El exsubdirector del Hospital Clínico asumirá la gerencia y también la del Hospital de Medina del Campo

Hospital Comarcal de Medina del Campo.

La Consejería de Sanidad ya tiene sustituto para las gerencias del Hospital Clínico Universitario de Valladolid y del Hospital de Medina del Campo, vacantes tras renunciar su responsable por la denuncia de abusos sexuales contra un traumatólogo del centro medinense que presuntamente fueron silenciados durante años.

El nombramiento de Jose Antonio Arranz Velasco, que fue subdirector del Clínico hasta 2019 y también trabajó en el hospital de Medina, se hará público en breve, a las 14,15 horas se ha citado al personal del hospital en el Aula Magna del Clínico para su presentación, tal y como confirman fuentes sanitarias a elDiario.es.

El gerente de ambos hospitales, José Manuel Vicente, presentó su dimisión "por motivos personales" el pasado viernes, después de que la Consejería hiciese público, a través de una nota de prensa, que había dado traslado a la Fiscalía de una denuncia de los trabajadores del hospital contra un médico y que se había abierto una información reservada. No se dieron más datos, pero para cuando Sanidad informaba de la investigación, el principal afectado, ya había fallecido horas antes, tras estrellarse su coche contra un camión en la N-601. La denuncia que firmaron 26 trabajadores de quirófanos del Hospital de Medina hacían referencia a "incidentes reiterados" con el facultativo y de los que la jefe de la unidad de enfermería informó al coordinador del bloque quirúrgico y al jefe de traumatología sin tener resultado.

Según el escrito, las exploraciones que realizaba el médico "antes y después" de las intervenciones quirúrgicas "en pacientes femeninas y sobre todo jóvenes, incluso niñas" eran "completamente libidinosas y abusivas" y atentaban contra su intimidad "creando un entorno intimidatorio, degradante u ofensivo". Así, precisaban que se extralimitaba "practicando habitualmente tocamientos sin ningún motivo clínico, en sus órganos mamarios" y sospechaban también que "ginecológicos" y "sin guantes" en "pacientes anestesiadas" o con raquianestesia (de cintura para abajo), algo que hacía "debajo de una sábana". Los firmantes aseguran que fueron testigos de algunos de estos hechos y que no deseaban ser "cómplices" e incurrir en un delito de omisión.

Según pudo saber elDiario.es, hay al menos una denuncia notificada a través del sistema Sisnot y que data de 2019 en la que una enfermera de quirófano refiere como el médico tenía las manos "fuera del mapa quirúrgico" y por debajo de la sábana mientras se intervenía a una pequeña. El presunto abuso cesó cuando la enfermera se colocó de forma que se interpuso entre la paciente y las manos del médico. Por otro lado, los trabajadores acabaron por presentar el escrito por dos incidentes una semana antes, el abuso contra una estudiante de enfermería y también contra una paciente adulta que estaba en reanimación y que fue consciente de los tocamientos al igual que profesionales sanitarios que estaban allí.

El escrito se presentó el martes 1 de junio, pero no fue hasta el jueves cuando se habló con el presunto autor de los abusos. La Consejería informó de lo ocurrido el viernes. A partir de ahí se fueron sucediendo las dimisiones, desde el gerente a jefe de traumatología, han dimitido cuatro responsables del centro.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats