eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

Toda la verdad sobre las farmacéuticas, las telefónicas y la leche cruda

64 Comentarios

Si es que, vamos a ver, el que no se entera es porque no quiere. Nos están envenenando, así de claro. Somos demasiados en el mundo y de alguna manera tienen que controlar la población. Se inventan enfermedades y luego se inventan supuestos medicamentos, supuestos te digo, para llenarse los bolsillos.

El cáncer, sin ir más lejos. ¿Sabes que hay muchísimos estudios que dicen que se creó en un laboratorio? Igual que el SIDA, que lo inventaron para acabar con los gays. Lo que pasa es que se salió de madre, porque ni ellos, ni los científicos son infalibles. Julia, ¿te acuerdas de ella, que empezó farmacia y luego lo dejó? Pues me ha dicho por activa y por pasiva que la quimioterapia no hace nada, veneno puro. Lo que cura de verdad son las plantas, pero, claro, eso no da dinero.

¿Por qué antes la gente no se moría de cáncer, te lo has preguntado alguna vez? Ya te lo digo yo. Porque no comían las porquerías que nos dan ahora, esos tomates transgénicos que no saben a nada. Los empapuzan con antibióticos, ahí, en sus laboratorios, y luego que si hay pandemias. ¡Pues claro que hay pandemias! ¡Pocas hay para la basura que nos comemos!

Seguir leyendo »

Nunca segundas partes fueron buenas

21 Comentarios

Pablo Casado y José María Aznar

Convertir al centro en rehén de la derecha fue la estrategia de AP desde su fundación en 1977 hasta su refundación como PP en 1989. Derrotar a la UCD en las elecciones generales de 1982 y llevarla a su disolución a continuación fue su máximo éxito, aunque la victoria no sería completa, ya que el centro con la fundación por Adolfo Suárez del CDS tendría una representación minoritaria pero significativa en el sistema político español.

La suficiente como para hacer imposible que AP tuviera posibilidad alguna de llegar al Gobierno. La división del voto de la derecha española entre un partido muy de derecha y un partido de centro otorgaba una ventaja considerable al PSOE, que, tras la crisis del PCE-PSUC, había concentrado el voto de la izquierda española. En las elecciones generales de 1989 se vería con claridad. La mayoría absoluta del PSOE se debió exclusivamente a la división del voto entre AP y CDS.

Acabar con el centro se convirtió en el objetivo de AP refundada como PP en el Congreso de Sevilla. Lo conseguiría tras la operación de hacer alcalde de Madrid a Rodríguez Sahagún, candidato del CDS, que había sido la tercera lista, tras PSOE y PP en las elecciones municipales de 1991. En las elecciones generales de 1993, el CDS había prácticamente desaparecido. Su secretario general, Calvo Ortega, estuvo a punto de obtener escaño por Madrid, pero la barrera legal del 3% se lo impidió. Se quedaría como partido extraparlamentario. Sería la puntilla para el centro-derecha español. A partir de ese momento el PP ocupó todo el espacio de la derecha.

Seguir leyendo »

Las memorias de Claude Lanzmann

Claude Lanzmann, autor de 'Shoah'

Antes de ver ‘Shoah’ de Claude Lanzmann leí su transcripción (‘Shoah’, Editorial Arena), la volví a leer, la subrayé. Es uno de los textos más corrosivos y enfermos que he conocido en él la palabra contiene una fuerza reprimida y alcanza una significación que no consigue la literatura aunque lo intente. Creo haberle robado alguna frase entera para una novela mía porque la envidia nos lleva a robar. Cuando fue emitida en algún canal de televisión lo grabé en VHS y cuando fue comercializada la compré. ‘Shoah’ es algo distinto a todo y no consigo distinguir dentro de mí aquello por lo que me atrae porque lo hace de una forma total, no me interesa dilucidar su interés histórico o literario o filosófico o lo que sea. Wagner teorizó y pretendió la obra de arte total que conmoviese, uniendo arte con experiencia y con mito, ‘Shoah’ no es arte y no es eso porque no es nada preexistente pero es una experiencia profunda, perturbadora y renovadora.

También lo es educadora y por ello creo que todos los escolares europeos debieran verla en algún momento de su currículum. Y no hago relación alguna con la política de facciones o estados, aunque evidentemente puedo establecer una relación directa con la historia del pueblo judío en Europa y el mundo y el estado de Israel, pero ‘Shoah’ simplemente no es eso.

Siendo para mí lo más próximo a una expresión radical y total de la peripecia humana comprenderán que demandase a mis libreras inmediatamente un ejemplar de las memorias de su autor, Claude Lanzmann (“La liebre de la Patagonia”, Seix Barral. Traducción de Adolfo García Ortega). Lanzmann no le tiene por qué caer bien a uno, aunque pueda resultar paradójico decirlo del creador de una obra que uno admira tanto, y de hecho está muy presente ese daimon suyo arrogante y ufano que ya se muestra en algún momento de su, llamémosle, gran documental. Pero en los creadores los defectos están muy cerca, o residen en el mismo lugar, que sus virtudes y sin esa agresividad adolescente no existiría no habría llevado adelante su empeño ni existiría su obra. No llega a caerme bien de todo pero me inclino a simpatizar con él porque, al cabo, todos tenemos nuestros defectos y me reconozco algo en su temperamento.

Seguir leyendo »

Inteligencia artificial con voz femenina

Sophia, el primer robot en conseguir la ciudadanía de un país (Arabia Saudí)

La Inteligencia Artificial (IA) tiende a ser construida por hombres, cuando no cada vez más por las propias máquinas o algoritmos (machine learning). Los hombres dominan Silicon Valley. No sé si en China. Pero a los ingenios de IA se tiende a ponerles voz de mujer. No de cualquiera, sino de entre 30 a 40 años, y con un toque de sensualidad. Es lo que reflejan las encuestas que elaboran las empresas en este sector. Y es lo que se traduce en la voz de Siri (Apple), de Alexa (Amazon), Cortana (Microsoft), el o la asistente de Google, etc. Aunque se pueda elegir otras voces, las femeninas vienen por defecto.

Algunos sociólogos creen que esta predilección empieza ya en el vientre materno. Las citadas encuestas arrojan esta preferencia de forma abrumadora, tanto para hombres como mujeres usuarias, al menos por defecto. No siempre fue así. Siri en el Reino Unido tuvo al principio voz masculina por defecto. En tiempos, Loquendo, corporación multinacional de tecnología de software, fundada en 2001 en Italia, desarrolló en castellano las voces (muestras concretas de actores con las que se ensamblan palabras y frases) de Jorge y Carmen. Jorge, mejor desarrollado, tuvo más éxito. Tanto que hoy esa voz está aún presente en autobuses de la Empresa Municipal de Transportes de Madrid. En 2001 una Odisea Espacial, la película de Stanley Kubrick que cumple medio siglo, la voz del ordenador HAL de la nave era masculina. Y tenía algo de malvado.

Son aún actores los que graban estas voces para la inteligencia artificial, a medida que ésta se acerca al lenguaje natural. Cada vez más se están desarrollando voces sintéticas, pero no lo son realmente, en contra de lo que pasa con la música. Las voces sintéticas no se generan aún de cero, sino de muestras específicas humanas grabadas. Quizás el punto álgido de estas voces sintéticas sea Hatsune Miku, la cantante virtual japonesa que recientemente protagonizó una ópera vocaloide, The End, en las Naves Matadero de Madrid. Interesante, más allá de la música, también por el libreto. Primero por la diferencia de culturas, por ejemplo, en las reflexiones de la protagonista, que se sabe sintética, en torno a la muerte, y lo que hay o, mejor dicho, no hay, después. Y luego por algunas de las cosas que decía la protagonista sobre las nuevas tecnologías. Por ejemplo, cuando señalaba que ella no hablaba por el móvil con personas, sino con el propio teléfono.

Seguir leyendo »

Las cicatrices del juez Piñar

39 Comentarios

Juana Rivas ante el juez Manuel Piñar.

Tras hacerse pública la condena contra Juana Rivas, la ministra portavoz Isabel Celaá se dirigió a los medios de comunicación pronunciando esas frases que tienes que decir cuando estás en el Gobierno, relacionadas con el acato y el respeto debidos a las sentencias judiciales, es decir, a la separación de poderes en un Estado de derecho. Pero no quiso evitar decir que hay sentencias que “duelen más” y su cara dejaba traslucir una indisimulable consternación. Me identifiqué con ese gesto que no era de crispación indignada sino de la seriedad que congela el habla si no tienes que hablar por obligación. Ante el televisor, yo también me había quedado muda unos minutos antes, cuando la noticia fue que Juana Rivas había sido condenada a cinco años de cárcel y a seis sin la patria potestad de sus hijos. Lo que dejaba muda y dolía, más allá de la condena misma, eran los términos del juez Manuel Piñar, quien dictó sentencia tan rápidamente que cabe sospechar que la traía redactada de casa. El juez que criticó a la Fiscalía por el “excesivo celo ideológico de proteger a la mujer”, que se opuso a la Ley Contra la Violencia de Género y que se refiere al “feminismo radical” para insistir en la violenta falacia de “las falsas maltratadas”.

Esos términos heladores de la sentencia contra Juana Rivas eran el prefacio de lo que sabríamos después acerca del juez Piñar (que bien podría llamarse Blas). Los medios recordaron que hace unos años dictó una sentencia que rebajaba la indemnización que pedía una joven de Granada tras un accidente con argumentos tan perversos como que la cicatriz, en una chica tan atractiva, podía ser un aliciente sexual. Dijo que los muslos son una parte del cuerpo que las mujeres no enseñan sino en traje de baño o en circunstancias tan íntimas que no te fijas en los detalles. Bueno, un asco. El problema es que ese asco es la máxima autoridad para juzgarte, interpreta las leyes, te absuelve o te condena, decide tu destino. Le ha tocado a Juana Rivas como le tocó en 1999 a una chica con la secuela de una cicatriz. Para contener las nauseas, he de pensar, literalmente, en términos poéticos: No hay cicatriz, por brutal que parezca, / que no encierre belleza. / Una historia puntual se cuenta en ella, / algún dolor. Pero también su fin. / Las cicatrices, pues, son las costuras / de la memoria, / un remate imperfecto que nos sana / dañándonos. La forma / que el tiempo encuentra / de que nunca olvidemos las heridas.

Me repito los versos del poema ‘Las cicatrices’, que la poeta colombiana Piedad Bonnett publicó en 2011 en su libro Explicaciones no pedidas. Pienso que, sí, la cicatriz del muslo de aquella chica granadina encierra, como todas las cicatrices, la belleza del fin de un dolor y el daño sin fin de la herida que fue. Y pienso en la otra herida: la que un juez abrió a aquella chica cuando le habló en términos brutales. La herida que ese juez abrió, como quien abre una cabeza con un mazo, en la prosa de la historia. Así puedo pensar que otras heridas también serán cicatriz, que nunca olvidaremos pero podremos sanar, que con historias puntuales vamos rematando las costuras de nuestra memoria. Solo así puedo no seguir muda ante un televisor. Solo en esta cadencia y estas formas soporto hoy constatar, una vez más, que la libertad y la dignidad de las mujeres estén secuestradas por jueces con togas como pasamontañas, jueces como Manuel Piñar, que rajan a las mujeres con sentencias como cuchillos y dejan cicatrices que recorren de arriba abajo el cuerpo de nuestra historia.

Seguir leyendo »

Ejercicio encanallado de la función jurisdiccional

35 Comentarios

Juana Rivas

Es obvio que las decisiones judiciales no pueden ser sometidas a ratificación popular. El principio de “exclusividad jurisdiccional”, que está presente entre los principios constitucionales relativos al poder judicial en todos los Estados democráticamente constituidos, exige que sean jueces y magistrados los únicos que puedan administrar justicia, así como también que los jueces y magistrados no puedan hacer otra cosa que administrar justicia. El Poder Judicial es un compartimento estanco en el interior del Estado Constitucional. No se puede penetrar en él desde fuera, pero tampoco él puede proyectarse hacia el exterior. Esto es lo que quiso decir Montesquieu en su famoso capítulo “Del Espíritu de las Leyes” sobre la división de poderes al calificarlo como “invisible y nulo”.

Únicamente los jueces y magistrados pueden, por tanto, administrar justicia y una decisión judicial únicamente puede ser corregida en el interior del poder judicial a través del sistema de recursos. Esto no puede ser siquiera sometido a discusión, a menos que nos situemos fuera del “Estado de Derecho”.

Ahora bien, la Constitución en el artículo 117.1 dice que “la justicia emana del pueblo”. Son las primeras palabras del primer artículo del Título VI de la Constitución, “Del Poder Judicial”. Esto es lo primero que el constituyente subraya respecto de dicho poder. La justicia “se administra” por jueces y magistrados, pero dicha administración tiene que “emanar del pueblo”.   

Seguir leyendo »

Viviendo al límite

41 Comentarios

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez

A mediados de mayo, cuando Mariano Rajoy lograba aprobar sus presupuestos y cerrar el apoyo del PNV, Ciudadanos deslumbraba en las encuestas y PSOE y Podemos se repartían las sobras del desgaste popular, la mayoría dábamos por hecho que se completaría la legislatura porque no daban las cuentas para sumar una mayoría alternativa a los populares.

A principio de junio, cuando Pedro Sánchez sacaba adelante su moción de censura y presentaba un gobierno recibido en los medios como si fuera el reparto de Los Vengadores 4, Albert Rivera desaparecía del mapa mediático, los populares se apuntaban a las primarias como si fuera la excursión de fin de curso del Marianismo y Podemos parecía el colega enrollado de una road movie, la mayoría dábamos por hecho que podría aguantar al menos hasta principios de 2020 porque la crisis del PP iba para largo.

A finales de julio, tras la sucesión de catastróficas desdichas de RTVE y el hundimiento del Maine de la senda de déficit, la derecha revive entusiasmada al poder elegir entre dos caudillos para reconstruir la unidad de España, como nosotros de niños cuando salía el nuevo Zipi y Zape, Podemos quiere marcar perfil propio, Carles Puigdemont avisa que se acaba el periodo de gracia y la mayoría sentencia que a Pedro Sánchez no le queda más camino que convocar elecciones porque en la democracia española hay una regla nueva: puedes gobernar con los presupuestos del año anterior pero no con los objetivos de déficit del año anterior.

Seguir leyendo »

Nicaragua, tan violentamente obscena

Daniel Ortega

Llevamos una diapositiva de aquellos tiempos cargada en la memoria. Fueron días de esperanza y de caminos abiertos al otro lado del charco, cuando Sandino fue resucitado por un pueblo en harapos que derrocó al tirano Somoza.

El nuevo gobierno del pueblo conjugaba a Lenin con Cristo y a Mao con Gramsci. Pero claro, el Patrón del Mundo, encarnado en el imperialismo estadounidense, no podía permitir tanta falta de respeto y cuando el viejo vaquero Ronald Reagan llegó al gobierno, financió la reacción contrarrevolucionaria. Fue entonces cuando la guerra fría tuvo su punto caliente en Nicaragua. Sólo faltó el facha de John Wayne, con su permanente gesto de oledor de mierda, para jugar a los pistoleros contra los indígenas.

Pero John Wayne estaba ya muerto, falleció poco antes de que las columnas guerrilleras derrocaran a Anastasio Somoza y el tirano saliera al exilio con los calzoncillos manchados de nicotina.  Poco después, reventarían su coche en Paraguay con él dentro. Un lanzacohetes cargado con granadas antitanques y justicia poética remató la acción y el escritor Julio Cortázar publicaría uno de sus trabajos más críticos y dolientes, dedicado a un pueblo que conquistó la lejanía. “Nicaragua, tan violentamente dulce”, lo puso por título. El bueno de Mario Muchnik se lo editó. No podría haber sido de otra manera.

Seguir leyendo »

La apropiación cultural no la creó Rosalía: siempre estuvo ahí

33 Comentarios

Fui a una fiesta de cumpleaños en Gallegos, una pequeña localidad segoviana, y sonó ‘Malamente’ de Rosalía, el éxito musical que mezcla flamenco y trap. La canté junto a una amiga, hicimos el gesto con las palmas del ‘tra tra’ y la bailamos. El single terminó, pero en el cuerpo se me quedó la sensación de que había cometido el pecado de la apropiación cultural, de ahí que haya venido a confesarme a esta tribuna.

Al nombre de Rosalía le suelen acompañar las palabras ‘apropiación cultural’ como si fueran sus apellidos, especialmente tras la publicación de ‘Malamente’. Un concepto que parece surgido del activismo en Twitter, pero que está presente desde que la cultura es cultura. Cada vez que se menciona son muchos los que apresuran a responder que ‘la cultura es de todos’, como si fueran de significados excluyentes: igual es porque no sabemos bien qué es.

Seguir leyendo »

Llegan los incendios climáticos: el Armagedón de las cenizas

24 Comentarios

Una mujer habla por teléfono en medio de varios coches quemados en Mati, al este de la capital griega

Los testimonios de quienes han logrado sobrevivir a la violenta oleada de incendios forestales en Grecia son sobrecogedores: “Todo estaba en llamas, todo: árboles, casas, coches”, “era el propio aire lo que ardía: al respirar te quemaba la nariz”, “huimos hacia la playa y al volver todo había desaparecido, solo quedaban cenizas”.

Hay más de ochenta víctimas mortales y centenares de desaparecidos. Las llamas han arrasado centenares de edificios, infraestructuras y equipamientos. El bosque ha desaparecido para siempre en amplias zonas del país, pues difícilmente volverán a verse cubiertas de árboles.

Los que han logrado escapar de las llamas alertan de que éste no era un incendio “normal”. Su testimonio coincide con el de quienes sobrevivieron a los grandes incendios del año pasado en Chile, California, Australia o Portugal.

Seguir leyendo »