eldiario.es

9

Apoyarse en fascistas para quitar a Manuela Carmena

47 Comentarios

Santiago Abascal en un mitin

Se refería a la humanidad, supongo, pero tras el recuento electoral Díaz Ayuso dijo "el hombre": que lo más importante que tiene el hombre es la libertad. "Soy la presidenta de todos los españoles en Madrid", ha dicho también. Es absurdo que alguien tan incapaz como Díaz Ayuso pueda ser presidenta de la Comunidad de Madrid, pero a los votantes de derechas no les importan las aptitudes de sus candidatos. Total, para robar solo hay que ser ladrón y para robar de las instituciones, los fondos y las empresas públicas solo necesitas que te lo permitan tus fundamentalistas. La corrupción de la trama Gürtel, la trama Lezo o el caso Púnica no les importa. La corrupción de Ignacio González y Francisco Granados no les importa. El espionaje de Esperanza Aguirre a los adversarios no les importa. El desmantelamiento y la privatización (Díaz Ayuso lo llama "colaboración público-privada"), para favorecer a unas pocas empresas concesionarias, de una sanidad pública que favorecía de manera universal y con calidad no les importa. Que hayan aumentado, y quieran incrementar, las subvenciones a colegios privados, muchos ultracatólicos, mientras Madrid es la comunidad que menos invierte en sus escolares no les importa. El escándalo del caso Máster no les importa.

Avergüenza mucho una ciudadanía así. Más aún sabiendo que, aunque el PP se había desplomado en la generales (y, de hecho, ha perdido votos en las municipales y autonómicas), el gobierno de Díaz Ayuso sería posible si pacta con Ciudadanos pero también con los fascistas de Vox. A fin de cuentas, para ella "Vox no es extremo, tiene postulados que no comparto pero es un partido democrático con el que se puede llegar a acuerdos". El partido democrático al que se refiere es el de Ortega Smith, que quiere apartar el Orgullo LGTBI llevándolo a la Casa de Campo, y Rocío Monasterio, que se atreve a mencionar la zoofilia mientras sostiene un folio con el logo de COGAM. Avergüenza una ciudadanía capaz de entregar su voto a esa formación (aunque menos que en las elecciones generales), pero también a un PP que se sabía que solo podría gobernar con semejantes alianzas y a un Ciudadanos que hizo lo mismo antes en Andalucía. Díaz Ayuso ya ha avisado de que no quiere dejar "infrarrepresentada" a ninguna de las formaciones con las que pactará, incluida Vox. Asusta que a esa ciudadanía no le importe la presencia de gente así en las instituciones democráticas. Deja estupefacta que les pueda convencer el tándem ultraderechista junto a Díaz Ayuso.  

La falta de escrúpulos políticos de la que será presidenta de la Comunidad de Madrid (y, con seguridad, también la misma de Ciudadanos), más algún error de Manuela Carmena y numerosos errores de la izquierda han traído la peor noticia para la ciudad: que Carmena haya perdido la alcaldía. Costó mucho tener a alguien como ella y pierde Madrid. No ha habido nadie mejor al frente del consistorio en muchas décadas y su gestión deja muchos y visibles beneficios. Con Madrid Central ha disminuido notablemente la contaminación del aire y las calles del centro se han vuelto mucho más cómodas y agradables sin la saturación de coches. La deuda ha disminuido al tiempo que ha aumentado la inversión en servicios públicos. Madrid ha tenido un perfil feminista e inclusivo. Veníamos de Ana Botella. La que vendió viviendas sociales a fondos buitre con los que trabaja su hijo José María Aznar Botella. Pero, a pesar de tener más votos que sus rivales, Manuela Carmena ha perdido la alcaldía. Ganan los perdedores por la misma vergonzosa razón que mantendrán la Comunidad: los pactos con los fascistas. Da mucha vergüenza también que alguien como Martínez-Almeida vaya a sustituir a alguien como Carmena y que lo vaya a hacer con el apoyo de alguien con la violencia verbal e ideológica de Ortega Smith.

Seguir leyendo »

Las élites piden ayuda a Ada Colau

33 Comentarios

Ernest Maragall, Ada Colau y Manuel Valls.

En Barcelona existe una regla no escrita y es que gobierna el primero que llega. Pasó con el PSC durante décadas, con Convergència en la única legislatura en la que ha dirigido el Ayuntamiento y fue también así hace cuatro años tras la victoria de Ada Colau. A Xavier Trias hubo quien lo criticó por haber reconocido la victoria de los 'comuns' la misma noche electoral. Colau este domingo hizo lo propio con Ernest Maragall hasta que unas horas después matizó sus palabras. En Barcelona jamás se ha intentado una mayoría alternativa porque la aritmética no lo permitía, porque nunca se han planteado pactos antinatura o simplemente porque se daba por hecho que quien gana es alcalde.

Colau logró ser alcaldesa pese a que los 'lobbies' de la ciudad no la aceptaron nunca. Son esos mismos grupos (que tan bien se mueven por los despachos) los que se enfadaron con Trias por no haber intentado evitar que los 'comuns' gobernasen hace cuatro años. No pudieron evitarlo aunque esas élites nunca se dieron por vencidas. Cada vez que se disputa un partido quieren ganarlo o por lo menos controlar siempre la pelota.

La ruptura del pacto de con el PSC a raíz del apoyo de los socialistas a la aplicación del 155 alejó a la alcaldesa de una parte de sus votantes y todavía más de unas élites acostumbradas a ser muy bien tratadas por las instituciones. Los socialistas no han perdonado a Colau que dejase en manos de las bases de los 'comuns' la decisión de romper el acuerdo. Y los réditos electorales obtenidos por el socialista Jaume Collboni en el distrito de Nou Barris, el que era el principal feudo de Colau, podrían hacer pensar que ella se equivocó.

Seguir leyendo »

¿Quo vadis, Unidas Podemos?

30 Comentarios

Carmena y Errejón en un acto de Más Madrid.

Uno de los elementos clave de las elecciones del pasado 26 de mayo era saber la implantación o la posible consolidación territorial del partido Unidas Podemos. El nivel de organización y estructura a nivel local y municipal resulta de vital importancia para que un partido pueda tener músculo para reponerse a los embates políticos y, en última instancia, poder sobrevivir.

Los resultados muestran un claro retroceso de este partido en Castilla y León, donde pasan de 10 escaños a 1, de 9 a 4 en Asturias, de 14 a 5 en Aragón, de 6 a 4 en Extremadura, de 3 a 0 en Castilla-La Mancha o de 7 a 2 en Navarra. Además, es significativo que allí donde UP han mantenido mejores resultados, son formaciones más alejadas de la dirección de UP como Adelante, o que incluso no forman parte de la estructura organizativa, como Compromís o En Comú-Podem.

Saber qué pasaría tanto en la ciudad de Madrid como en la Comunidad era especialmente importante para este partido porque tenía consecuencias para su subsistencia y la necesidad de reestructurase.  En este espacio se estaban disputando con Más Madrid saber cuál era el partido hegemónico o de gobierno de la izquierda, tanto en el Ayuntamiento como en la Comunidad. UP y Más Madrid tenían una relación complicada, ya que se integraban en la misma candidatura para el Ayuntamiento, pero formaban una candidatura independiente con los segundos. Así que asumían incentivos de competición diferenciados para los dos niveles de gobierno.

Seguir leyendo »

Una distopía feminista para Madrid

24 Comentarios

La marcha feminista avanza por la Gran Vía madrileña el 8M de 2019.

El Orgullo desfilando en silencio por la Casa de Campo. Cobrando entrada para poder pagar la limpieza después de la celebración. El 8M pasando por una Cibeles que, esta vez, no se ilumina de violeta. Este año no hay en los edificios carteles que griten 'Madrid feminista'. Han sido sustituidos por "No a la ideología de género". Las asociaciones que atienden a las mujeres que denuncian agresiones sexuales están a punto de echar el cierre. Alguien decidió que eran "chiringuitos" que no merecían un euro de dinero público. El centro de crisis que iba a estar abierto 24 horas para atender a víctimas de violencia sexual y que estaba a punto de inaugurarse ha enmudecido. Las trabajadoras de violencia de género tienen miedo. Hay quienes han pedido sus datos porque, dicen, han perjudicado a muchos hombres.

Podría ser una distopía feminista al estilo de 'El cuento de la criada'. O el Madrid que quieren el PP y Vox. El experimento que empezó en Andalucía en enero, un gobierno del PP con pactos con Ciudadanos y Vox, llega a la Comunidad y al Ayuntamiento de Madrid. Y sin ánimo de ser centralistas, el control de la capital del país y de la región que lo alberga no es solo importante en términos simbólicos, es también una cuestión de poder. Sobre todo cuando hablamos de la ciudad por la que ha discurrido la movilización feminista más masiva que hayamos visto, el Orgullo Gay más celebrado; la que ha hecho posible las protestas espontáneas rabiosas contra la sentencia de 'la manada' y la que en los últimos cuatro años ha tratado de ponerse a la vanguardia en políticas de igualdad.

Es fácil pensar que una coalición de las derechas no va a gobernar para ese Madrid sino, más bien, contra ese Madrid. No faltan indicios. Lo que sabemos de la fórmula andaluza es que sus primeras medidas relacionadas con la violencia de género han tenido que ver con un escrutinio de las trabajadoras del área. Han extendido las sospechas sobre sus intenciones, su labor, su formación. Han pedido sus nombres. Han abonado la idea de que, efectivamente, existen "chiringuitos" y no organizaciones que hacen un trabajo que no asumen las administraciones.

Seguir leyendo »

Junqueras, Puigdemont y Comín, diputados europeos

67 Comentarios

Los hechos son testarudos, reza un conocido refrán. Y todas las elecciones que se vienen celebrando desde el inicio del procés nos lo acaban recordando. Llueva, truene o ventee, el nacionalismo catalán resiste, demostrando que forma parte de la constitución material de España y que no se puede prescindir de él para dirigir democráticamente el país. Así viene siendo desde las elecciones del 15 de junio de 1977 hasta hoy. El triunfo de la moción de censura, de la que se va a cumplir un año, fue la última prueba de lo que estoy diciendo.

Por eso es un error intentar ajustar las cuentas con el nacionalismo catalán a través de los tribunales de justicia. En la época de Franco se podía hacer. En la España, Estado miembro de la Unión Europea, no es imposible, pero sí muy difícil. Se tienen más recursos para ejercer el derecho a la defensa. Los tribunales pueden decretar la prisión provisional contra Oriol Junqueras o pueden imponer un destierro por tiempo indefinido a Carles Puigdemont, negándose a aceptar la decisión del Tribunal Superior de Schleswig-Holstein sobre la extradición solicitada por el Juez Instructor Pablo Llarena. Pero no pueden impedir que Junqueras y Puigdemont, desde la cárcel o desde el exilio, sean elegidos diputados al Parlamento Europeo, porque hay un número suficiente de ciudadanos que los eligen como sus representantes. Un número que no ha decrecido, ni es previsible que lo haga en el tiempo en que es posible hacer predicciones.

Desde la noche de este domingo la pretensión de ajuste de cuentas a través del Tribunal Supremo va a tener que enfrentarse con un obstáculo del que vengo advirtiendo desde hace tiempo. Los tres diputados que han sido elegidos hoy acabarán teniendo la inmunidad parlamentaria que tienen todos los diputados europeos. La tendrán a partir del momento en que sean proclamados diputados electos, que es algo que necesariamente tendrá que producirse en unas semanas. No hay ningún tribunal español que pueda impedirlo. Y si el Tribunal Supremo intenta hacerlo, el final será humillante para él y para el sistema de administración de justicia del que es el máximo exponente.

Seguir leyendo »

Los españoles quieren más política y menos drama

23 Comentarios

El PSOE gana las elecciones europeas al obtener 20 escaños, 8 más que el PP

Más allá de las ganancias y pérdidas de unos y otros, el 26M confirma una tendencia general que ya marcó los resultados de abril. Las españolas y los españoles han dicho en las urnas, aún más claramente, que prefieren la política al teatro y el melodrama. Han crecido los partidos que han apostado por moderar sus formas y sus discursos y han castigado a aquellas fuerzas que han jugado a llevarlo todo a los extremos más desaforados del lío y el conflicto. Las reinas del drama bajan, los líderes políticos suben.

Los datos lo confirman. El PSOE ha superado la barrera del 30% de los votos que no pudo pasar en las Generales. La vuelta al centro del Partido Popular le ha permitido recuperar la barrera del 20% de los sufragios, sumada a la capacidad de resistencia que ha vuelto a acreditar su organización territorial.

Los grandes derrotados de la noche son los apóstoles de la tensión: Ciudadanos y Vox. Los naranjas ven cómo el PP aleja con claridad cualquier opción de que se les dispute su posición de liderazgo en la oposición en esta legislatura. La derecha extrema española retrocede incluso por debajo de sus expectativas más conservadoras; la reconquista va a tener que esperar y mucho. El caballo que montaba ufano Santiago Abascal se ha quedado en borrico.

Seguir leyendo »

¿Por qué ha perdido Ada Colau?

56 Comentarios

ERC ha arrebatado la alcaldía a Colau.

Ada Colau pudo, pero solo por un rato. Podría decirse que lo intentó, pero los barceloneses no le han dado una segunda oportunidad pese a que la suya es, recurriendo al tópico felipista, una dulce derrota puesto que ha perdido por un puñado de votos frente al republicano Ernest Maragall. Los detractores de Colau, que los tiene y algunos muy poderosos, defenderán que no hizo lo suficiente para merecer seguir en la alcaldía. Otros, sus partidarios, lamentarán no tener una segunda oportunidad para demostrar que otra forma de gobernar es posible.

La campaña ha sido un todos contra Colau y pese a que se debatió sobre vivienda, seguridad o movilidad, Barcelona es también la capital de Catalunya y eso ayuda a entender qué ha pasado este domingo. Se ha votado a favor o en contra de lo hecho por los 'comuns'. Pero no solo se ha votado eso. En sus feudos muchos de sus votantes han regresado al PSC. Habrá quien lo explique por el ‘efecto Sánchez’ y quien la atribuya a una cierta decepción con la gestión de los 'comuns', tanto de la ciudad como del proceso soberanista. Sea por un motivo, el otro (o una combinación de ambos), pero el socialismo recupera mucha fuerza en la capital que gobernó durante décadas.

En Barcelona no solo se ha examinado el trabajo hecho por los 'comuns' y lo que ha quedado pendiente en esta legislatura. Porque, aunque haya quien se engañe pensando que no es así, en Catalunya había, hay y habrá un problema político que ha contribuido a que ERC logre por primera vez la alcaldía de Barcelona desde la recuperación de la democracia (el último alcalde republicano fue Hilari Salvadó en 1937).

Seguir leyendo »

El prestigio de la Justicia española

36 Comentarios

Junqueras y Rufián.

Antes de que finalice el domingo, sobre las 11 de la noche, una vez que haya finalizado el escrutinio provisional de las mesas electorales para las elecciones al Parlamento Europeo, sabremos que Oriol Junqueras ha sido elegido para ser miembro del mismo. Es en el día de la votación en el que a través del ejercicio del derecho de sufragio por los ciudadanos se produce la elección de los diputados: europeos, nacionales o autonómicos.

No será proclamado candidato electo, sin embargo, hasta unas semanas después, de acuerdo con lo previsto en la Ley Orgánica de Régimen Electoral General. Desde la noche del domingo Oriol Junqueras será materialmente diputado en el Parlamento Europeo, pero no lo será todavía formalmente.

Con esta distancia temporal entre el momento de la elección y el momento de la proclamación es con la que parece estar jugando el Tribunal Supremo para sortear el escollo de la inmunidad parlamentaria. Hemos sabido por los medios de comunicación que el Tribunal Supremo tiene previsto finalizar la vista oral el 11 de junio, cuatro días antes de que se produzca la proclamación de Oriol Junqueras como parlamentario electo.

Seguir leyendo »

Los presos, nosotros y el voto

El juez Marchena (centro).

Si esto que está ocurriendo lo leyéramos en una novela, Marchena sería claramente un saboteador del sistema que en apariencia defiende. Un porro, se llama en México: alguien aparentemente interno que lo revienta todo desde dentro. Un máster del contraespionaje. Un protagonista que sin duda se convertiría en el protagonista de una saga de suspense político. O como se ha dicho tradicionalmente en el Estado Español: un figura.

Marchena, si esto fuera mentira, sería un figura dicho con cierta exclamación involuntaria. Casi con caspa. “¡Joder, vaya figura el tío!”, algo así. Si fuera mentira, pero no lo es. La verdad es que un gobierno hecho de ciudadanos electos ha negado un derecho adquirido por cuatro ciudadanos también electos en las urnas. La verdad es: un gobierno español ha suspendido a cuatro diputados catalanes electos; la verdad es mucho peor: un gobierno ha vetado un resultado electoral. Y esto es gravísimo y tiene un nombre. Aunque tengamos que vigilar la ligereza con la que se usan ciertas conductas como si fueran adjetivos (nazi, fascista, nacionalista, etc), lo cierto es que desobedecer el mandato de las urnas tiene un nombre y sus consecuencias pueden ser terribles. Sobre todo, en una sociedad y un contexto que socialmente parece avalarlo o, cuando menos, omitirlo. Pecado cristiano que merece ser recordado como un acto inmoral pagano: la omisión a la justicia. También gravísimo. Igualmente impune.

Lo que pasa es que los nombres también están prohibidos. En Catalunya no se puede decir ‘presos políticos’ en los medios públicos y en muchos sitios del Estado Español no se puede decir de la monarquía lo que pensamos de la monarquía; por poner dos ejemplos. Y esa injusticia con la que convivimos, sin duda, es la misma injusticia con la que se convive en muchísimos lugares del mundo (si no en todos). Todos los gobiernos cometen actos indignantes a los que no tienen derecho ético (ni jurídico, si la ley fuera un lenguaje común a toda la ciudadanía). El nuestro resalta en algunas cosas, destaca por algunos méritos y merece nuestro aplauso por algunas decisiones. Pero más allá del gobierno que ha ganado las últimas elecciones, más allá de los pactos y los ententes, hay una maquinaria de estado que brutaliza incluso a los gobiernos. Es una maquinaria que no sólo tiene que ver con la política sino que también está alimentada por el mercado, el poder financiero, los poderes eclesiásticos y las viejas fundaciones. Y ese poder es el que a menudo entorpece que la democracia pueda defenderse a sí misma.

Seguir leyendo »

¿A qué juega la Unión Europea en su vecindad mediterránea?

Refugiados sirios cruzan la valla fronteriza que separa su país de Turquía tras romper la alambrada, en la zona de Akcakale. La multitud huye de los enfrentamientos armados en el norte de Siria entre kurdos y los islamistas del autoproclamado Estado Islámico. / (AP Photo/Lefteris Pitarakis).

Primero, con la Política Global Mediterránea (1972-1992) y con la Política Mediterránea Renovada (1992-96), el objetivo de la Unión Europea (UE) era paz y estabilidad. A partir de 1995, desde la Asociación Euro-Mediterránea hasta la actual Unión por el Mediterráneo, lo que se pretende es crear un espacio de paz y prosperidad compartida. Pero, más allá de jugar con las palabras, la tozuda realidad obliga a reconocer que hoy ese mismo espacio es cualquier cosa menos pacífico y desarrollado. De hecho, es la zona más militarizada del planeta, con varios focos de conflicto activo sin vías de solución, y es donde se registra la mayor brecha de desigualdad del planeta en términos de desarrollo (con la excepción de las dos Coreas).

Evidentemente, no todo lo que en él ocurre es exclusiva responsabilidad de la UE y sus Estados miembros, pero es mucha la carga que nos corresponde, no solo por acciones y omisiones históricas, sino también por lo que seguimos haciendo en la actualidad. Un primer ejemplo de ello es la pasividad generalizada ante las constantes violaciones israelíes del derecho internacional, dejando de manifiesto tanto la falta de una voz única en el escenario internacional, como de voluntad política para hacer pagar las consecuencias a quienes no se ajusten a las reglas de juego.

Progresivamente, la cuestión palestina ha ido perdiendo peso político en la agenda comunitaria para convertirse ya casi exclusivamente en un tema humanitario, asumiendo que Israel está en condiciones de inclinar definitivamente la balanza a su favor con el innegable apoyo de Washington.

Seguir leyendo »