La portada de mañana
Acceder
La fortuna de Juan Carlos I: un patrimonio opaco y de origen incierto
Morteros españoles en Yemen: la prueba de que España sigue exportando armas
Opinión - ¿Monarquía? ¿Qué monarquía?, por Elisa Beni

El nombramiento de cinco altos cargos enciende los ánimos entre los bomberos de Granada por la falta de personal de base

Los profesionales llevan años reclamando un incremento de personal que no llega en los puestos más básicos y de intervención

La promoción interna de cinco cabos a sargentos dentro del cuerpo de bomberos de Granada capital ha provocado malestar entre los profesionales. Estos denuncian que el Ayuntamiento ha permitido que el número de puestos de mando siga creciendo cuando falta personal de base, que es el que se trabaja en el terreno durante la extinción de un incendio. Se trata de unos nombramientos que ya han sido aprobados por el pleno municipal y que, según los dos sindicatos mayoritarios, incumple la normativa interna del Servicio de Prevención, Extinción de Incendios y Salvamento de Granada (SPEIS) y hace saltar por los aires un acuerdo plenario del año 2017.

Sierra Nevada no tiene bomberos

Sierra Nevada no tiene bomberos

El problema de fondo no es nuevo. El cuerpo de bomberos de Granada padece la falta de efectivos desde hace tiempo. Hace una década contaba con más de 200 profesionales y hoy apenas supera los 160. Una cifra que el Sindicato Andaluz de Bomberos (SAB) y Comisiones Obreras (CCOO) explican por la escasa tasa de reposición. En los últimos años, el número de profesionales que se han jubilado ha superado siempre al de aquellos que han entrado al cuerpo. De hecho, la última convocatoria de plazas es de 2018, la oposición aún no se ha celebrado, y apenas supone la entrada de 9 bomberos.

"Racionalización"

Sin embargo, a la falta de efectivos se le ha sumado en los últimos meses una promoción interna que ha encendido los ánimos de los profesionales. El Ayuntamiento de Granada ha elevado de categoría profesional a cinco cabos, convirtiéndolos en sargentos y creando esos puestos, ha eliminado las mismas plazas de cabo y ha amortizado otra del mismo nivel que no volverá a salir. El equipo de Gobierno de Partido Popular y Ciudadanos, con el apoyo del PSOE, ha llevado a cabo el proceso asegurando que se trata de un proceso de “racionalización” que sólo cumple con la legalidad y con las demandas del oficial a cargo del cuerpo de bomberos.

Pero esa explicación no convence a los dos sindicatos que representan a la mayoría de profesionales. SAB y CCOO, que junto con CSIF son la representación sindical de la plantilla de bomberos, ven injustificada esta maniobra que ha quedado confirmada en el último pleno celebrado en el Ayuntamiento este mes de junio. Creen que no se explica que se apueste por la promoción de nuevos altos cargos cuando ya tienen una plantilla “mermada y envejecida”.

“Se quiere crear una red clientelar”

Para Ernesto Moreno, bombero y portavoz del SAB, lo que está ocurriendo en el cuerpo en los últimos años responde a que “se pretende crear una red clientelar en los puestos de mando”. El sindicalista cree que no está justificada la promoción de los cabos a sargentos cuando con ello, además, se incumple con el reglamento interno del SPEIS. De acuerdo con la información aportada por el SAB, la normativa señala que debe haber 2 cabos por cada sargento y con este nuevo cambio no se cumple porque acabará habiendo más sargentos (17) que cabos (14).

No obstante, Moreno matiza que cuatro de los sargentos están exentos de participar en las brigadas operativas, por lo que en la práctica serían prácticamente el mismo número de cabos que sargentos. “No tiene sentido que haya tantos puestos de mando porque lo que necesitamos son bomberos que puedan actuar en el terreno y no hacen falta tantos sargentos”, sostiene el sindicalista.

Por su parte, el secretario general de CCOO, Daniel González, también ve arbitraria la promoción: “En el expediente no se recoge el estudio y los cálculos necesarios para fijar en cinco plazas de sargentos el aumento de la plantilla. Sólo aparece la referencia de la petición del Jefe de Bomberos a las pretendidas cinco plazas y ninguna otra en cuanto a la necesidad de incrementar en cabos, bomberos y bomberos conductores la mermada y envejecida plantilla de los funcionarios que tienen que realizar los trabajos más lesivos, penosos y arriesgados que es donde este Ayuntamiento si debería ocuparse”.

Ernesto Moreno se sorprende de que el PSOE haya apoyado esta medida, sobre todo cuando en 2017 “se comprometió con nosotros a no amortizar ningún puesto de bombero”. Además, reconoce que han negociado con los socialistas y que “en un principio nos dijeron que no apoyarían la propuesta, pero finalmente lo han hecho”. Sobre eso, Moreno tiene su propia teoría: “El oficial del cuerpo fue puesto por el PSOE en 2017 y es él el que pide estos nombramientos”.

Además, desde el SAB se traslada que la promoción supone un gasto superior en personal. El plan aprobado supone, según la información facilitada por el sindicato, un desembolso anual de 1,45 millones de euros solo en los salarios de altos cargos, mientras que si el organigrama contara con menos sargentos el gasto se quedaría en 1,32 millones de euros anuales. Por otro lado, en CCOO censuran que la creación de las nuevas plazas supone que estas pasen a ser del grupo A2, dejando sin posibilidad de ascenso a aquellos bomberos que no hayan recibido formación universitaria.

Evitar la "discriminación" y organizar "jubilaciones inminentes"

Este medio se ha puesto en contacto con el concejal de Personal del Ayuntamiento de Granada, el popular Francisco Fuentes, para conocer su postura al respecto de las protestas sindicales. Fuentes recuerda que el proceso “ya pasó una comisión informativa, los sindicatos estuvieron negociando en enero y salió adelante”. El edil añade que “las alegaciones que han presentado CCOO y SAB han sido trasladadas al jefe de bomberos que ha emitido un informe desestimándolas”.

Del mismo modo, explica por qué se ha tomado la decisión: “El actual número de sargentos era insuficiente para cubrir los parques sur y norte porque lo que sucedía es que en el parque sur había dos cabos y ningún sargento. Por eso, uno de ellos tenía adscritas las funciones de sargento de forma temporal y había que crear esa plaza de sargento para evitar la discriminación entre parques

Además, Fuentes justifica la promoción interna en base a que hay “jubilaciones de sargentos inminentes y hay que organizarlo a corto plazo”. Porque si estos se retiran del cuerpo, “habría que cubrir muchas horas extraordinarias en esos puestos y en el equipo de Gobierno entendemos que hay que reducirlas”. No obstante, Fuentes reconoce que “como en la Policía Local, en los últimos años es cierto que falta plantilla, pero por eso hemos acelerado para que se pongan en marcha las oposiciones para esas nueve plazas de bombero que están pendientes desde 2018”.

“Desconozco a qué se refieren cuando hablan de una red clientelar”, dice el edil de Personal. Porque, según explica, este proceso ya se inició bajo el anterior mandato del PSOE en el Consistorio. Fuentes matiza que ellos solo cumplen con lo que ya se pactó entonces cuando hace tres años “se acordó que se amortizarían las plazas que quedaran vacantes, pero te das cuenta luego de que, a lo mejor, hay puestos que no se tenían que haber incluido en esos planes”.

Por su parte, el PSOE es el otro de los protagonistas señalados por los sindicatos. Sobre todo, la que fuera edil de Seguridad Ciudadana, Raquel Ruz, cuyo voto ha servido para que esta promoción salga adelante cuando junto con el CCOO y SAB se había acordado que no sucediera. Ruz se defiende de las acusaciones alegando de que “no existe ninguna red clientelar”. Reconoce que “es cierto que el oficial que ha pedido los cambios estaba con nosotros durante nuestro mandato, pero no está en el PSOE y de hecho creo que pertenece a otro partido”. A su juicio, “es muy fácil echarnos la culpa a nosotros cuando lo que se está haciendo es cumplir con lo que pide el interventor del Ayuntamiento de acabar con las plazas que estaban en una situación de atribuciones temporales que no eran legales”. En cualquier caso, la exedil de Seguridad Ciudadana coincide con los sindicatos en que hace falta más personal de base y que habrá que sacar más plazas, pero sentencia que “lo que se ha decidido con los sargentos había que hacerlo”.

Etiquetas
Publicado el
4 de junio de 2020 - 21:12 h

Descubre nuestras apps

stats