El chef José Ignacio Herráiz, homenajeado en Cuenca por su trayectoria y su aportación a la cocina conquense

Un momento del acto

El homenaje al chef José Ignacio Herráiz ha sido el primer acto gastronómico que se ha celebrado en Cuenca tras su proclamación como Capital Española de la Gastronomía en 2023.

El Instituto de Cultura Gastronómica de Castilla-La Mancha, la entidad amparada por la Real Academia de Gastronomía en la región, celebraba el pasado viernes en el campus conquense de la Universidad de Castilla-La Mancha un acto de homenaje a este chef que, tras cuarenta años al frente de los fogones ha decidido emprender otros proyectos personales. El acto estuvo presidido por Cesar Sánchez Meléndez, vicerrector de Cultura, Deporte y Responsabilidad Social; Antonio Mateos, presidente del Instituto de Cultura Gastronómica de Castilla-La Mancha; Miguel Ángel Valero, concejal de Cultura, Patrimonio Histórico y Turismo del Ayuntamiento de Cuenca; Ramón Pérez Tornero, delegado Provincial de Hacienda y Administraciones Públicas en Cuenca.

Antonio Mateos ha sido el encargado de abrir este acto al que han asistido un centenar de personas entre familiares, colaboradores y admiradores del homenajeado. Mateos, en su discurso, ha recorrido la trayectoria de este cocinero que comenzó a trabajar a los 16 años en el negocio familiar situado en la localidad de Villalba de la Sierra y ha destacado la humildad y la honestidad de una figura que ha abierto camino a la nueva cocina conquense, y trajó a esta capital castellanomanchega la fusión de otras culturas tras viajar por todo el mundo.

En su intervención, José Ignacio Herráiz, en algunos momentos muy emocionado, ha hecho un recorrido por su trayectoria profesional y ha destacado su afán por aprender que le llevó a salir de Cuenca y del negocio familiar para conocer primera la cocina vasca, luego irse hasta Australia y seguir por todo el mundo, hasta que decidió regresar a Cuenca hace 18 años.

Herráiz adelantó tendencias que luego fueron moda cuando montó en Cuenca la primera barra japonesa donde cocinaba cocina conquense frente a los comensales. “Trajimos un concepto entre inconsciente y osado. Esta aventura nos dio un empujón muy grande”, señaló.

Sin embargo, tras la crisis del 2008, “nos tuvimos que reinventar” y tras un breve paso por otro espacio emprende el proyecto donde ha permanecido hasta la actualidad en el corazón del casco antiguo de Cuenca, ubicado en unas antiguas caballerizas del siglo XVI, el Restaurante Raff San Pedro y ha destacado la profesionalidad del equipo que le ha acompañado hasta hoy. “Si han quedado dos o tres platos en el recuerdo, me doy por satisfecho”, deseaba y como su consejo para las nuevas generaciones de cocineros señalaba que “que se centre en su trabajo con respeto a los que nos han dejado los mayores”.

Por su, parte Miguel Ángel Valero ha valorado la importancia de tener figuras como José Ignacio Herráiz para seguir enriqueciendo la cocina conquense y legando su saber a las nuevas generaciones de cocineros.

También el Ramón Pérez ha señalado dirigiéndose al Instituto De Cultura Gastronómica: “Os ha salido redondo, coincidir en este primer acto como futura Capital Española de la Gastronomía”. Y ha dado las gracias al homenajeado por lo que ha hecho por “esta ciudad y por la gastronomía”.

En el aire ha quedado un proyecto para que no se pierda el talento y el saber de José Ignacio Herráiz y se convierta en maestro para las nuevas generaciones de cocineros.

Además, Instituto de Cultura Gastronómica ha anunciado que José Ignacio Herráiz será nombrado miembro de honor del Consejo Asesor de la entidad.

Tras el homenaje, los miembros de Instituto se trasladaron junto al chef y un grupo de sus colaboradores y familiares al restaurante Nelia en Villalaba de la Sierra donde empezó su trayectoria y que actualmente regenta unos de sus hermanos donde disfrutaron de una cena basada en platos de caza, guisos tradicionales y vinos conquenses. 

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats