La portada de mañana
Acceder
Gobierno y PP acercan posturas para renovar el Poder Judicial
España se prepara para la batalla de la luz con los líderes de la UE
Opinión - Esta Iglesia no tiene perdón, por Neus Tomàs

Ximo Puig y Joan Baldoví ponen la financiación autonómica en la agenda política

José Luis Ábalos, Ximo Puig, Pedro Sánchez, Mónica Oltra y Joan Baldoví, en una reunión para negociar el acuerdo de investidura.

Un presidente autonómico y el único diputado de una formación valencianista han conseguido revolucionar el tablero político español para hablar sobre el reparto de recursos del Estado. Uno ha hecho uso de su cargo institucional, otro de su representación parlamentaria. Uno del PSPV-PSOE, otro de Compromís. Ambos representan en distintas instituciones a la comunidad peor financiada de España, cuya deuda fruto de un sistema caduco no hace más que engordar y mengua la calidad de los servicios públicos a los que tienen derecho sus ciudadanos.

Tras seis años de trabajo machacón y pedagogía, el presidente de la Generalitat Valenciana, Ximo Puig, y el diputado de Compromís en el Congreso, Joan Baldoví, han conseguido que la reforma del sistema de financiación autonómica comience a moverse. El modelo, caduco desde 2014 y con unos criterios que perjudican a la Comunitat Valenciana -recibe 200 euros por habitante menos que la media de autonomías y debe recurrir al endeudamiento para financiar sus servicios-, parece estar condenado a rodar cuesta abajo cada vez que se acerca a la cima, pero en este último intento los interlocutores albergan cierta esperanza.

Este miércoles la ministra de Hacienda, Maria Jesús Montero, ha subrayado el "compromiso inequívoco" del Gobierno con la reforma del sistema en aras de elaborar uno más equitativo. La ministra socialista, exconsejera de Hacienda en Andalucía, ha asegurado que presentará el nuevo modelo en noviembre para que sea discutido por todos los actores implicados -comunidades autónomas, Gobierno central y grupos parlamentarios-. Y lo ha hecho en una comparecencia propuesta por Compromís, en la que ha reconocido: "Nuestra previsión es que podamos presentar este informe, este documento, en el mes de noviembre, como me comprometí con el señor Baldoví". El diputado de Compromís solicitó la comparecencia después de que el Congreso aprobara una resolución para acelerar la reforma del modelo, uno de los compromisos del Gobierno con su formación para apoyar la investidura de Pedro Sánchez. El parlamentario valenciano siempre ha subrayado la necesidad de compensar la falta de fondos en todos sus acuerdos con el Ejecutivo. En la sesión parlamentaria Montero también ha reconocido la llamada deuda histórica de la Comunitat Valenciana y Murcia, a la cola en recursos per cápita, y ha asegurado: "Cuando abordemos el modelo de financiación autonómica tenemos que abordar la deuda acumulada y ver qué ocurre".

En el Palau de la Generalitat Valenciana recibieron con cierta alegría el compromiso de la ministra, después del jarro de agua fría de su homóloga en Economía, Nadia Calviño, durante una visita a València hace unos díasa.  "Es la primera vez en la historia que un ministro reconoce en sede parlamentaria que existe una deuda histórica directamente vinculada a la falta de recursos que hemos registrado con los sucesivos sistemas", valoraba el conseller de Hacienda, Vicent Soler, que recalcó que "la base del nuevo modelo es acabar con las diferencias injustificables entre comunidades y esta debe ser una de las cuestiones de partida que deben solventarse para encarar la recuperación en igualdad de condiciones". El conseller de Hacienda también trabajará como mediador con otros territorios para defender la propuesta valenciana, que, reitera, solo será posible "si todas las autonomías incrementamos los recursos disponibles hasta un nivel de equilibrio horizontal entre todas nosotras". "Nosotros seguiremos hablando con todas las comunidades autónomas porque necesitamos una conversación que nos haga superar tópicos y nos ayude a cohesionar el país, y eso hay que hacerlo por la vía del diálogo. Con Andalucía compartimos una urgencia en el cambio de modelo de financiación", ha insistido el presidente valenciano Ximo Puig.

En paralelo al debate parlamentario, la reunión del presidente valenciano con su homólogo andaluz este martes provocó la rápida reacción de la llamada "España vaciada", las dos Castillas, Aragón y Extremadura, beneficiadas por el actual sistema de recursos, que acordaron reactivar su posición común en defensa del modelo al conocer la alianza valenciano-andaluza. Los presidentes socialistas Javier Lambán (Aragón) y Emiliano García-Page (Castilla-La Mancha) han advertido que intensificarán sus contactos, también con Galicia y La Rioja, para que los territorios "sociológicamente similares" puedan "reflexionar" conjuntamente sobre su postura. La inquietud de los representantes que verían alterada su posición es síntoma de movimiento.

Meses antes, la "España periférica" participaba en un foro del Cercle d'Economia en Barcelona, donde los presidentes valenciano, balear, gallego y andaluz reivindicaron un reparto justo de los recursos del Estado y acercar el foco a la realidad territorial de España. En el encuentro, las autonomías reclamaron avanzar hacia un modelo menos radial de infraestructuras, incrementar las inversiones del Corredor Mediterráneo y su unión con el eje Atlántico, la conexión con infraestructuras insulares y la reforma del sistema de financiación.

En la comparecencia en el Congreso, la titular de Hacienda reclamaba al dirigente de la oposición, Pablo Casado, sumarse al diálogo para reformar el modelo, recordando que tiene rango de Ley Orgánica y que requiere una amplia mayoría parlamentaria, imposible sin el apoyo de los grandes partidos. El presidente andaluz Juan Manuel Moreno Bonilla ha invocado la reunión bilateral entre el Gobierno y su comunidad autónoma y ha reclamado una cita con Pedro Sánchez, pero también ha implicado al líder de su partido para que abandone su estrategia de confrontación perpetua en el Congreso y se siente a negociar con el Gobierno la reforma de la financiación. "Es obligación del Estado reformar la ley [que regula el sistema de reparto de fondos a las comunidades], y entiendo que Pablo Casado, como líder de la oposición, pondrá de su parte para llegar a un acuerdo", ha expuesto en una entrevista en la Cadena Cope este miércoles. Queda por ver si el líder de la oposición responde a la llamada.

Etiquetas
Publicado el
22 de septiembre de 2021 - 22:31 h

Descubre nuestras apps

stats