eldiario.es

Menú

Al rescate de los represaliados por la dictadura franquista

La sociedad Aranzadi cede al Instituto de la Memoria Gogora todos los archivos recopilados en los últimos 13 años de colaboración con el Ejecutivo vasco, que incluyen información relativa a unas 55.000 personas

"Estos archivos son mucho más que materiales fríos, estos documentos tienen alma, contienen unos valores y un significado que merecen se destacados y contribuyen a la recuperación de la memoria y la dignidad de miles de personas", sostiene Urkullu

- PUBLICIDAD -
La sociedad de ciencias Aranzadi trata de localizar 25 cuerpos de fusilados en el paraje Zurbau de Ibero

La sociedad de ciencias Aranzadi trata de localizar 25 cuerpos de fusilados en el paraje Zurbau de Ibero

El forense Paco Etxeberria siempre se esfuerza en rescatar las pequeñas historias que aguardan pacientes en algún archivo lleno de polvo para salir a la luz. Y cada vez que tiene la oportunidad de estar ante los medios de comunicación, el presidente de la Sociedad Aranzadi aprovecha para contar una de esas historias. Este lunes, en el sencillo acto en el que Aranzadi se ha desprendido de todo el trabajo recopilado con mimo a lo largo de los últimos 13 años en su trabajo de memoria histórica con el Ejecutivo vasco, ha hablado de una docena larga de médicos que siguieron haciendo su trabajo, fieles al lehendakari José Antonio Aguirre y a la República, "y fueron represaliados por la dictadura franquista". Ese fue su delito.

La sociedad Aranzadi, con el forense Etxeberria a la cabeza, ha cedido al Instituto de la Memoria Gogora todos los archivos recopilados en los últimos 13 años de colaboración con el Ejecutivo vasco, una ingente base de memoria formada por testimonios, documentos, bases de datos que incluyen información relativa a unas 55.000 personas, según ha precisado el propio Etxeberria. El objetivo final es que todo este material esté a disposición del público, según ha avanzado el lehendakari. Al referirse a todo ese material, el destacado forense ha hablado de "materiales fríos", buena parte de ellos sacados de los archivos militares (sobre todo el de El Ferrol).

Pero el lehendakari, sin ánimo de corregirle, ha querido poner en valor todo el material que a partir de ahora descansa en el Instituto Gogora, que dirige Aintzane Ezenarro, presente también este lunes en el acto. "Estos archivos", ha precisado Urkullu, "son mucho más que materiales fríos, estos documentos tienen alma, contienen unos valores y un significado que merecen se destacados y contribuyen a la recuperación de la memoria y la dignidad de miles de personas".

Fosas y exhumaciones

Entre la documentación entregada al Instituto Gogora hay varios registros en los cuales se pueden encontrar nombres de personas desaparecidas o perseguidas durante la Guerra Civil: listados militares; registros de penados de la Administración General;  fallecidos en campaña recogidos en el Archivo Histórico de Bizkaia; y registros en el Libro de inhumaciones (vaciados de los fusilados y muertos en combate) relativos al Archivo Municipal de Bilbao, entre otros.

También se  recogen   informes de localización y exhumación de fosas. Según las investigaciones, se han elaborado 20 informes de fosas localizadas en Araba, 32 informes en Bizkaia y 31 informes en Gipuzkoa. Además, se han elaborado 15 más relativos a otras localizaciones.  Las 80 fosas conocidas con cadáveres de la Guerra Civil en Euskadi estarán investigadas para el año 2020, aunque aparecerán otras ahora desconocidas, según explicó a finales del pasado año el propio forense Etxeberria.

Etxeberria, que siempre ha destacado el compromiso con la recuperación de la memoria de los sucesivos Ejecutivos vascos desde que se firmó en 2013 el primer convenio con la Sociedad de Ciencias Aranzadi en la etapa del lehendakari Ibarretxe -renovado posteriormente por los lehendakaris Patxi López e Íñigo Urkullu, ha precisado que cada fosa localizada y/o abierta tiene su correspondiente "carpeta, se haya encontrado restos o no". La Sociedad de Ciencias Aranzadi, en colaboración con el Gobierno Vasco, ha atendido a un total de 1.618 familias.

"Estos archivos tienen un valor y un significado de reconocimiento colectivo a las generaciones que nos precedieron y padecieron la injusticia de la guerra civil y la dictadura", ha recordado Urkullu. Y puso trabajo a los responsables de Gogora. "Ahora corresponde al Instituto Gogora ordenar estos testimonios, archivos, bases de datos y documentos, de forma que puedan estar a disposición pública".

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha