El pueblo 'de los manantiales' al que Adif dejó sin agua espera una sentencia que no solucionará su problema

El presidente de la Diputación de Málaga, en Valle de Abadalajís, con representantes municipales y de Adif en una visita en febrero

En Valle de Abdalajís llevan 16 años viviendo de camiones cisterna y de dos pozos con agua escasa. Sigue sediento. Y este verano, la cosa ha ido a peor. "Hemos cortado el agua a unas 12 horas diarias", dice el alcalde José Romero (IU) a elDiario.es/Andalucía. "Ha sido un verano especialmente malo. Hemos tenido cortes de agua mañana, tarde y noche", explica Manuel Romero, que forma parte de la agrupación vecinal 'Mesa del Agua'. Ahora esperan que una sentencia obligue a Adif a seguir llevando agua al pueblo. Pero no hay soluciones firmes a largo plazo sobre la mesa.

Las precipitaciones mínimas de este verano tampoco han ayudado a mejorar una situación que trae "incertidumbre" a la población. "Si nos cortan 13 y 14 horas el agua con cubas, imagina si nos las quitan...", teme Romero, de la 'Mesa del Agua'. Y añade: "Hay muchos negocios que no tienen planes de futuro porque no saben si van a tener agua". Silvia Bravo, de la casa rural 'Casa Angelita', tuvo que comprar un depósito con motor para que sus visitantes no sufrieran las consecuencias del desabastecimiento del agua. Pero contar con un tanque no soluciona el problema. "Si todo el pueblo tuviéramos uno, la falta de agua seguiría siendo la misma", señala.

El abastecimiento de agua en este municipio malagueño de unos 2.500 habitantes es una "preocupación" desde que en 2005 Adif destruyese el acuífero del municipio mientras realizaba las obras de construcción de los túneles para la línea ferroviaria de alta velocidad que une Córdoba con Málaga. La empresa, a preguntas de este diario, recalca que "es ajena a la reducción del horario en el suministro de agua" y que esta se debe, "en realidad", al "deficiente estado de la red de abastecimiento municipal y las pérdidas de agua que genera su mal estado de conservación".

El alcalde se remonta a las obras del AVE para analizar las consecuencias de esta escasez de agua: "En la actualidad tenemos un pozo que antes daba diez litros por segundo y ahora da tres y hemos tenido que poner en marcha el pozo antiguo, de menor caudal. También tenemos un manantial que da cuatro litros por segundo".

El pueblo además cuenta con unos 450.000 litros diarios suministrados por unos camiones cisternas facilitados por Adif. Esta medida procede de un convenio de 2007 entre la empresa y el Ayuntamiento con el fin de garantizar el abastecimiento hasta que se ejecutase un proyecto alternativo de abastecimiento de agua potable y riego. Sin embargo, este servicio está en duda después de que ambas instituciones entrasen en un litigio del que se prevé sentencia firme en las próximas semanas.

Esperando el fallo

Adif expone que este acuerdo expiró en octubre del año pasado y aún así mantuvo la aportación de agua mediante cubas cuatro meses más para "dar tiempo a que la negociación fructificase o que en su caso el Ayuntamiento gestionase el ejercicio de las competencias que por ley le corresponden para suministrar agua a la población".

En enero, como ya explicó elDiario.es Andalucía, Adif finalizó temporalmente el suministro de los camiones cisterna lo que provocó la denuncia del Ayuntamiento. La empresa insiste en que su deuda con Valle de Abdalajís está saldada "con creces" y que "las aportaciones de cubas de agua deben finalizar porque el convenio sobre el que se sustentaba se extinguió en aplicación de la Ley 40/2015 de Régimen Jurídico del Sector Público". Así, la empresa defiende que "carece de competencias para suministrar agua a poblaciones y, en consecuencia, no tiene base legal para continuar aportando cubas de agua mediante camiones cisterna".

En la actualidad el pueblo malagueño mantiene el agua de tres camiones cisterna gracias a que el Juzgado Central de lo Contencioso de la Audiencia Nacional le dio inicialmente la razón al Ayuntamiento el pasado mes de abril. Estas medidas cautelares han dado tiempo al municipio que espera la sentencia firme que se prevé a mediados de este mes de septiembre.

Ya se obtenga una resolución a favor o en contra para el Ayuntamiento, está claro que el abastecimiento de agua para Valle de Abdalajís mediante camiones cisterna no puede sostenerse sine die. La empresa expone que el convenio recogía inversiones de unos 5 millones de euros para paliar la problemática y construir infraestructuras hidráulicas que garantizarán el suministro de agua. El desembolso estimado hasta ahora "quintuplica esa cifra inicial, superando los 27 millones".

"No queremos que Adif nos traiga las cubas. Es un derroche de dinero con el que nos podían haber hecho una canalización", dice Manuel Romero. Por ello, desde su agrupación vecinal "no entienden" cómo la empresa pública "se levantó de la mesa" en enero de 2021. "Pedimos cosas insignificantes para el dinero que se ha invertido en traer el agua en camiones".

Alternativas "estancadas"

Tanto el Ayuntamiento como Adif iniciaron unas nuevas negociaciones a principios de año. El consistorio pidió la mejora del funcionamiento de los dos pozos actuales y la devolución de los 1,5 millones de euros de compensación que, según 'Mesa del Agua', aún faltan por llegar a las arcas municipales. "Nos sentamos para tener un nuevo convenio durante cuatro meses hasta que se retiraron unilateralmente de la mesa. Nos obligaron a ir a los juzgados", dice el alcalde.

El pasado 3 de febrero directivos de Adif y el presidente de la Diputación de Málaga, Francisco Salado, acudieron al pueblo con la voluntad de iniciar "una mesa de diálogo". "La empresa pública propuso aumentar el bombeo del pozo en el túnel hasta el municipio porque en principio el agua ya es potable y la Diputación acordó la mejora de los pozos existentes", dice el alcalde.

El acuerdo inicial de 2007 concebía "una tubería de conducción de aguas" desde Pozos Altos, en la zona del municipio de Álora. Sin embargo, "este proyecto no se ha podido acometer debido a razones de impacto medioambiental", cuenta el alcalde. La Consejería de Medio Ambiente descartó en su momento esta solución pero no ha contestado a las preguntas de este periódico sobre el tema.

Entonces, Romero buscó otra alternativa. "Yo mismo me reuní con Aguas del Torcal [empresa municipal de abastecimiento de aguas de Antequera] y la Alcaldía, que me dieron luz verde", dice el regidor vallestero en un intento de realizar una canalización desde la cercana localidad de Antequera. Ni la administración ni Adif han manifestado la intención de iniciar esta propuesta y el Ayuntamiento sigue "esperando".

El alcalde pide una "actuación conjunta de las diferentes administraciones para activar unas alternativas que están estancadas". Insiste en "traer agua" de Antequera e incluso se ha planteado realizar un trasvase del embalse de Iznájar, un embalse que tampoco pasa por su mejor momento. "Esto sería una solución a muy largo plazo y necesitamos algo más inmediato".

Por su parte Adif tiene "voluntad de seguir dialogando" tanto con el Ayuntamiento como con la Diputación de Málaga para solucionar este tema, pero insiste: "Es importante no perder de vista que la obligación de Adif por las obras de construcción de un túnel era la de reponer un servicio afectado que ya ha sido repuesto en su totalidad".

A la espera de la decisión judicial definitiva, parece que no hay planes a largo plazo para solucionar el problema de abastecimiento en Valle de Abdalajís. "No estoy en contra del AVE, pero nos ha dejado en la ruina", dice Manuel Romero. Y añade: "Antes éramos la villa de los manantiales. Ahora somos la villa del secano. Solo queremos agua. Así, ¿qué futuro tiene el pueblo?".

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats