Barricadas y enfrentamientos con los Mossos en las protestas durante el Barça-Real Madrid

Un manifestante encapuchado ante una hoguera en las inmediaciones del Camp Nou Foto: Sònia Calvó

El Barça-Real Madrid de este miércoles, que estaba previsto para el mes de octubre pero que fue aplazado por las protestas en Catalunya tras la sentencia del procés, se ha celebrado sin incidentes dentro del campo, pero con barricadas y enfrentamientos con los Mossos d'Esquadra en las protestas fuera del Camp Nou.

Los Mossos blindan el Camp Nou ante la convocatoria de Tsunami Democràtic por el Barça-Real Madrid

Los Mossos blindan el Camp Nou ante la convocatoria de Tsunami Democràtic por el Barça-Real Madrid

La tensión entre manifestantes y la policía ha ido a más mientras El Clásico discurría en el estadio. En las inmediaciones, las protestas por las condenas de los líderes independentistas han acabado en enfrentamientos entre grupos de encapuchados y la policía, y se han producido cargas, lanzamientos de objetos y quema de barricadas por las calles del barrio de Les Corts de Barcelona.

Poco después de las 20:30 horas, los Mossos han tratado de replegarse, momento en el que grupos de manifestantes han comenzado a lanzarles objetos. Los antidisturbios han cargado contra los grupos de encapuchados que continuaban lanzado objetos. La policía ha lanzado proyectiles de foam y ha efectuados cargas.

En el acceso 16 del estadio, situado en Travessera de Les Corts, se han vivido momentos de tensión cuando un grupo de encapuchados ha tirado contenedores y ha levantado barricadas. Desde ahí, ha lanzado objetos contra un grupo de Mossos que se encontraba atrincherado en una de las puertas. La policía ha respondido con disparos de foam.

El Tsunami Democràtic ha conseguido colar dos pancartas gigantes, una con su lema 'sit and talk' y otra en la que podía leerse 'Freedom', pese a las fuertes medidas de seguridad que han blindado el Camp Nou. Un grupo de aficionados ha desplegado la lona con el mensaje desde la segunda gradería del lateral, que ha permanecido visible unos minutos. Además, el partido ha tenido que ser parado durante dos minutos, en el minuto 10 de la segunda parte, por el lanzamiento de pelotas amarillas al campo.

Los jugadores del Fútbol Club Barcelona y del Real Madrid habían llegado al Camp Nou poco antes de las 18 horas entre las protestas de los concentrados en las inmediaciones del estadio. Unas 5.000 personas habían acudido a la convocatoria para mostrar su rechazo a la sentencia contra los presos independentistas y para reclamar una negociación con Estado, que se sucedió sin incidentes siguiendo el llamamiento del Tsunami Democràtic.

Antes, los manifestantes se habían congregado desde las 16:00h en las inmediaciones del Camp Nou. La organización independentista les pidió que no impidieran el acceso al estadio de socios y aficionados porque lo "imprescindible" es que la gente pudiera entrar y el partido disputarse para poder llevar a cabo su acción.

Los cuatro puntos de acceso al Camp Nou en los que había convocado Tsunami Democràtic a los manifestantes se fueron llenando poco a poco mientras algunos activistas repartían carteles con el lema 'Spain sit and talk'. Según el colectivo, distribuyeron 100.000 carteles, con el objetivo de que los aficionados los mostrasen en algunos momentos señalados del partido.

Los Mossos d'Esquadra blindaron desde primera hora las inmediaciones del Camp Nou y aseguraron la zona con cortes en varias de las calles que dan la vuelta al estadio, entre ellas Travessera de les Corts o Joan XXIII. El despliegue de efectivos de la policía catalana ha sido uno de los más importantes en un evento deportivo, con 1.000 agentes de Mossos, sumados a los dos millares de seguridad privada. Ha habido además dos anillos de seguridad alrededor del campo.

Pasadas las 17 horas, los manifestantes independentistas cortaron la Diagonal a la altura de la plaza Pius XII al grito de "libertad presos políticos y "1 de octubre ni olvido ni perdón". Era una parte de los activistas que estaba protestando a las puertas del Hotel Sofía, donde se concentraban los jugadores de Barça y Madrid.

Los accesos del Camp Nou se abrieron con normalidad cuando quedaba algo menos de una hora para el inicio del partido. El servicio de seguridad requisó los carteles repartidos por el Tsunami Democràtic y algunos otros, pero permitió la entrada de algunas banderas, como suele ser habitual. Mientras tanto, en el exterior, la concentración seguía y un grupo de manifestantes instaló un proyector en uno de los laterales del estadio.

64 heridos y 10 detenidos

64 heridos y 10 detenidosUna treintena de ultras aficionados del Barça se enfrentó a la masa de independentistas que protestaban ante el Camp Nou, lo que generó una pelea múltiple que fue sofocada por los Mossos minutos antes del inicio del partido, en uno de los accesos de la calle Travessera de Les Corts.

El incidente comenzó cuando manifestantes independentistas increpó a un grupo de una treintena de hooligans, al grito de "fuera fascistas de nuestros barrios". Los radicales contestaron entonces con puñetazos, forcejeos y carreras, pero la superioridad numérica de los independentistas impedió que el choque fuera a más. Los Mossos acabaron interviniendo poco después y despejaron la zona.

El Sistema de Emergencias Médicas (SEM) ha atendido a 64 personas durante la concentración y posteriores altercados registrados en los alrededores del Camp Nou. Además, los Mossos d'Esquadra han detenido a diez personas.

Etiquetas
Publicado el
18 de diciembre de 2019 - 18:20 h

Descubre nuestras apps

stats