EXCLUSIVA

Banco Sabadell abandona los hospitales valencianos privatizados y los deja en manos de una multinacional

Guardiola y Oliu, en la Junta General de Accionistas celebrada el jueves en Alicante.

Banco Sabadell venderá a Centene su 50% en Ribera Salud, la concesionaria de los hospitales valencianos privatizados, y abandona así el negocio sanitario que tuvo que asumir cuando compró la Caja de Ahorros del Mediterráneo (CAM) por un euro. De esta manera, la principal concesionaria del conocido como "modelo Alzira" pasará a estar controlada al cien por cien por la multinacional estadounidense con sede en San Luis (Misouri).

La situación para el negocio de Ribera Salud en la sanidad valenciana se ha complicado con la llegada de la izquierda a la Generalitat. Uno de las principales puntos del Acuerdo del Botànic -pacto parlamentario entre PSPV, Compromís y Podemos- fue la reversión del "modelo Alzira", con la recuperación del área de Salud de la Ribera el pasado 1 de abril como punta de lanza.

Este hecho ha significado para Ribera Salud la pérdida de un negocio anual de unos 190 millones de euros. Además, la Generalitat reclama otros 104 millones a la concesionaria por las liquidaciones del hospital de la Ribera entre 2013 y 2015, una "deuda" que podría dispararse con las liquidaciones de 2016 y 2017 y de las de otras áreas sanitarias.

La salida de Banco Sabadell también es un golpe para la visión que pueden tener los valencianos de Ribera Salud, ya que su capital será cien por cien extranjero. Y cabe recordar que la empresa que dirige Alberto de Rosa es el principal proveedor de la Generalitat y todavía maneja un tema tan sensible como las áreas sanitarias de Torrevieja y Elche y el 35 % de la concesionaria del área sanitaria de la Marina. El poder de decisión estará ahora en San Luis, EE UU.

Según ha podido saber eldiario.es, Banco Sabadell tiene previsto salir de Ribera Salud antes de que finalice el primer trimestre de 2019. Así, el acuerdo firmado ya con Centene contempla que la multinacional estadounidense tendrá que comprar el 50 % que tiene el banco en la concesionaria antes de esa fecha, lo que significa que la operación podría realizarse antes.

Desde la entidad que preside Josep Oliu, que esta semana ha celebrado por primera vez su Junta General de Accionistas en Alicante, han asegurado que no comentan ningún tipo de relación contractual.

El acuerdo con Centene está ya cerrado y se fraguó cuando la multinacional estadounidense entró en el accionariado de Ribera Salud comprándole a Bankia el 50% de la concesionaria en 2014. El acuerdo consiste en adquirir las acciones propiedad del Banco Sabadell antes de una fecha pactada. Para ello habrá que valorar la empresa y de ese resultado Centene tendrá que pagar la mitad a la entidad bancaria.

En 2014, en la Comunitat Valenciana gobernaba el PP y nada se sabía de la posterior decisión del Gobierno valenciano de empezar a revertir las concesiones sanitarias. Ahora Ribera Salud no es un bocado tan apetecible, máxime cuando el propio presidente de la Generalitat, Ximo Puig, ha anunciado que la próxima reversión se hará efectiva en el área de la Marina, donde Ribera Salud tiene el 35% del accionariado junto con la aseguradora DKV, que también ha mostrado interés por salir del modelo de hospitales privatizados valencianos.

Etiquetas
Publicado el
20 de abril de 2018 - 21:06 h

Descubre nuestras apps

stats