Airbnb retirará los anuncios de alojamientos turísticos ilegales que detecte el Ayuntamiento de Barcelona

Después de varios desencuentros, Airbnb y el Ayuntamiento retoman las conversaciones

Airbnb se ha comprometido ante el Ayuntamiento de Barcelona a retirar de su web aquellos alojamientos turísticos que el consistorio detecte como ilegales. Así lo ha anunciado el representante de políticas públicas de Airbnb, Sergio Vinay, tras una reunión celebrada con la administración municipal.

El Ayuntamiento de Barcelona denuncia que un directivo de Airbnb realquiló ilegalmente un piso turístico

El Ayuntamiento de Barcelona denuncia que un directivo de Airbnb realquiló ilegalmente un piso turístico

La compañía ha acordado "un proceso sencillo" con el consistorio para que éste pueda "notificar" la existencia de alojamientos turísticos ilegales y así "retirarlos rápidamente", en palabras de Vinay. Esta ha sido la principal propuesta planteada por la plataforma tras el encuentro celebrado este miércoles al mediodía en la plaza Sant Jaume. Los portavoces municipales la han valorado como "un punto de inflexión" en la relación entre la plataforma y el Gobierno de Ada Colau.

Es la primera vez que Airbnb se compromete con el Ayuntamiento a retirar sin dilaciones los anuncios de alojamientos turísticos sin licencia. Hasta el momento, ante las denuncias hechas por el consistorio por la presencia de estos pisos turísticos ilegales en la plataforma, Airbnb se había limitado a recordar que su normativa ya pide a los anfitriones que cumplan con las normativas locales.

La concreción de la actual propuesta es que el Ayuntamiento, tras supervisar la oferta en su página web, comunique a Airbnb los anuncios fraudulentos de pisos sin licencia y éste proceda a "eliminar los operadores comerciales ilegales", según ha explicado Vinay al salir de la reunión. El sistema de comunicación entre Airbnb y el Ayuntamiento se acabará de detallar en las próximas semanas.

La teniente de alcaldía del Ayuntamiento de Barcelona, Janet Sanz, ha valorado con satisfacción este cambio de tono, que según ha afirmado plantea una medida concreta para frenar los abusos en el alquiler turístico ilegal. Tras denunciar varios casos de fraudes detectados, sobre la plataforma pesa una multa de 600.000 euros –que advirtieron que recurrirán– por infracción administrativa.

Asimismo, Airbnb ha pedido al Ayuntamiento mantener las conversaciones para "asegurar que las familias que comparten su residencia habitual la puedan seguir ofreciendo a viajeros", ha señalado Vinay. La plataforma denuncia que la ausencia de normativa causa un perjuicio ya que "excluye Barcelona de nuevas oportunidades económicas y sociales" con la llegada del turismo.

El responsable de la plataforma ha acudido hasta la puerta del Ayuntamiento acompañado por una decena de vecinos anfitriones que exigen esta normativa que ampare el alquiler de habitaciones de sus residencias a los turistas. Para ello, han hecho entrega a los responsables municipales de un dossier con 552 testimonios de familias que optan por esta modalidad de alquiler.

Etiquetas
Publicado el
12 de julio de 2017 - 16:24 h

Descubre nuestras apps

stats