Las obras de la Biblioteca Municipal de Santander se paran por problemas de cimentación

Infografía del interior de la futura Biblioteca Municipal de Santander

0

Apenas a 300 metros del edificio de la santanderina calle de Isabel II que fue desalojado por hallarse problemas estructurales, el Ayuntamiento de Santander ha tenido que parar las obras de remodelación de la nueva Biblioteca Municipal al encontrarse con problemas de estabilidad del terreno. Las obras de remodelación se iniciaron en febrero y estaba previsto que acabaran en octubre, plazo que no se cumplirá ya que ahora se va a tener que encargar el micropilotaje del inmueble.

Arrancan las obras de la nueva Biblioteca Municipal de Santander, que costarán 1,3 millones y acabarán en octubre

Arrancan las obras de la nueva Biblioteca Municipal de Santander, que costarán 1,3 millones y acabarán en octubre

La nueva Biblioteca ocupará la sede del antiguo Archivo Histórico Provincial. Se encuentra entre las calles Gravina y del Rubio, en donde también se encuentra la sede del Museo de Bellas Artes, cerrado tras el incendio que devastó su cubierta e interior, y de la Biblioteca Menéndez Pelayo, actualmente en obras que se financian con fondos del Ministerio de Transporte, Movilidad y Agenda Urbana (Mitma).

El portavoz del equipo de Gobierno de Santander, Javier Ceruti (Cs), ha informado este martes de que la Junta de Gobierno Local aprobó el día anterior la redacción del proyecto modificado de la obra de rehabilitación del archivo, ya que, según los informes municipales, el proyecto debe ser modificado en cuanto a la cimentación, por la "mala situación" del terreno en que se asienta el edificio reformado. Para corregirlo, se generará una nueva cimentación mediante micropilotes y se revisarán y reformarán los aplacados de la fachada tras detectarse un deterioro "que producía inseguridad y por tanto riesgos para quien estuviera debajo del edificio", ha indicado Ceruti.

El alcance del proyecto determinará el encarecimiento de la obra. La rehabilitación se adjudicó a la empresa SIEC por un presupuesto de 1.295.365 euros y un plazo de ejecución de ocho meses que ya "no se cumplirá". No se ha detallado si los problemas de estabilidad pudieron haber sido detectados antes del inicio de las obras, pero fuentes municipales indicaron que el edificio empezó a manifestar problemas cuando fueron desalojados de su planta baja los pesados archivadores que lo ocupaban. Sea como fuere la circunstancia, el micropilotaje consistirá en la introducción bajo la rasante de pilotes para dar mayor estabilidad a los cimientos, una técnica ya utilizada en otros edificios con problemas de cimentación en Santander.

El proyecto de rehabilitación tiene como objetivo recuperar el antiguo edificio del Archivo Provincial, obra del arquitecto de la Diputación Regional, Ángel Hernández Morales, que data de los años 50, la misma década en que se reconstruía el centro de la ciudad tras el incendio que lo asoló en 1941, y tiene una superficie de más de 1.000 metros cuadrados distribuidos en cuatro plantas.

Casa-Museo Menéndez Pelayo

En esa misma zona, los intentos del Ayuntamiento de Santander de hacerse con la propiedad de los jardincillos y de la Casa-Museo de Menéndez Pelayo, también aledaños a la Biblioteca Municipal y la Biblioteca Menéndez Pelayo, no han fructificado y el Consistorio ha desistido de hacerse con la titularidad que ostenta la Sociedad Menéndez Pelayo.

La sociedad mantuvo negociaciones con el Consistorio hace años para la cesión de la propiedad del inmueble compartido actualmente por la sede de la Fundación Gerardo Diego, llegando a ofrecer el Ayuntamiento hasta 400.000 euros, después de que la sociedad no aceptará una primera oferta de 100.000 euros. Pero las negociaciones no han prosperado al elevar sus pretensiones la sociedad, según han informado fuentes municipales.

Lo que sí cerró la Sociedad Menéndez Pelayo antes de la cuarentena fue un acuerdo con el Ayuntamiento de Santander para firmar un convenio de cuatro años, renovable por otros cuatro, por el cual recibirá la primera una aportación anual de 35.000 euros. Dicho convenio será ratificado en una asamblea extraordinaria y no afectará a la propiedad de la Casa Museo.

El Ayuntamiento llegó a estar interesado en disponer de todo el suelo en propiedad para habilitar un acceso subterráneo a la finca, que está elevada sobre el nivel de la calles y así presumiblemente se facilitaría un nuevo acceso a la Biblioteca Municipal. Fracasadas las negociaciones, el Ayuntamiento tiene un recurso en su poder para conseguir la propiedad, la fórmula expropiatoria, pero no consta que se vaya a recurrir a este mecanismo.

Villa Iris, residencial

Por otra parte, la Junta de Gobierno ha procedido a la aprobación inicial de la modificación del Plan Especial de Protección del Conjunto Histórico-Artístico de El Sardinero en lo que se refiere al edificio Villa Iris, en el Paseo Pérez Galdós 47, que pretende cambiar su actual uso de oficinas a residencial. La modificación no supone alteración del nivel estructural de protección del edificio que fue propiedad de la Fundación Botín pero sí de las obras admitidas en el mismo para adaptarlo al uso residencial, ha explicado Ceruti.

La aprobación inicial se llevará al Boletín Oficial de Cantabria para abrir un plazo de información pública de un mes, tras lo que irá a Pleno para su aprobación provisional. Posteriormente se derivaría al Servicio de Patrimonio del Gobierno de Cantabria para su informe y volvería a Pleno para la aprobación definitiva.

Etiquetas
Publicado el
7 de julio de 2020 - 16:31 h

Descubre nuestras apps

stats