eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Ni bots rusos, ni radicales de izquierda: el problema es la extrema derecha

Algo muy preocupante ocurre en las libertades de un país cuando muere el Fiscal General del Estado y cunde la inquietud por si algún tweet puede acabar con su autor en el juzgado

Cuesta explicar a personas adultas que los tweets no serían en absoluto equiparables a las agresiones y amenazas vertidas en un chat por servidores públicos, armados. 

Lo que no se comprende en situación tan extrema es que políticos decentes secunden el retroceso de libertades que estamos padeciendo

51 Comentarios

- PUBLICIDAD -

Algo muy preocupante ocurre en las libertades de un país cuando muere el Fiscal General del Estado y cunde la inquietud por si algún tweet puede acabar con su autor en el juzgado. Posibilidad nada remota dado que la confirman algunas autoridades políticas. A Albert Rivera, García Albiol y el Ministro del interior Juan Ignacio Zoido les faltó el tiempo para tapar bocas avisando que el gran cuñadismo ultra organizado vigilaba las redes. No iba a haber "impunidad para los delitos de odio" anticipaba, textualmente, Zoido, mientras en un chat de policías municipales de Madrid se vertían insultos y amenazas de extrema gravedad hacia la alcaldesa, Manuela Carmena, Pablo Iglesias –convertido ya en un clásico y los periodistas de La Sexta Ana Pastor y Antonio García Ferreras. Extrema, mentar la Matanza de abogados laboristas de Atocha en la Transición para lamentar que la entonces magistrada Carmena no estuviera allí o desearle “ una muerte lenta y agónica” es odio recocido en décadas. Lo amplificaron con una serie de loas a Hitler y planteamiento de cacerías a emigrantes. Son una minoría pero  les apoyan una mayoría de sus sindicatos.

Exclusiva de eldiario.es ni un solo periódico español la incluyó este martes en sus portada, cuando sí llevaron en su día a unos pobres titiriteros víctimas del oscurantismo reinante. Poco a poco van haciendo alguna alusión en sus webs. Escriben o callan de lo que interesa a su planeta. Creando auténtica indefensión a la ciudadanía en su conjunto. El juez pregunta a ver quiénes han sido los agentes –que debe resultar de una complejidad notable dado ya el tiempo transcurrido mientras por mucho menos, por nada, ha habido gente que ha pasado la noche en un calabozo. Cuesta tener que explicar a personas adultas –y demócratas, si es el caso que la libertad de expresión ampara la crítica a un cargo del Estado aunque haya muerto –tras una gestión reprobada por el Parlamento y ni eso se han permitido los ciudadanos españoles ante el ojo vigilante del Gran Cuñado. Y que los tweets no serían en absoluto, ni por lo más remoto, equiparables a semejante agresiones y amenazas de servidores públicos, armados. 

El contubernio ruso 

Es como la teoría de la influencia rusa en las noticias de Cataluña que El País y algún otro medio han abrazado con fruición. Marta Peirano explica en un esclarecedor artículo los mecanismos de lo que no son bots, sino el nuevo mercado del marketing digital que ha contaminado el debate político en todo el mundo. Mercenario, Capitalismo 3.0. Nada más, y nada menos. De cualquier forma hay una diferencia abismal entre los deslices de la familia Trump, con reuniones confirmadas, y la extensión a todos los enemigos de ese poderoso bloque de intereses que lucha por sus privilegios sin freno. La conversación que mantuvo la Ministra de Defensa  María Dolores de Cospedal con un presunto ministro de Letonia, que en realidad era un humorista ruso, dejó bien claro en qué manos estamos. Y la credibilidad de contubernios de tal envergadura. Fue demoledor, categórico. 

El peligro es la extrema derecha

Así pues, la España de las esencias ancestrales –el conservadurismo más atroz, la injusticia y la tolerancia a la corrupción- se encuentra sitiada por el norte por los bots rusos y por el sur y este por otros “ atacantes organizados”, según mentes preclaras de gobiernos PP, es decir, inmigrantes que llegan en patera o como pueden. O pierden la vida en el empeño.  Temibles peligros. Tanto como la extrema izquierda radical. ¿No han notado que todo es extrema izquierda radical para estas bellísimas personas? 

Ya no se sabe ni cómo llamar a ese conglomerado de medios concertados y los políticos que conciertan al resto de poderes  integrantes de este bloque, a sus huestes en la calle o en la Red, tan sensibles para otros, tan pedernales para sí mismos. El Régimen del 78 les molesta especialmente. Por mucho que se empeñen, el problema mundial es la extrema derecha radical. En Europa ya manda en Hungría, Polonia y Austria, y tiene sentados en el Parlamento alemán a 88 diputados de esa extrema derecha, prima hermana de la que asoló Europa el siglo pasado. 

Una búsqueda en Google de “extrema izquierda radical”, nos da 301.000 resultados en su mayoría referidos a España, a la España del PP. “Extrema derecha radical” aporta 468.000 anotaciones, casi todos vinculadas a Europa. Lo interesante viene cuando clicas Alt-Right, la forma que se ha encontrado para blanquear la extrema derecha de siempre: salen 33 millones de resultados. Así que dejen de manipular también con esto.

El viraje español a la derecha es notorio y vertiginoso. Todos los partidos se han deslizado varias zancadas en esa dirección. Ahí tenemos a Ciudadanos bailando fuera del armario del centrismo y la presunta regeneración, tragando a paladas la corrupción del PP. Y al PSOE empecinado en llamarse “la izquierda” por si las dudas de cuanto hace –CETA, pisos de SAREB, devolución en caliente, entre otras.

Calificando de “izquierda triste” a quien no se suma a la danza de esta coalición de facto, nada progresista, que está mandando en España. El laboratorio del Dr. Iceta redondea la konga en la que caben todos, menos… la extrema izquierda radical. El PP en modo no va más sigue y sigue. Pablo Casado, vicesecretario general, salió este lunes a dar una lección de su ideología inequívoca. No es una excepción, en realidad los miembros de su partido son bastante homogéneos en esto.  

Es realmente curioso que esta sociedad que en diferentes grados- hace ostentación de un españolismo aplastante, del que alardea de sed de venganza y castigo, se autoubique ideológicamente como nos muestra el último barómetro del CIS. La mayoría, el 59% se sitúa en la izquierda, del 5 al 1. Solo un 24,5 se coloca del 6 al 10. El 16,5 no sabe o no contesta en un porcentaje inusualmente alto. Es una tónica en las respuestas, la mayoría no se considera de derechas, y menos de ultraderecha, aunque estemos viendo lo que vemos estos días. Seguro que refleja más la realidad que esa exuberancia rojigualda. Aunque, el mecanismo de relacionar conceptos, ideas con sus consecuencias, base del razonamiento, falla notablemente estos días.

Los votantes de Trump como ejemplo

Analizan en EEUU cómo pudo llegar a la Casa Blanca un ser como Donald Trump al cumplir un año de gestión. A su carácter endiabladamente inapropiado añade que ha metido en su gobierno los intereses de algunas de las más importantes empresas, cuando prometió a sus incautos hacer exactamente lo contrario. Naomi Klein lo llama “golpe de Estado corporativo”. Joaquín Estefanía, de nuevo en un artículo esencial, explica quién sentó al magnate en tan altos destinos: “el voto de los perdedores de la globalización en los Estados del llamado “cinturón del óxido”. Aquellos que por errores anteriores se convirtieron en trabajadores pobres que perdieron no solo empleos, sino salarios y derechos. Sacúdanse las vendas en los ojos quienes las llevan: España ha llegado ya a ese nivel solo superado por Grecia y Rumanía en Europa. Datos aplastantes que no llenan horas de programaciones y portadas pero no por ello se evaporan como la cordura en esta temporada.  Muchos ciudadanos lo saben y se desesperan por cómo se está alterando el eje de las noticias y de los valores. Y cuanto daño nos está haciendo a todos la España embestidora. 

En Estados Unidos “el cinturón de óxido” creó la presidencia Trump.  En España, nos aprietan otros muchos cinturones más: el del textil, el del ladrillo, el de la hostelería mal pagada, el del comercio que se está gestando en burbuja. Pero sobre todo, nos oprimen los cinturones de la manipulación, del abuso, del orgullo de la ignorancia, de la sucia tolerancia a la corrupción, del franquismo que nunca se fue.  Esta derecha tiene poco de aquella clásica de formas y modales y mucho de la mochila pestilente con la que carga. Y sin embargo parece que atrae su hedor y cuanto implica.

Un espectacular viraje a la derecha, visceral y ¿puntual?

Adolfo Suarez sería ahora un rojo peligroso. La Constitución demasiado avanzada, por eso van a ver si la retocan poco y al gusto.  Rajoy, con sus leyes mordaza a la espalda, es considerado por algunos un preocupante centrista. Albiol, Rivera y Arrimadas se han salido del mapa. Por la derecha. Susana Díaz no, se mueve al ritmo marcado. Como José María Aznar. Pedro Sánchez gira como en un vals de mil tiempos.  PNV y Puigdemont y la antigua Convergencia les parecen de izquierdas. Hasta Podemos ha dado unos cuantos pasos laterales, aunque sigue siendo un germen de radicales de extrema izquierda, como todas sus coaliciones, para el pensamiento oficial.  Colau, Rufián, Fachin, izquierda descarnada. Los medios concertados ya son indistinguibles en un camino que parece tener como objetivo emular al mítico El Alcázar. Losantos comparte directrices en El Mundo. Su EsRadio elogia los editoriales de El País. E Inda y Marhuenda son voces de relevancia. Puede que todo influya en una derechización de la sociedad, visceral y por tanto más puntual que de fondo.

Lo que no se comprende en situación tan extrema es que políticos decentes secunden el retroceso de libertades que estamos padeciendo. Una involución histórica ante la que, quienes no actúan pudiendo dar soluciones, se convierte de alguna forma en cómplices. En todos los ámbitos. Ya no admite ni ironías, esta España es un desquicie irritante. Y los no abducidos empiezan a sentir como imperdonables e inolvidables los agravios sufridos.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha