Nissan estudia reforzar su planta de Los Corrales de Buelna con inversiones y un proyecto de consolidación a largo plazo

Vista aérea de las instalaciones de la factoría de Nissan en Los Corrales de Buelna.

El futuro de la planta de Nissan Motor Ibérica en Los Corrales de Buelna, con una plantilla que ronda los 600 empleados, se juega estos días en los despachos. La compañía japonesa, que está llevando a cabo un importante proceso de reestructuración interno tras una etapa convulsa, que se ha visto agravada además por la crisis sanitaria del coronavirus, anunciará próximamente sus planes en Europa, pero parece apostar por Cantabria.

La plantilla de Los Corrales urge un plan industrial para las plantas de Nissan

La plantilla de Los Corrales urge un plan industrial para las plantas de Nissan

De hecho, según ha podido confirmar eldiario.es, la dirección de la multinacional automovilística ha mostrado esta disposición tanto al Ministerio de Industria como al Gobierno de Cantabria, a los que pretende implicar junto al comité de empresa de la planta cántabra en el diseño de un Plan de Competitividad para el ejercicio 2020-2023 que conllevará "importantes inversiones" y la posible puesta en marcha de "proyectos que supondrían un aumento de la carga de trabajo".

Para desarrollar este plan de futuro en la factoría de Los Corrales de Buelna, la compañía ha propuesto constituir un grupo de trabajo temporal integrado por representantes del Estado y del Ejecutivo autonómico, así como por los miembros del comité de empresa y de la dirección de Nissan para acordar un marco de colaboración que permita asegurar la continuidad y el crecimiento de la planta "a largo plazo", según fuentes cercanas a la negociación.

En estas conversaciones previas, y a falta de la concreción definitiva de ese pretendido Plan de Competitividad, Nissan ha manifestado que, de entre todas las fábricas del grupo en Europa, la ubicada en Cantabria "posee las características adecuadas para que, con la puesta en marcha de las acciones de inversión y desarrollo necesarias, se pueda mantener su estructura productiva, así como favorecer un crecimiento constante y sostenido de la misma en el futuro".

El calendario propuesto por Nissan para la elaboración de este documento estratégico que tiene como objetivo asegurar la viabilidad de la factoría cántabra tendría un horizonte temporal muy cercano, con el mes de junio como límite temporal para su conclusión, de tal forma que puedan remitir a la sede central la propuesta de validación de las inversiones y compromisos resultantes antes de que finalice el mes de julio de este mismo año.

Nissan quiere establecer como prioridades de esta operación el mantenimiento del actual nivel de empleo en su fábrica en Cantabria "sin aplicación de medidas traumáticas", la mejora del coste de producción por unidad, posicionando a la factoría corraliega a la cabeza de las plantas de la Alianza Renault-Nissan-Mitsubishi, y un potente plan de inversiones que permita su mantenimiento y modernización, así como la localización y atracción de nuevos proyectos.

En la búsqueda de estos objetivos, en un momento de máxima tensión para el mercado del automóvil, la compañía ha solicitado la colaboración tanto al Ministerio de Industria como al Gobierno de Cantabria para actuar como garantes del proceso de análisis y su apoyo a la posterior localización de ayudas públicas que, una vez definidos los proyectos concretos de actuación, se puedan obtener.

Nissan cuenta en estos momentos con varios centros de producción en España. Así, tienen sus plantas de Barcelona -que viven momentos de zozobra, con su plantilla en huelga ante el más que previsible cierre-, Ávila o Cantabria. Además de sus propios vehículos, fabrican componentes para las plantas de la Alianza Renault-Nissan-Mitsubishi, tienen un centro de I+D para toda Europa, un hub de distribución y un centro de recambios. En total, la compañía japonesa emplea a más de 4.300 personas en nuestro país, según datos aportados por la empresa.

Plan industrial en Cantabria

A principios de este mismo año, la plantilla de Nissan Motor Ibérica en Los Corrales de Buelna inició movilizaciones para reivindicar un plan industrial para las plantas de la multinacional en España y en solidaridad con sus compañeros de Zona Franca de Barcelona, que llevan meses de paros y protestas ante la delicada situación que vive la compañía de origen japonés.

El comité de empresa de la planta cántabra subrayó entonces que, ante la multitud de factores que están afectando al mercado del automóvil y más concretamente a Nissan, "es el momento de adoptar una actitud activa y hacer visible nuestra preocupación, con el objeto de garantizar un futuro industrial".

Esta misma semana, desde el sindicato Comisiones Obreras, que es el mayoritario en la planta corraliega, se ha remitido una carta dirigida a la ministra de Industria, Reyes Maroto, recordando que la factoría necesita "inversiones inmediatas" para garantizar un futuro a medio plazo, para lo que solicitan la colaboración del Estado en la asignación de ayudas para el mantenimiento del empleo, en la misma línea de lo que ha trasladado la dirección de la compañía por otros cauces.

Etiquetas
Publicado el
23 de mayo de 2020 - 20:17 h

Descubre nuestras apps

stats