Reconozcamos el valor de la juventud

0

Ya se habla de las personas menores de 30 años como la generación perdida entre dos crisis, ¿pero es que alguien menor de 30 años recuerda haber vivido algo diferente?

La crisis sanitaria del coronavirus ha traído consigo una nueva crisis económica de consecuencias aún impredecibles. Sin embargo, nuevamente, la juventud parece estar en el ojo del huracán. Según datos del Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, entre el 12 de marzo y el 30 de abril, se destruyeron 330.000 puestos de trabajo de menores de 30 años. Desde mayo hasta mediados de junio, se habían recuperado 57.000 empleos, sólo un 17%. Si tenemos en cuenta un paro juvenil estructural por encima del 30% en nuestro país, la situación no puede ser más preocupante.

Pese a contar con el mayor número de graduaciones universitarias de la historia reciente de España, dominar el uso de Internet y las TIC o desenvolvernos con soltura por Europa y el mundo, las personas jóvenes seguimos soportando tasas de paro por encima de la media, condiciones de trabajo más precarias, encadenando contratos en prácticas, temporales o con salarios bajos, y obligándonos a aceptar empleos por debajo de nuestra cualificación, sin posibilidad de emanciparnos o desarrollar planes de vida futuros.

El Día Internacional de las Habilidades de la Juventud fue proclamado en 2014 por la Asamblea General de la ONU para concienciar al mundo sobre la importancia en invertir en el desarrollo de las habilidades que caracterizan a las personas jóvenes por esta condición, como su creatividad, voluntariedad, optimismo o la curiosidad por aprender y aportar nuevos puntos de vista, precisamente para hacer frente a la situación de desigualdad y discriminación, cuando no pobreza y exclusión, que afecta a millones de jóvenes.

Iniciativas como la red Reconoce, promueven desde hace años el reconocimiento de estas habilidades extraordinarias y potencial de las personas jóvenes por parte de las instituciones, empresas y sociedad civil. Una propuesta valiente y solidaria que desde el Consell de la Joventut de València apoyamos con la esperanza de verla cumplida.

Ninguna sociedad y ninguna economía pueden permitirse tener a sus jóvenes sin expectativas de futuro. Reconozcan el valor de la juventud y háganos partícipes de la reconstrucción del nuevo mundo que ha de venir.

Ana Domínguez es presidenta de Consell de la Joventut de València.

Etiquetas
Publicado el
15 de julio de 2020 - 18:12 h

Descubre nuestras apps

stats