eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

Decidir en tiempos revueltos

El Gobierno ya ha obrado en favor de los más vulnerables, como otros; pero le falta reparar errores y frenar las agresiones que vienen disfrazadas hasta de democracia

29 Comentarios

Niño lee durante el confinamiento. EFE

Un niño lee durante el confinamiento. EFE

Es un silencio denso, inaudito en las ciudades, que se rompe en aplausos una vez al día y, cada vez más, en gritos a toda hora. Un simple virus ha desbaratado a la sociedad mundial como nunca logró hacerlo, en profundidad y extensión, ningún arma premeditada. La verdad de nuestro mundo ha quedado desnuda frente al espejo. Esto no iba bien y se ha demostrado con creces, de la forma más brutal. La sociedad preexistente agudiza sus grandezas y miserias y se descompone por sus extremos más podridos. Es hora de grandes decisiones, en estado precario, para marcar la salida más airosa. Y el enemigo no cesa de poner zancadillas.

La pandemia ha infectado ya a más de dos millones y medio de personas en todo el mundo y ha matado a casi 172.000, en cifras que se incrementan por horas. Las de los fallecidos son apenas las únicas fiables en ese maremágnum de diferentes criterios de evaluación o de ocultaciones más o menos deliberadas. El mismo mapa hace un mes marca una diferencia espectacular, expresión gráfica de la envergadura de la enfermedad a la que nos enfrentamos. El coronavirus mata, y enferma, y destruye. Las víctimas se han incrementado por los colapsos de los sistemas sanitarios que, en buena parte desmantelados por el neoliberalismo, no estaban preparados para una pandemia. La destrucción vino como consecuencia.

Paralizar la actividad ha detenido, sin embargo, el avance de la enfermedad que hubiera sido todavía mayor, exponencialmente mayor. Pero se demuestra que es difícil vivir confinado. La suspensión de la actividad económica tiene ya consecuencias muy negativas y se prevén mayores. La cotización por debajo de cero, por primera vez en la historia, del barril de petróleo norteamericano o los 20$ del Brent, son un símbolo explícito de la parálisis. No hay espacio para almacenar el sobrante. La agricultura, entre tanto, no encuentra manos para recoger las cosechas porque todavía rige la misma ley de oferta y demanda. Un caos.

Añadan que no ha habido ni mascarillas, ni guantes, siquiera para protegerse porque tampoco se pensó en ello. Y que proveedores, básicamente chinos, han engañado a los gobiernos desde España a Portugal, desde Holanda a Francia. No enviando los pedidos, o mandando productos defectuosos, también en los test. Ha habido pirateo de materiales, robados en el tránsito, y la puja en los aeropuertos del que paga más por lo ya contratado por otros. La América grande de Trump lo ha hecho, según se ha informado. Éste es el precioso mundo que tenemos. A conservar, según quieren sus beneficiarios.

La pandemia de coronavirus no es una guerra, pero sí lo son algunas de sus reacciones. Asistimos a presiones, con individuos armados, para que se reanude la actividad. En Brasil y Estados Unidos, países en los que los botarates violentos están perfectamente representados por sus gobiernos. No así el resto. Apavorados, dicen en portugués brasileño, en una palabra enormemente descriptiva. Con motivo.

Aquí, en España, el silencio se rompe por los graznidos de los cuervos que salen a aprovecharse de la pandemia. Por los que aporrean su ira indiscriminada contra una cazuela o los que intentan aplacar su miedo con amuletos como banderas e himnos patrióticos. Todos del mismo sector. También los hay, demasiados, que solo esperan a ver por dónde escampa. Muy tocados por el dolor y la desesperanza.

El gobierno de España tiene que adoptar drásticas decisiones. Ya ha obrado en favor de los más vulnerables, como otros europeos incluso conservadores. Arrostrando los ataques de quienes defienden tirar del carro como estaba sin importar los daños que produzca. Pero le falta reparar errores y frenar las agresiones que vienen disfrazadas hasta de democracia.

El Gobierno ha de proveer de elementos de protección sanitaria. Inexcusablemente. Ya. En particular, al personal sanitario que acumula un 15% de los contagios. Sanidad dice haber repartido 53 millones de mascarillas estos últimos días. Y ha fijado el precio de cada una de ellas en un máximo de 0,96 euros. Y debe exigir a las comunidades autónomas que reabran y refuercen la atención primaria. Los datos confirman que dolencias graves han quedado desatendidas al verse desplazadas por el coronavirus, y esa falta de medios que conocemos.

Se ha de abordar con valentía y prudencia el desconfinamiento. Calibrar pros y contras. Los niños necesitan respirar. En pocas horas, el gobierno ha rectificado y permite salir a los menores de 14 años a pasear, no a acompañar a  un adulto en sus tareas como dijo a mediodía. Los ancianos también necesitan moverse –circulación, respiratorio, digestivo, huesos, lo hacen al caminar- como indispensable fuente de vida. Ya ha habido demasiados muertos en esa franja de edad, insoportablemente demasiados. A todas las edades se precisa oxígeno y movimiento. En tramos de horas, si se quiere. Por itinerarios precisos. La decisión es en extremo difícil, porque el coronavirus –sí- mata, enferma y destruye. Pero seguro que se puede compaginar y convendría ir haciéndolo ya.

Necesitamos salir a la calle y en libertad. Hemos visto, en vídeos, represiones policiales impropias a personas tratadas como delincuentes por vulnerar el confinamiento. No son admisibles ni tal número de multas, ni su cuantía. El Ministro Grande-Marlaska debería escuchar a quien le dice que esa política de represión es de otros tiempos y debe cambiarse, con él o sin él. En resumen: controles a la libertad individual obligados, lo mínimo ni aun en aras de la salud. Delitos, ni uno.

Los bulos existen. La directriz de Interior que ha generado enorme alboroto era errónea aunque probablemente mal esbozada porque el problema es otro. Lo que ocurre es que todo bulo es inadmisible, venga de donde venga y vaya contra quien vaya. La desviación ética que se está imponiendo los cuela como libertad de expresión y para nada lo es. Si se pueden considerar delitos, como dicen los juristas no contaminados, hay que ponerles freno drástico. Los bulos y la desinformación son armas de guerra contra la sociedad.

La derecha española está detrás. Esa maldita mochila facha que lastra secularmente nuestro progreso. Política sucia, indisimulados voceros mediáticos, y esos poderes en la sombra del dinero avaro, las sotanas y las togas. Acabe el Gobierno, con ayuda de los instrumentos legítimos de los que dispone, con el runrún del golpe. Y la sociedad decente deje de prestar a oídos a los agitadores, esos jubilados de la ética curtidos en la soberbia y el odio.

Entiendan de una vez qué busca el Partido Popular de Casado y su fraternal socio ultraderechista al completo. Y que Arrimadas no tiene reciclaje posible. Solo una sociedad desmemoriada y muy poco exigente permitiría la desfachatez de un PP que pretende dar lecciones, habiendo sido quien, con su  "Ley 15/97 de nuevas formas de gestión, fue la raíz más fuerte del deterioro de la sanidad pública", como recuerda Angels Martínez Castells, aprobada eso sí con un amplio consenso. Dejen de hacerles el juego medios y periodistas si de verdad buscan el derecho a la información de los ciudadanos. Extremen el criterio periodístico en los medios dignos. Deben dar noticias, no cuotas de partidos y propaganda sin contrastar.

Si hay una guerra es ésta. Aquí y fuera, la que pone el sacar tajada por encima de todo, hasta del dolor de una pandemia. Son los que están provocando una continua ansiedad a una ciudadanía golpeada. Por ellos se soporta peor el confinamiento y se ve más negro el futuro. Actúen contra sus delitos, si así los considera la justicia. 

La vida no será igual en el futuro, no debe serlo de hecho. Busquemos equilibrios. El aire está más limpio, llenemos los pulmones con él. Desbrocemos la maleza de la vida pública. Porque una cosa son las ideas, y otra esta ignominia perversa que siembra angustia donde ya hay demasiada. Que no llegara a ser -en el peor de los casos- el último sonido la pachanga de los vecinos horteras, ni el berrear miserable de sus cazuelas,  sino los aplausos a los que nos sostienen; ni la última mirada, las insidias de los desestabilizadores. Déjennos respirar. Nos lo deben.

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha