eldiario.es

9

¿Por qué ha perdido Ada Colau?

En Barcelona no solo se ha examinado la gestión de los 'comuns'. El conflicto independentista y el 'efecto Sánchez' explican también el resultado de Colau

56 Comentarios

Colau dice hay que "recoser el país" para lo que se necesita un Govern viable

ERC ha arrebatado la alcaldía a Colau. EFE

Ada Colau pudo, pero solo por un rato. Podría decirse que lo intentó, pero los barceloneses no le han dado una segunda oportunidad pese a que la suya es, recurriendo al tópico felipista, una dulce derrota puesto que ha perdido por un puñado de votos frente al republicano Ernest Maragall. Los detractores de Colau, que los tiene y algunos muy poderosos, defenderán que no hizo lo suficiente para merecer seguir en la alcaldía. Otros, sus partidarios, lamentarán no tener una segunda oportunidad para demostrar que otra forma de gobernar es posible.

La campaña ha sido un todos contra Colau y pese a que se debatió sobre vivienda, seguridad o movilidad, Barcelona es también la capital de Catalunya y eso ayuda a entender qué ha pasado este domingo. Se ha votado a favor o en contra de lo hecho por los 'comuns'. Pero no solo se ha votado eso. En sus feudos muchos de sus votantes han regresado al PSC. Habrá quien lo explique por el ‘efecto Sánchez’ y quien la atribuya a una cierta decepción con la gestión de los 'comuns', tanto de la ciudad como del proceso soberanista. Sea por un motivo, el otro (o una combinación de ambos), pero el socialismo recupera mucha fuerza en la capital que gobernó durante décadas.

En Barcelona no solo se ha examinado el trabajo hecho por los 'comuns' y lo que ha quedado pendiente en esta legislatura. Porque, aunque haya quien se engañe pensando que no es así, en Catalunya había, hay y habrá un problema político que ha contribuido a que ERC logre por primera vez la alcaldía de Barcelona desde la recuperación de la democracia (el último alcalde republicano fue Hilari Salvadó en 1937).

No ha habido, hay ni habrá cita electoral que pueda aislarse del conflicto hasta que la valentía se imponga al electoralismo cortoplacista. En el caso de los 'comuns', un partido que intenta jugar el papel de mediador que requiere un problema de este tipo, el desgaste acusado es especialmente inmerecido. Pero la política puede ser así de ingrata e injusta. Estos cuatro años de incursión en la política municipal habrán servido para curtir a un activismo que saltó de la calle al despacho sin pasar por la oposición.

El empate que vaticinaban los sondeos se ha resuelto en favor de Ernest Maragall, más por ser el candidato de ERC que por ser un Maragall, aunque el apellido sigue siendo un elemento a su favor. Pasqual Maragall siempre decía que el auténtico Maragall era Ernest. Es quien tenía el ayuntamiento en la cabeza. El candidato republicano regresa ahora a la que fue su casa durante la mayor parte de su larga vida política. Entró en el ayuntamiento en los años 60 como analista informático. Entre el 95 y el 2003 ocupó varias carteras como concejal y en los últimos tres años fue también el portavoz municipal. Ha pasado mucho tiempo. Se fue como cargo socialista y regresa ahora como alcalde de ERC. Su evolución política no es ajena a la que ha realizado una parte del electorado catalán.

Barcelona es una ciudad de izquierdas. De izquierdas aunque de orden, podría añadirse, y con un nivel de autoestima solo explicable por su voluntad de ejercer como capital. No hace falta soñar con una república que no existe para reivindicar el orgullo de ciudad. Eso lo ha entendido incluso Manuel Valls, que desde que se instaló en Barcelona ha podido comprobar que el chauvinismo barcelonés existe y que la ciudad no es como le habían explicado. Los mismos que le prometieron una alfombra roja para entrar en el Saló del Consell de Cent y le animaron en discretas cenas a dar el paso y ser candidato son los que no vieron venir el tsunami amarillo en la Cámara de Comercio. Los mismos que viven de recuerdos de la Catalunya pujolista que pese a que les gustaba poco, les ayudaba mucho. Valls ni siquiera se ha beneficiado del mal resultado del PP.  

¿Y ahora qué? Colau ofrece su apoyo al nuevo alcalde aunque Maragall anunció en campaña que si llegaba primero intentaría gobernar solo. Es lo que quiere hacer, al menos hasta que unas elecciones autonómicas diriman si en el otro lado de la plaza Sant Jaume se mantiene la alianza entre ERC y Junts per Catalunya. Un pacto cada vez más frágil y solo explicado por la excepcionalidad de tener presos y dirigentes en Bruselas. 

Posdata: En Catalunya se han celebrado 10 elecciones desde el 2012. Doce si se quieren sumar el 9-N y 1-O. Y no se cansan. Este domingo han vuelto a votar por encima de la media del resto de España.

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha