La portada de mañana
Acceder
El ahorro energético entra en vigor convertido en una nueva batalla política
Cinco cadáveres, una sortija y una alianza, los restos de la represión franquista
Opinión – España y los bajos salarios, por Unai Sordo

En busca de la protección patrimonial y reubicación de dos emblemáticos mosaicos de Toledo

Uno de los dos mosaicos que flanquean la entrada del antiguo hospital de Toledo

En Toledo no solo hay grandes monumentos, también hay pequeños detalles artísticos que en varias ocasiones han pasado desapercibidos o directamente se han hundido o derribado junto con edificios que pasaron a mejor vida. Ha sido el caso de pequeños mosaicos y cerámicas que tienen un valor artístico no catalogado ni protegido en su momento. Es una situación que ahora los expertos en historia y arte quieren evitar con dos mosaicos de gran valor artístico que flanquean la entrada del edificio del antiguo Hospital Virgen de la Salud de Toledo, en el barrio de Palomarejos, pendiente de derribo.

Estas dos piezas están formadas por pequeñas teselas mediante la técnica de la musivaria, obra de Santiago Padrós Elías, pintor y artista catalán muy prolífico en encargos institucionales durante las décadas de los 50 y 60 del siglo pasado. Se construyeron ‘ad hoc’ para el propio hospital en 1968 y reflejan oficios típicos de Toledo como la espadería, la forja y el bordado, de manera alegórica y conforme al tipo de arquitectura que se realizaba en esa época de la dictadura franquista.

El historiador, investigador y experto en gestión del patrimonio cultural, Francisco García Martín, detalla que fue un encargo que se realizó con el hospital, algo que también se hizo en detalles ornamentales de otros edificios de la ciudad que “se han perdido”, como sucedió con la remodelación de la Escuela de Artes y Oficios, donde hubo piezas de cerámica que se destruyeton con las obras.

Estos mosaicos, afirma, al igual que otras cerámicas y adornos de la ciudad, tienen un “valor artístico” por sí mismas, mucho mayor en el caso de los mosaicos del antiguo hospital, debido a su dimensión pero también a los detalles de su ejecución y a sus dibujos. Pero destaca igualmente su valor “inmaterial”: este hospital lo construyó el Ministerio de Trabajo cuando solamente los trabajadores asegurados tenían derecho a la asistencia sanitaria. Hoy en día representan las labores manuales y oficios de esa época.

Se da la circunstancia de que en aquel momento era ministro de Trabajo el toledano Licinio de la Fuente, que tuvo esos “detalles” con la ciudad. En esa época se construyó el actual Hospital de Parapléjicos, que por entonces se destinaba a accidentes laborales; la Universidad Laboral para formar a técnicos, que actualmente es un Instituto de Educación Secundaria; o las guarderías de la ciudad “para que las mujeres se incorporasen al trabajo”.  

“Los mosaicos representan una época y ese contexto del nacimiento de la Seguridad Social en torno a una prestación del trabajador”, detalla el experto, quien además apunta que están muy bien conservados por la dureza de los materiales y por ello tienen “una garantía de perdurabilidad que no tienen otras obras”.

Reubicación y protección patrimonial

Este investigador toledano defiende su reubicación en el nuevo Hospital Universitario de Toledo, en el barrio del Polígino, realizando un “pequeño rehundimiento” similar al que tienen actualmente para que no les dé directamente la lluvia y la luz del sol. “El nuevo hospital es el lugar más adecuado porque para un hospital se hicieron. Además, es un lugar nuevo que está carente de esos elementos concretos, porque son edificios enormes para los que ya no se hace obra artística”, agrega.

Pero al margen de su ubicación, pide que los dos mosaicos sean declarados Bien de Interés Patrimonial (BIP), una figura de protección cultural que está un escalafón por debajo de la de Bien de Interés Cultural (BIC) pero que sería la más apropiada para ambas obras conforme a la legislación vigente.

Por ello, ha pedido a la Consejería de Cultura que inicie el expediente de declaración de estos dos ejemplares artísticos, así como su rescate del derribo (junto con el azulejo de la capilla de la aparición de la Virgen de Lourdes, realizada en 1970 por el artista puenteño Javier Robles), y que la Consejería de Sanidad o la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha les den el destino más apropiado en el nuevo Hospital Universitario o en otra localización.

A esta petición se ha unido también Izquierda Unida (IU) de Castilla-La Mancha. La vicecoordinadora regional, Isabel Álvarez, también ha solicitado a Cultura el inicio del expediente y su “rescate” antes del derribo del edificio donde todavía permanecen. Este partido aboga igualmente por reubicarlos en el nuevo Hospital Universitario de Toledo, “uniendo así con ello una suerte de reconocimiento a los muchos años de servicio del Virgen de la Salud, con los muchos que le esperan a la nueva infraestructura sanitaria”.

Fuentes de la Consejería de Cultura han precisado a eldiarioclm.es que los técnicos están realizando una valoración de la obra para el expediente puesto que “falta información” al respecto. Por su parte, en la Consejería de Sanidad recuerdan que el edificio pertenece a la Tesorería de la Seguridad Social, que ahora es un ministerio desagregado del de Trabajo, y que todavía se están evaluando y analizando las instalaciones.

Para finalizar, Francisco García Martín recuerda que la Ley de Patrimonio Histórico establece la obligación de destinar en los contratos de obras públicas una partida de al menos el 1% a trabajos de conservación o enriquecimiento de este tipo de patrimonio o al fomento de la creatividad artística, con preferencia en la propia obra o en su inmediato entorno. Según concluye, en el caso del nuevo hospital de Toledo, esto “brilla por su ausencia” y “puede que tenga que ver con la privatización de la construcción”.

síguenos en Telegram

socios

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats