eldiario.es

9

Teta y entretenimiento

'GH Dúo' llega a su fin.

La historia que hoy traigo ocurrió hace poco más de veinte años, cuando los dueños de las hambres participaron en la quedada del State of the World Forum. El lugar elegido para albergar a los poderosos fue un hotel de San Francisco, un edificio de lujo y campanillas que desplegó su alfombra roja para dar la bienvenida a Bill Gates, a los Bush, a los Gorbachov, a Ted Turner, a Margaret Thatcher y a toda la demás cuerda de personajes que poco o nada tienen que ver con la sencillez y el humanismo.

El motivo de la quedada no era otro que el de juntarse para velar armas ante la aparición de la Sociedad 20:80; toda una amenaza para los dueños del mundo cuando el 20% de la población fuese suficiente para sostener la economía del planeta. Según su ideal, al mundo le sobraba cada vez más gente y con un 20% trabajando hay más que de sobra para mantener el funcionamiento del eje del capitalismo. El problema iba a ser el 80% restante, es decir, los otros, los que no acumulan plusvalía y carecen de garantías para acumular crédito. Un porcentaje tan alto de marginación trae dificultades al sistema, pues, al vivir en tiempo de miseria, la frustración desarrollada en los márgenes genera conflicto de clases.

Es entonces cuando los dueños y dueñas de las hambres acuerdan que este 80% tiene que ser calmado con tittytainment, una combinación de "teta" y "entretenimiento"; pero no teta carnal y venérea, sino láctea, la misma que adormece al bebé y que, sumada al entretenimiento, desemboca en la infantilidad; la ilusión de que el mundo entero es virtual y cabe en una pantalla pinchada en un palo. De esta manera se puso en marcha la imbecilidad en la que estamos sumidos, infantilizando así a un mundo adulto que olvidó su niñez.

Seguir leyendo »

Respirar aire sano no es cuestión de ideología

Uno de los accesos a Madrid Central, en el primer día de restricción del tráfico.

La ofensiva de los partidos de derechas contra la zona de bajas emisiones Madrid Central y su proclama de revertirla si gobernaban en la ciudad estaba condenada al fracaso desde un principio. Y en el PP lo sabían.

Lo sabían porque esa medida no surgió por iniciativa del equipo de Manuela Carmena, sino en obligada respuesta al requerimiento de UE por el incumplimiento de la directiva comunitaria de calidad del aire en la ciudad de Madrid. Un requerimiento dirigido por las autoridades comunitarias al último gobierno de Mariano Rajoy.

Lo que hicieron Manuela Carmena y su equipo de movilidad urbana, con Inés Sabanés al frente, al ponerse al frente del Ayuntamiento de Madrid, fue atender esa queja de la UE y poner en marcha un plan para mejorar la calidad del aire en la ciudad.

Seguir leyendo »

El espejismo del sorpaso

47 Comentarios

Albert Rivera y Pablo Iglesias. EFE /Emilio Naranjo

'Sorpaso' es un término que goza de un inmerecido prestigio. La evidencia empírica de que disponemos certifica que cada vez que se invoca la posibilidad de un sorpaso, no se acaba produciendo. El primero y más famoso, de donde viene el término, fue el del Partido Comunista Italiano en la década de los setenta y primeros años de los ochenta. Durante casi toda una década se estuvo calculando el momento en que se produciría el sorpaso, que nunca se materializó. El PCI nunca consiguió adelantar electoralmente a la DC.

El término, sin embargo, hizo fortuna y en España, sobre todo, se ha venido haciendo uso del mismo hasta nuestros días, a pesar de que el éxito cosechado por todas las operaciones que han invocado el sorpaso ha brillado por su ausencia.

Fue Julio Anguita al frente de IU en los años noventa del siglo pasado el que calificó como sorpaso la operación de adelantar electoralmente el PSOE y sustituirlo como referente de la izquierda española. Aunque en las elecciones municipales de 1995 y en las generales de 1996 IU experimentó un crecimiento notable respecto de las anteriores, todavía quedó a una distancia muy considerable del PSOE. Sí consiguió que se produjera el sorpaso del PP, que conseguiría alcanzar por primera vez el Gobierno de la Nación en 1996. Con José María Aznar en La Moncloa, IU retrocedería electoralmente de manera significativa. Para el PP fue un gran negocio. Para IU fue una catástrofe.

Seguir leyendo »

Nada fluye en el juicio del procés

A Heráclito de Éfeso, llamado El Oscuro, Platón le atribuye la frase de que un hombre no puede bañarse dos veces en el mismo río porque entre una y otra las aguas no son las mismas y el hombre tampoco. Al filósofo le contradicen todos los actores del juicio del procés porque, tras cuatro meses en los que se han escuchado a 12 acusados y 422 testigos, se han practicado una treintena de pruebas periciales y se han visto centenares de vídeos, en este río nadie se mueve ni medio centímetro del lugar exacto en el que se zambulló.

La Fiscalía no cede y se reafirma en que lo que sucedió en Catalunya durante aquellos días efervescentes de septiembre y octubre de 2017 fue un golpe de Estado violento. Javier Zaragoza, Consuelo Madrigal, Jaime Moreno y Fidel Cadena le han comprado, uno por uno, los argumentos al coronel de la Guardia Civil, Diego Pérez de los Cobos, que se libró in extremis de un careo con el entonces número dos de los Mossos d’Esquadra, Ferrán López, y al teniente coronel, Daniel Baena, que entró y salió crecido de la sala de vistas.

Pérez de los Cobos dirigió el operativo policial que intentó sin éxito evitar el referéndum y fue el mando que, según la versión del exmajor Josep Lluís Trapero, decidió a primera hora de la mañana del 1 de octubre romper de manera unilateral la coordinación entre Mossos, Guardia Civil y Policía Nacional, y ordenar las cargas de las Fuerzas de Seguridad del Estado que dieron la vuelta al mundo.

Seguir leyendo »

Papeletas

lustración de Miles Hyman para el relato 'La lotería', de Shirley Jackson (Nórdica, 2017)

Era lunes y parecía que no podíamos llevar más papeletas para la tristeza, la rabia y el enfado en una misma semana. Era lunes y algunas evidencias políticas habían transformado los paisajes sociales de muchos pueblos y ciudades. Desde el jueves anterior, sin embargo, más allá de todo ambiente preelectoral, en un pueblo de Madrid, la vida se estaba volviendo cada vez más claustrofóbica para Verónica. En otra arena pública, ella ya había sido elegida. Elegida para ser señalada, cuestionada y humillada. La jornada de reflexión fue la que ella eligió a su vez para marcharse. Para salir de una ecuación imposible. Sabemos que la historia está inconclusa y que no hay hechos probados, pero sí sabemos que Verónica ya no está.

Hay un relato terrible de la ya de por sí muy terrible y siempre lúcida escritora norteamericana Shirley Jackson llamado La lotería en el que se narra la elección anual y al azar, dentro de una pequeña comunidad, de una persona para ser lapidada. Es ley de vida. Es costumbre. Alguien tiene que caer cada año y todo el pueblo lo asume como parte de la configuración social. Nadie cuestiona el hecho, todos participan en la inhumanidad como esencia de la continuidad de los lazos comunes. El cuento, escrito en 1948, provocó la repulsa de un montón de lectores de la publicación semanal en la que salió al aire, era un espejo tan real que mucha gente optó por la indignación y por culpar a la escritora por dibujarnos tan feos.

Ayer, mientras leía y escuchaba la profusa y en su mayoría ruidosa y dolorosa cobertura del caso de Verónica, recordé La lotería, a Shirley Jackson y a su enfurecido público. No queremos que nos cuenten lo que somos. No queremos saber. Pero, al mismo tiempo, necesitamos saber, necesitamos participar. En el cuento de Jackson, la elegida ese año es una mujer, Tessie Hutchinson, en cuya lapidación está obligada a participar hasta su propia familia. No sé si Jackson quería mostrar algo eligiendo a un personaje femenino, solo sé que ella no daba puntada sin hilo y que nosotras, como mujeres, efectivamente, tenemos más papeletas para ser lapidadas socialmente en casi cualquiera de las comunidades a las que pertenecemos, en casi cualquiera de los espacios públicos en donde se nos hizo creer, se nos hace creer, que somos libres e iguales.

Seguir leyendo »

Emoción e intriga hasta el minuto final

Resultados de las elecciones 26M por municipios.

Como era de esperar, cinco días después de las elecciones -sólo cinco días-, el mapa final del poder local y autonómico sigue siendo una incógnita. Y lo que falta por conocer no es pequeño:  quién mandará en las dos principales ciudades del país y en una veintena más de tamaño medio e incluso grande. Y quién lo hará en al menos seis regiones. Todas las posibilidades están abiertas, digan lo que digan la lógica y los antecedentes. Por si fuera poco, también está en el aire, cuando menos en principio, el gobierno central. Esa es la consecuencia del fin del bipartidismo.

La situación es inédita. No tiene precedentes en nuestra historia democrática. En ocasiones anteriores hubo incertidumbre hasta el último minuto. Pero nunca tantas y tan hondas. Porque además del color de los gobiernos municipales y regionales, lo que se está dilucidando es la orientación política por la que optarán todos los partidos de cara a la legislatura que empezará en breve. Porque los resultados de las elecciones del 28 de abril y del 26 de mayo obligan a todos ellos a decidir si el planteamiento que han hecho hasta ahora sigue siendo válido o no. Y cuáles han de ser las modificaciones a introducir en sus líneas.

Buena parte de las miradas se centran en Ciudadanos. Porque este partido es la clave de los pactos a los que habrá que llegar para gobernar en prácticamente todas las regiones y ciudades en las que no hay un vencedor claro. Ahora, tras el inesperado ofrecimiento de Manuel Valls, también en Barcelona.

Seguir leyendo »

Los atascos han llegado a la cima del mundo

El monte Everest

Filas interminables de escaladores que quieren coronar El Everest, la montaña más alta del planeta Tierra, situada en la cordillera del Himalaya, entre la República Popular China y Nepal. Son 8.848 metros de altitud. Una proeza para deportistas muy entrenados que ahora se ha masificado. Allí vemos cordadas de hasta 200 personas queriendo cumplir ese sueño. Es tal la aglomeración, que 11 personas han muerto en el intento, según los últimos balances que se actualizan cada poco. Está siendo uno de los nuevos símbolos de la sociedad en la que vivimos.

Los expertos relatan que llegar a lo más alto del Everest exige una adaptación paulatina a los límites de oxígeno en altura. Lleva como mínimo dos o tres meses ir aclimatándose en diversos campamentos. El Everest a su alcance, masticado. La comercialización del fenómeno ha propiciado atajos. De un lado tenemos el deseo de una serie de humanos de conseguir metas poco accesibles, la simplificación de los procedimientos, no informarse bien de en quién se confía, no prever las consecuencias y, del otro lado, hacer negocio con un buen trabajo… o con un mal trabajo.

La foto la tomó, alarmado, el alpinista nepalí Nirmal Purja. Se vio literalmente tropellado por la marabunta tal como relató a El País. Han llegado a poner bombonas de oxígeno a los clientes, en lugar de aguardar su acomodación progresiva a las circunstancias ambientales. Las marchas de varias cordadas juntas, al ritmo del más lento, terminan en ocasiones agotando el aire embotellado. Añadan atasco puro y duro que obliga a esperar hasta dos horas para llegar a la cumbre.  La mayor parte de las víctimas han sido por insuficiencia respiratoria. Se relatan espectáculos puramente dantescos.

Seguir leyendo »

La absurda historia del ibuprofeno de 600 mg y el paracetamol de 1 g

47 Comentarios

Fto: Mateus Hidalgo

Los seres humanos somos seres de costumbres, independientemente de que estas costumbres tengan o no sentido. La farmacia no se trata precisamente de una excepción a este comportamiento. Las personas recurren a ciertos tratamientos farmacológicos porque "siempre se ha hecho así", sin que la absoluta mayoría de las veces tengan la oportunidad de saber si existe una razón justificada detrás. Simplemente se asume, pues bastante locos están ya los tiempos como para dudar de cada acción que tomamos. Ni siquiera muchos médicos y farmacéuticos se libran de la maldición de la rutina: la fuerza de la costumbre es poderosa y la inercia muy cómoda.

El ibuprofeno (600 mg) y el paracetamol (1 g) son los protagonistas de esta historia absurda que nos ilustra más sobre la naturaleza humana que sobre la farmacología. La última entrega de este relato sinsentido se origina y llega a los focos mediáticos por la entrada en vigor del Sistema Español de Verificación del Medicamento (SEVeM) en febrero. Este sistema supone un reforzado control de la administración de medicamentos en la farmacia, lo que obliga, entre otras cosas, a dejar de hacer la vista gorda con la dispensación de fármacos sujetos a prescripción médica (es decir, que necesitan receta).

Durante muchísimo tiempo, las farmacias han vendido medicamentos que legalmente necesitaban receta sin solicitarlas. En ese sentido, entre los fármacos más populares que se servían al margen de la ley se encontraban el ibuprofeno de 600 mg y el paracetamol de 1 g. Ahora, con el sistema de verificación, a las farmacias no les queda más remedio que ponerse firmes con la venta de estos medicamentos sin receta, como informaba El Confidencial.

Seguir leyendo »

Barcelona ha votado izquierda

38 Comentarios

El 64% de los votos de los barceloneses fueron a parar el domingo a partidos de izquierdas. Descontada la CUP, que no logró representación, los ‘comuns’, ERC y PSC consiguieron el 60% de los votos. Si se traduce a concejales significa que estos tres grupos suman 28 de los 41 que hay en el Ayuntamiento. A priori esta debería ser una suma natural si no fuera porque todos aseguran querer dialogar pero todos a la vez no parecen estar dispuestos a renunciar a sus respectivos vetos.

Ernest Maragall no quiere saber nada de su expartido, el PSC, y los socialistas insisten en que harán lo imposible para que el republicano no sea alcalde. Todos tienen sus razones, algunas incluso comprensibles, pero sus líneas rojas contradicen la opinión mayoritaria expresada en las urnas. Donde unos ven a la Fiscalía, la Abogacía del Estado o la suspensión de diputados electos otros ven la parálisis en el Govern, el veto a Miquel Iceta como senador o el riesgo de nuevas aventuras unilaterales. Y en medio del fuego cruzado, Ada Colau. Haga lo que haga, gana el PSC. Jaume Collboni regresará de nuevo al equipo de gobierno si ella es alcaldesa o se convertirá en líder de la oposición al arrinconarla en el bando independentista. Esta vez quien seguro que no pierde es Miquel Iceta, que una vez más demuestra que sigue siendo un gran estratega.

¿Qué hará Colau? La decisión no es fácil pero tiene argumentos para defenderse, sea la que sea. Cada vez más voces en los 'comuns' consideran que la prioridad es mantener la alcaldía. Todas las opciones tienen costes, pero la política es aprender a acertar y a equivocarse. Los partidarios de que acabe presentándose y obtenga la alcaldía gracias a tres votos del grupo de Manuel Valls arguyen que es la manera de poder continuar con las medidas que han quedado pendientes y que, para qué engañarse, entre estar en el gobierno o en la oposición, siempre es más atractivo lo primero. Además, nadie podrá seguir acusando a Colau de ser independentista, pese a que ella siempre que se le ha preguntado ha dejado claro que no lo es. Otro argumento esgrimido por los favorables a esta opción es que para que los 'comuns' puedan sobrevivir como proyecto político necesitan ocupar alguna parcela de poder institucional. Nadie duda de que el Ayuntamiento de la capital catalana es más que una parcela. Es el poder.   

Seguir leyendo »

El MeToo continuará

Sugiere el periodista y escritor Martín Caparrós en su última columna en el New York Times en español, 'Hacia el post MeToo', que la ley ya no esquiva la violencia de género, que se han dado los cambios necesarios y que por tanto hay que pasar directamente al post MeToo. No sé en qué mundo utópico vive Caparrós, pero sin duda es uno muy diferente al que habitan incluso sus compañeras del privilegiado mundo de las letras que hoy se encuentran luchando bajo esa premisa; imagínense respecto al mundo donde viven todas las demás. La prisa que le embarga por pasar al siguiente nivel, por acelerar cosas que llevan su tiempo, revela esa necesidad tan masculina de imponer ritmos y modos de hacer muy distintos a los que las mujeres necesitan para conseguir objetivos también muy distintos. Su propuesta no solo es irreal y un enorme mansplaning, es también irresponsable.

Lo que lo lleva a semejante conclusión es su deseo de que acaben los escraches feministas. Para ello, Caparrós empieza por recordarnos en ese mismo artículo que la palabra escrache es argentina (como Maradona y el Papa). Y que en los años que siguieron al fin de la dictadura de Videla, cuando los militares torturadores seguían en libertad, sí tenían sentido. Pero en el feminismo actual, ya no.

Sin embargo, la acción directa y anónima, para reclamar y avergonzar en público –"arrochar" se dice en Perú– a quienes cometen abusos, sigue siendo hoy, además de una catarsis colectiva, un intento válido de revertir la impunidad más absoluta. También abre el escrache, si se hace bien, la posibilidad de un debate público sobre las violencias y constituye una herramienta de lucha para quienes tienen pocos o ningún privilegio. Finalmente, es legítimo cuando la justicia institucional es poco efectiva o nula. Es verdad que hay escraches más justos que otros, lo sospechoso es por qué de entre todas las formas de escrache que se activan, a algunos les resulta tan difícil empatizar con los "escraches feministas". Casi por principio.

Seguir leyendo »