eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

"Adiós, España"

45 Comentarios

Las cargas policiales y la insólita votación marcan la jornada en Cataluña

El referéndum que no existió lo ha perdido el Gobierno de Mariano Rajoy. La violencia policial quedará retratada en los medios de comunicación españoles y extranjeros y, a través de ellos, en la retina de millones de personas en todo el mundo. La derrota informativa y política es total, sin paliativos. 

El Gobierno que se dejó arrebatar el relato y la ilusión por parte de los independentistas se ha dejado quitar la imagen de modernidad y eficacia de la que tanto le gusta presumir. Es un gobierno desnudo, sin auctóritas, casi preconstitucional. 

Parecía un duelo entre la España posfranquista y otra que se despierta de una pesadilla. La reacción del PP parece sacada de los manuales de Rofolfo Martín Villa, cuando no existían las cámaras de los móviles y las redes sociales. Soraya Sáenz de Santamaría sigue lanzando sus frases de consumo interno como si solo existiera su televisión, la secuestrada TVE. Recuerda al texto de Gabriel García Márquez sobre la dictadura uruguaya, “los militares que se creyeron su propio cuento”. 

Seguir leyendo »

¿Por qué ordenó Rajoy violencia en Catalunya?

73 Comentarios

EFE

Sabíamos que las UIP, los antidisturbios, iban a ejercer la violencia física y a sembrar el terror sobre la ciudadanía catalana. Lo sabíamos porque la función de los antidisturbios siempre ha sido esa: pegar, intimidar, patear, disparar, aterrorizar. No es nuevo y agreden, como se ha visto en Catalunya, sin miramientos y de la manera más repugnante, también a personas mayores y a la prensa. Por eso el hecho de que el Ministerio del Interior acuartelara hace días a varios miles de antidisturbios en el puerto de Barcelona solo tenía un objetivo: reprimir allí con violencia la jornada electoral, al igual que en toda Catalunya con el despliegue de efectivos de la Guardia Civil.

Lo que aún no sabemos es cuál es la agenda oculta de Rajoy tras la violencia policial del 1-O. Pues suponemos que al organizar esa ofensiva de sesgo militar él también sabía lo que iba a pasar. Rajoy tenía que saber que las dotaciones policiales que mandó a Catalunya iban a reprimir con la brutalidad que les caracteriza, que habría heridos e que incluso se corría el riesgo de que hubiera muertos. No era descabellado temerlo, viendo cómo coge impulso un antidisturbios para patear y lanzar a alguien escaleras abajo en el Instituto Pau Clarís de Barcelona, cómo zarandean y retuercen los huesos a personas octogenarias, o cómo lanzan pelotas de goma ilegales y que pueden ser letales (aún no sabemos si el herido por una de ellas conservará su ojo).

¿Por qué Rajoy ordenó violencia en Catalunya sabiendo que se iba a encontrar con un pueblo defendiendo sus derechos y sus calles de manera pacífica pero dispuesto a resistir? ¿Por qué Rajoy ordenó violencia sabiendo que los medios difundirían en todo el mundo esa brutalidad? ¿Por qué Rajoy ordenó violencia si sabía que había llegado a Catalunya un nutrido grupo de observadores internacionales que darían cuenta de lo que allí pasara?

Seguir leyendo »

Homenaje a Catalunya

Un herido en el ojo por una pelota de goma disparada por la Policía Nacional

Cuando llegué a España en realidad llegué a Catalunya. No sabía casi nada del independentismo, ni del catalán hasta que un día le pedí a un profesor de mi mierda de master que si podía decir lo mismo pero en castellano, porque no lo había entendido, y me dijo que no. Cuando empecé a hacer mis pequeños descargos camuflados en gracietas: “porque cuando ustedes nos conquistaron, jeje…”, me contestaron que ellos no habían sido, que había sido España. Y les pedí disculpas.

Me han explicado de muy malas maneras la diferencia entre una mandarina y una clementina en español y en catalán. Ahora la sé perfectamente. Y es una enseñanza para toda la vida. Una vez, un señor impaciente porque terminara de usar un teléfono público me dijo en español muy clarito que me fuera a mi país. Y así para todo. Un día me fui de Barcelona pero me quedé en España. Solo en Madrid me han llamado “panchita” con cariño y sin cariño.

Cuando me preguntan si en España han sido racistas conmigo contesto que nunca tanto como en Perú. Es la pura verdad. Si hay algo que queda de la colonización es la colonia. Y muchos años después de la independencia de mi paisito ya no se necesitaban españoles para matar indios, ya lo hacemos nosotros, gracias. Desde que tengo memoria son peruanos matando peruanos.

Seguir leyendo »

'Ríndanse' es el único mensaje del Gobierno de Rajoy

Mariano Rajoy piensa en una estrategia.

Con su estilo de aristócrata que no se preocupa demasiado por las cosas mundanas, el portavoz del Gobierno comentó recientemente que España es el país más descentralizado desde el imperio austro-húngaro. Lucía Méndez escribía que esa  sorprendente comparación histórica era la forma en que Íñigo Méndez de Vigo pretendía contrarrestar las tesis del independentismo. 

Con estos argumentos, no es extraño que desde medios de posiciones muy diferentes se haya cuestionado la política informativa del Gobierno de Rajoy ante el referéndum. El presidente ha trasladado a ese campo el mensaje que repite como un robot en todas sus comparecencias, incluidas las "declaraciones institucionales" (sin preguntas, aunque si se las hicieran, respondería con lo de siempre) cuya única función es alimentar los informativos de televisión afines, es decir, para convencer a los ya convencidos. 

Todo consiste en limitarse a insistir en que hay que cumplir la ley, lo que no es un detalle menor, pero que pierde todo valor cuando se repite como si fuera una fórmula mágica. ¿Dónde queda la política? En dar instrucciones a los fiscales para que metan en vereda a los insurrectos. Y en dar carrete a Albiol para que siga haciendo de agente doble, porque cada vez que abre la boca el presidente del PP catalán, las urnas se llenan de votos. No en el sentido en que él cree. 

Seguir leyendo »

#AporEllos

El idealismo no es otra cosa que el materialismo puesto del revés en la mente de las personas. Cuando el citado idealismo llega a la red social del pajarito azul, se expresa con banderas virtuales y gritos de guerra.

Sin ir más lejos, la etiqueta #AporEllos es un berrido de apoyo a la Guardia Civil cargado de idealismo, algo tan absurdo que sólo sirve para alentar a un cuerpo militar cuyos efectivos se desplazan a Cataluña como una legión dispuesta a invadir las fronteras extranjeras. Algo así no se había vivido desde los tiempos de la División Azul, cuando Rusia era culpable y por quedar bien con Hitler, los fachas de entonces llevaron al matadero a buen número de infelices.

En el día de hoy -años después de aquello- la España más congestionada, la de cantina cuartelera y golpe en la mesa, nos viene a revelar que Franco no murió, que la muerte de Franco no fue más que un hecho biológico ocurrido en su persona; que la inmundicia de su herencia ha traspasado las estructuras psíquicas hasta formar parte de ellas y que la Transición fue la manera de adaptar el viejo régimen a las nuevas condiciones de un país que se va a nombrar como “demócrata”. Un país donde el que fuera príncipe luego fue un rey que asumiría una monarquía legitimada por el mismo Movimiento que llevó a Serrano Suñer a lanzar la consigna de los tiempos desde un balcón de Madrid: ¡Rusia es culpable!

Seguir leyendo »

Sísifo se ha unido al grupo

43 Comentarios

Mariano Rajoy, junto al Carles Puigdemont

Palpita en muchas actitudes una especie de sensación de que hoy, el 1-O, arribamos a una meta en la escalada de tensiones y de incertidumbres y que pasado el día señalado habremos salvado un gran obstáculo. Unos, porque consideran que el día 2 amanecerá como el señalado para la liberación y se verán frustrados, y otros porque pretenden que no celebrándose la votación declarada ilícita ya se habrá resuelto lo más grave del pulso entre una parte de los catalanes y el Estado, pero estos tampoco verán sus esperanzas cumplidas.

La realidad es muy otra. Todo lo que hemos visto hasta ahora puede quedarse chico ante la necesidad de gestionar la realidad que nos espera a partir del lunes. La semana que viene será aún más complicada y las ramificaciones y problemas subrogados que nuestro sistema político y social vivirá se amplificarán si cabe. Transcurra como transcurra el día de hoy, todos saldremos magullados. Puede que unos más que otros, pero no hay esperanza para los que piensen amanecer ajenos.

Desde el Govern tendrán que elegir entre continuar la huída hacia ninguna parte o reconocer que no es posible hacer las cosas tal y como prometieron al pueblo. El Gobierno tendrá que mostrar sus cartas respecto a cómo piensa hacer frente a esta nueva situación y a una eventual declaración unilateral de independencia y ahí pueden comenzar a complicarse las cosas. Los que han sustentado la idea de defensa del Estado de Derecho y de la Constitución no están forzosa ni acríticamente de acuerdo con el Partido Popular y sus modos de actuación. Es un sofisma pretender que alinearse con la defensa de la legalidad es alinearse con Rajoy, su partido y su forma de entender y de hacer las cosas. No es así y no querer verlo es una manipulación. Los socialistas están ahí, con los dientes cerrados como un emoticono, esperando tensos la llegada de ese momento. De los sucedido hasta aquí hay que matizar muchas cosas y, sobre todo, la utilización directa de la Fiscalía, sin filtro judicial, para ciertas acciones. La realidad de ese exceso ha quedado probada con la orden de la instructora del TSJC de que cesen las diligencias y le sean entregadas. Ya ven, el sistema que sigue funcionando aunque le pese a algunos. No obstante, esa aquiescencia forzada por el sentido del deber no tiene por qué ser absoluta y expansiva y eso es lo que no se si Rajoy y sus huestes terminan de ver. Su manera de dejar pudrir los asuntos nos ha traído hasta aquí, pero no puede contar con que el discurso de la racionalidad y la defensa de la ley obligue a acompañarle por senderos de dudoso trazado en materia de defensa de la legalidad y los derechos y de utilidad política.

Seguir leyendo »

Las cuentas entre la banca y el Estado: paga el contribuyente

El ministro Luis De Guindos y el banquero Rodrigo Rato

Este mes de septiembre, mientras todo el mundo mira obnubilado dirección Cataluña,  el Banco de España ha publicado la actualización de las cuentas del rescate bancario que España afrontó durante la crisis financiera. Y digo cuentas porque el rescate fue un préstamo del Estado español –a través de diferentes instrumentos del BCE– a diversas entidades bancarias. Y las cuentas se hacen porque, en calidad de préstamo, uno espera recibir de vuelta no sólo el importe íntegro, sino también sus intereses. No estoy hablando de un instrumento que precisamente los bancos no conozcan y de nada que el presidente del Estado español Mariano Rajoy no dijera: "éste es un crédito a la banca, que va a pagar la propia banca", en una sesión de control en el parlamento allá por 2012.

Pues lo dicho, hagamos cuentas.

El Estado –usted y yo, vamos, todos– ha prestado al sector bancario un total de 54.353.000.000€ (demasiados ceros; para hacerse una idea, es la suma del presupuesto español destinado a Sanidad para toda una década), de los cuales hasta ahora se han recuperado 3.873.000.000€ –o lo que es lo mismo, el 7%–. Las cuentas empiezan mal, peor aun si se tiene en cuenta que "los recursos netos destinados al apoyo del sistema financiero", tal y como lo describe el propio Banco de España en su informe, podrían ascender a más de 62.000 millones de euros. Y la duda parece obvia: ¿podrían ir mejor estas cuentas? Pues, de hecho, otros países como EEUU han recuperado ya al completo la inyección de capital al sector bancario durante la crisis, incluidos los intereses. Es probable que el sector español se haya retrasado un poco en la devolución del dinero prestado. Desde 2008 a 2016, se calcula que hubo 485 mil familias desahuciadas por precisamente no ser capaces de pagar sus hipotecas a tiempo a los propios bancos. Cuestión difícil de pasar por alto pero, como acreedores, podríamos pensar que lo importante es recuperar el dinero y utilizar los intereses precisamente para, por ejemplo, paliar este tipo de situaciones en el futuro.

Seguir leyendo »

La restauración, la democracia y el museo

Isabel II

El pintor Antonio López remarcó una vez, en una entrevista, que fueron los impresionistas quienes lograron la independencia de la creación a finales del siglo XIX, cuando los pintores dejaron de ser artesanos que dependían de un sueldo de la corte y pudieron ejercer su arte en libertad. Sin embargo, matiza, que él trabajó en el cuadro de la familia real, una obra que fue un encargo a la antigua usanza.

Con un encargo el artista pierde su libertad radical, el libre albedrío creativo. Tal vez el último gran pintor en una corte fue Goya, quien además también trabajó de manera privada, es decir, que también desarrolló una obra surgida exclusivamente de su voluntad creadora, como las series de litografías Caprichos y Desastres y las Pinturas Negras que produjo en su casa de Madrid conocida como la Quinta del Sordo, levantada sobre el río Manzanares, en la margen opuesta al Palacio Real.

Según Robert Hughes, a pesar del ideario liberal de Goya, puede que exista un deseo manifiesto de leer una crítica en su retrato de la familia del rey Carlos IV, pero no hay ninguna evidencia de que pintase un desfile de bufones en esa obra, "incluso puede ser que Carlos y María Luisa fueran mucho más feos en la vida real, y que el retrato sea un auténtico acto de caridad", sugiere.

Seguir leyendo »

El pollo y la gallina no son cosas, son aves

Gallinas

Este fin de semana celebramos el Día de las Aves y muchos aficionados acuden a nuestros campos, bosques y aguazales para disfrutar de ellas. Sin embargo, nadie se acuerda de esas otras que tenemos encerradas en las naves avícolas para que nos sirvan de alimento. Porque aunque las tratemos como tal, los pollos y las gallinas no son cosas: son aves.

Estoy convencido de que la mayoría habéis sentido el mismo escalofrío que me recorre el cuerpo cada vez que me cruzo con un camión de transporte aviar en la carretera. Una tremenda sacudida emocional que remueve mi conciencia y me estruja el alma.

Al ver a esas pobres aves allí, encajonadas y amontonadas como una mercancía cualquiera, convertidas en meros amasijos de carne y plumas, me pregunto: ¿Cómo hemos podido convertirnos en tales monstruos? ¿Por qué los seres humanos ejercemos un especismo tan despiadado hacia el resto de criaturas del planeta? ¿Cuándo y por qué motivo decidimos convertir a los animales que nos sirven de alimento en cosas y cómo es posible que hayamos alcanzado tal nivel de insensibilidad hacia ellos?

Seguir leyendo »

De qué hablar para no hablar de la independencia

Emmanuel Macron, presidente de Francia

No me malinterpreten. No es que no me parezca importante este problema. Hoy ¿se celebra? el "referéndum de la dignidad, la liberación del pueblo que sueña con su identidad libre del opresor español", según unos; o el "referéndum ilegal, electoralista y sin garantías que impone a los españoles una situación tremendamente perjudicial para los catalanes", según otros. Me sumo al coro de voces que claman por un cambio de tema del "monotema", dicen. 

Muchos ciudadanos tenemos la sensación de que la política se nos ha ido de las manos o, lo que es peor, que a los políticos se les ha ido la política de las manos. No sé cómo saldremos de ésta pero la distancia hoy entre las personas en edad de votar y la política es enorme. Ya hay dos relatos, y no es el de la independencia contra la unidad, ni tan siquiera el de la dictadura frente a la democracia. Los dos relatos son el de la política y el de la gente. Diferentes, alejados, incomprensibles entre ellos. El 82% de los catalanes creen que la solución es un referéndum de independencia pactado y, sin embargo los políticos, que parecen ciegos y sordos, han seguido con su juego de florete. Pero esto ya no es una exhibición de esgrima, esto ya es un campo embarrado de lucha libre, sin normas. El club de la lucha. 

Como les decía, estaba buscando temas para no hablar del proceso independentista del que ya debe haberse dicho todo. Así que me he puesto a pensar y he empezado a preocuparme por lo siguientes temas: 

Seguir leyendo »