Twitter? ¿Me he vuelto de derechas con la edad y no me he dado cuenta?

A continuación, te presentamos una serie de claves para vivir tu vida como un auténtico izquierdista. Nuestra voluntad es que este artículo sirva como guía de consulta rápida, razón por la cual te recomendamos que lo imprimas y lo lleves siempre en la riñonera.

Ten mascotas de pobre
Todo progresista necesita una mascota, ya que eso ejemplifica su amor hacia los animales-no-humanos. Ahora bien. Hay animales cuyo aspecto los asocia inevitablemente a la opulencia. Es el caso, por ejemplo, de los dálmatas, perros estirados y sobreactuados de los que más vale alejarse. Un buen izquierdista debe tener un perro despeluchado, preferiblemente tuerto, o bien un hurón (a ser posible, que huela mal todo el rato).

Seguir leyendo »

Entre la coacción federal y el estado de sitio

41 Comentarios

Cada día que pasa resulta más difícil imaginar cómo se puede salir del laberinto del artículo 155 de la Constitución Española. Cuando se introdujo el no se sabía muy bien qué es lo que podría suponer su aplicación. Se introdujo pensando que nunca se tendría que hacer uso del mismo, como había ocurrido con el artículo de la Ley Fundamental de Bonn, del que es prácticamente una copia. Y en esas estábamos cuando en el mes de octubre del año pasado se decidió de prisa y corriendo que su aplicación era insoslayable. El Gobierno dio un salto en el vacío sin saber muy bien donde se metía y a dónde podía conducir la decisión que tomaba. Como no podía ser de otra manera, el desconcierto es la consecuencia inevitable.

Dada la naturaleza de la emergencia a la que el Gobierno parece que consideraba que tenía que responder, es posible que no fuera la “coacción federal” el instrumento al que debería haber recurrido, sino al “estado de sitio”, previsto en el artículo 116 de la Constitución. En la Ley Orgánica 4/1981, se define la emergencia a la que se puede responder con la declaración del estado sitio en los siguientes términos: “Cuando se produzca o amenace producirse una insurrección o acto de fuerza contra la soberanía o independencia de España, su integridad territorial o el ordenamiento constitucional…el Gobierno, de conformidad con lo dispuesto en el apartado 4 del artículo 116 de la Constitución, podrá proponer al Congreso de los Diputados la declaración del estado de sitio” (art. 32.1).

Da toda la impresión, por las acusaciones que se están formulando contra los miembros del que fuera Govern de la Generalitat presidido por Carles Puigdemont y contra los miembros de la que fuera Mesa del Parlament presidida por Carme Forcadell, así como contra los antiguos presidentes de la ANC y Ómnium, que no se está reaccionando frente a un incumplimiento “de las obligaciones que la Constitución u otras leyes impongan”, como dice el artículo 155, sino ante algo mucho más grave, que se aproxima a la descripción del artículo 32.1 de la Ley Orgánica 4/1981 como presupuesto de hecho para la declaración del estado de sitio.

Seguir leyendo »

Our House

135 Comentarios

Pablo Iglesias e Irene Montero, en el Congreso de los Diputados

Pablo Iglesias no puede criticar a Luis De Guindos por adquirir un ático de seiscientos mil euros, comprarse para sí una vivienda también por seiscientos mil euros y pretender tener razón en ambas ocasiones. O antes se equivocaba De Guindos e Iglesias tenía razón, o ahora se equivoca Iglesias y De Guindos tenía razón. Mientras Iglesias no asuma y resuelva esa contradicción sustancial, su casa en Galapagar no será ni un casoplón, ni una dacha, ni el palacio de la Zarzuela; será la casa de los horrores y como los aterrorizados protagonistas de la película de Tobe Hooper correrá a trompicones de susto en susto.

Alegar que De Guindos se la compraba para especular mientras que Irene Montero e Iglesias se hipotecan para vivir no conforma un argumento sino un acto de fe. Cuesta creer que, con la experiencia acumulada, ambos pudieran pensar que la cuantía de la hipoteca le serviría como argumento y prueba de esfuerzo, en lugar de convertirse en otra prueba de privilegio y pecado ante el tribunal de la Santa Inquisición de la ética política, convocado y reunido de urgencia en sesión permanente.

Si criticas cómo viven los otros, tienes que esperar que te critiquen por cómo vives. Si te presentas como el ejemplo de cómo debe vivir un líder político que realmente aspire a representar a la ciudadanía, has de asumir que los demás, especialmente tus rivales, van a aplicarte esa misma medida sin piedad. Si tú has elegido convertir la vida personal en una referencia de cómo se gestiona la responsabilidad política, no puedes ahora quejarte porque los demás quieran jugar a lo mismo.

Seguir leyendo »

De error en error

98 Comentarios

Pablo Iglesias e Irene Montero en el Congreso de los Diputados

La crisis del chalet de los líderes de Podemos ha sido una sucesión de errores, algunos incomprensibles.

El primero y más importante, la propia compra. Que dos políticos inteligentes como Pablo Iglesias e Irene Montero no valoraran adecuadamente las consecuencias de la operación es muy sorprendente. Fueron ellos los que vinieron a asaltar los cielos contra la casta, fue Iglesias el que dijo que no pondría la economía del país en manos de alguien que se gasta 600.000 euros en una vivienda y fue Iglesias el que dijo que los políticos que viven en un chalet en las afueras se aíslan y no conocen la realidad de la gente. Algo, esto último en lo que por cierto no le falta razón.

Fueron ellos los que pusieron las reglas de lo que era admisible o no y los que utilizaron las propiedades y la vida de los demás para hacer política, electoralismo y demagogia. Mucha gente les creyó, desencantada de los partidos de siempre y abrazó el discurso de los de arriba y los de abajo.

Seguir leyendo »

La brecha de 299.946 euros de las “chicas o féminas”

40 Comentarios

Los capitanes de los equipos masculino y femenino del Atleti, junto al presidente del club, Enrique Cerezo, y la Alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena. Imagen: Atlético de Madrid

El otro día se celebró por todo lo alto la Copa de la UEFA que ganó el equipo de fútbol masculino Atlético de Madrid. Como viene siendo tradición, las calles del centro de Madrid fueron cortadas para recibir a los jugadores en la plaza de Neptuno. A golpe de megafonía, Madrid recibió a “sus héroes”, tal y como  los denominó el portal de la propia UEFA. En la Galería de Cristal del Palacio de Cibeles, donde se aloja el Ayuntamiento de Madrid, con las autoridades deportivas y municipales se encontraban también las jugadoras del Atlético de Madrid femenino, que este año han sido campeonas de la Liga Iberdrola. Nadie las ha calificado de “heroínas”, ni siquiera Enrique Cerezo, presidente del club, que les dirigió unas palabras. De hecho, ni siquiera supo cómo referirse a ellas, según él mismo confesó.

El presidente del Atlético de Madrid dijo, refiriéndose a las deportistas: “Ya no sé si decir chicas o féminas o algo, porque eso del #MeToo me tiene muy preocupado”. Las palabras clave de su frase son “algo” y “eso”, pero vamos a centrarnos en lo fácil. ¿”Chicas o féminas”, señor Cerezo? La palabra “chicas” puede tener un pase, siempre que usted también se refiera como “chicos” a los jugadores de su club, y teniendo en cuenta que la mayoría de las personas que se dedican al deporte profesional son jóvenes. Pero, ¿“féminas”? ¿Usted utiliza esa palabra en su vida cotidiana para referirse a las mujeres? ¿Qué tal, precisamente, mujeres? Y, más allá de “chicos”, si es que usted usa ese término, ¿cómo se refiere a los jugadores masculinos de su club? Sospecho que ni siquiera como “hombres” sino, simplemente, como “jugadores”. ¿Qué tal, entonces, “jugadoras” para las que forman parte de su equipo femenino?

Puesto que ese equipo de fútbol fue conocido como Atlético Féminas (aunque ya no se llama así sino Club Atlético de Madrid Femenino), no habría demasiado problema en llamarlas así, pero el señor Cerezo tuvo dificultades. ¿Por qué? Pues porque en su discurso la palabra “féminas” iba con un indisimulable retintín machista. Por eso no es de extrañar que equiparara con la palabra “algo” el término que buscaba sin éxito para referirse a las jugadoras. Por eso no es de extrañar que al presidente futbolero le preocupe el #MeToo. Por “eso”. No sé si el señor Cerezo sabe latín, pero excusatio non petita… Sí, hay muchos hombres poderosos y machistas preocupados con el #MeToo. Ellos sabrán por qué. Nosotras también.

Seguir leyendo »