eldiario.es

Menú

DESALAMBRE

Ceuta y Melilla: 8 violaciones de derechos humanos en tierra de nadie

Expulsiones sumarias en la frontera, en ocasiones hasta de gente herida; abusos policiales; falta de condiciones adecuadas, especialmente para personas vulnerables, como víctimas de trata, de violencia de género o personas del colectivo LGBTI. Así hasta ocho tipo de vulneraciones ha denunciado Amnistía Internacional en una nueva visita a los Centros de Estancia Temporal para Inmigrantes (CETI) en Ceuta y Melilla. En realidad, son personas, no números.

- PUBLICIDAD -
Ceuta: territorio libre de asilo. AI

Ceuta: allí no hay asilo. La mayoría de las personas que solicitan asilo, excepto aquellas de nacionalidad siria, se quedan estancadas en el limbo que supone Ceuta y Melilla, donde no se aplica la Ley de Asilo de la misma manera que en la Península. En Ceuta, además, donde no existen puestos fronterizos habilitados para pedir asilo, y apenas llegan personas sirias, la mayoría prefiere no solicitarlo. Tienen miedo de que eso retrase su traslado a la Península.

Devueltos heridos. Kris

Se devuelve a personas heridas. Kris, de 29 años y procedente de Nigeria, ha intentado varias veces llegar a España. En dos ocasiones agentes de la Guardia Civil le expulsaron por las bravas. En una de ellas, junto a un chico gravemente herido: “Estaba semiinconsciente, tenía los ojos en blanco. Era un niño, no tenía más de 18 años”, explica. Como él, que lleva siete meses en Ceuta, muchas de las personas que hemos conocido relatan violaciones de derechos humanos a ambos lados de la valla, haciendo prácticamente infranqueable la entrada en España.

Rutas peligrosas. Muhamed,

Rutas peligrosas. Muhamed, de 20 años, de Guinea Conakry, ha perdido movilidad en la mano y el pulgar después de ser operado por una herida que le causó la concertina de la valla. Sin embargo, y a pesar de que tuvo que permanecer siete horas encaramado y ensangrentado en la tercera valla, tiene suerte. Fue uno de los pocos que lograron llegar a Ceuta después del salto del pasado 9 de septiembre, donde al menos 240 lo intentaron y 67 fueron devueltos sin procedimiento alguno.

Desprotegidas en Melilla.

Desprotegidas en Melilla. Sobreocupación que en ocasiones ha llevado al hacinamiento, falta de módulos familiares, falta de acceso a información. Todo ello sin contar que no se está atendiendo de manera especial a las personas más vulnerables, como personas LGBTI, personas con discapacidad, víctimas de trata, o de violencia de género. Los CETI no son lugares de acogida, pero sobre todo, no deberían ser lugares donde pasar mucho tiempo.

“Volvió peor que antes”.

“Volvió peor que antes”. Fátima sonríe porque su hija sigue jugando y dibujando mientras ella  narra el maltrato del que ha sido víctima por parte de su marido. Las víctimas de violencia de género tampoco están protegidas en los CETI. Marian hasta tuvo que convivir con su propio marido maltratador en la misma habitación durante un mes. Ahora él se encuentra en paradero desconocido, ella sigue teniendo miedo puesto que cada vez que vuelve las amenazas empeoran.

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha