Marta Serrano, gerente de EMT València: "El objetivo es reducir la edad media de los autobuses y mejorar las frecuencias de paso"

La nueva gerente de EMT València, Marta Serrano. / JESÚS CÍSCAR

El consejo de administración de la Empresa Municipal de Transportes (EMT) de València aprobó el pasado 1 de diciembre el nombramiento de Marta Serrano Balbuena (Córdoba, 28 de octubre de 1980) como nueva directora gerente, que se convirtió en la primera mujer en ocupar este cargo en los casi 35 años de historia de la entidad.

Serrano es ingeniera de Caminos, Canales y Puertos especializada en Transporte y Diseño Urbano por la Universidad de Castilla-La Mancha y la Rheinisch-Westfälische Technische Hochschule en Aquisgrán, Alemania, donde estudió dos años. Entre sus trabajos más recientes se encuentra el de directora de Comunicación y Consultoría de EMT Madrid entre 2015 y 2019, y posteriormente ocupó el cargo de jefa de operaciones de EMT Fuenlabrada.

Casi sin tiempo para ponerse al día de la situación de la empresa pública, Serrano ha tenido que hacer frente a la gestión del incendio en las cocheras de Sant Isidre. De este y otros temas de actualidad, como las consecuencias del robo de 4 millones, la afección de la pandemia en el transporte público o las líneas maestras para mejorar las frecuencias de paso, ha hablado en una entrevista con elDiario.es.

¿Qué le sugiere que sea noticia que es usted la primera mujer en la historia de EMT València que dirige la empresa?

Ya sabemos que el sector está muy masculinizado, en el transporte urbano menos del 10% de trabajadoras son mujeres y eso es un síntoma de que el sector es aún muy masculino, por eso es novedad. Lo triste es que tenga que ser noticia que yo sea la primera mujer gerente de EMT València. También fui la primera en EMT Madrid, que tiene 70 años de historia. Al final estamos en un sector muy masculinizado y tenemos que trabajar para cambiarlo, eso es fundamental.

¿En ese sentido, piensa aplicar alguna medida para fomentar la paridad en la entidad?

Hay muchas medidas, la EMT ya tiene un plan de igualdad muy potente en el que contempla que tiene que aumentarse la presencia de mujeres en la plantilla de la empresa y cuenta con una medida pionera en España que es que establece unas cuotas para que el personal de conducción alcance el 25% de mujeres. Yo ya ponía a EMT València como ejemplo de buenas prácticas antes de estar aquí. Es cierto que hay un problema previo y es que las mujeres en general trabajamos menos en el sector y por tanto es más difícil atraerlas, pero por eso es importante que salgan estas noticias, que se ponga de relevancia que las mujeres también podemos hacer este trabajo.

¿Qué valoración inicial hace de la situación general de la empresa?

Yo creo que la empresa está en una situación bastante buena en general, aunque es cierto que arrastra el problema del fraude de los cuatro millones y el de la brutal bajada de ingresos que está habiendo en el transporte público de toda España. Creo que el Ayuntamiento de València como socio único de la empresa tiene el suficiente músculo financiero como para poder atajar este problema y luego estamos todos esperando con mucha atención la partida de los Presupuestos Generales del Estado que parece que va a haber para transporte público urbano, para conseguir superar este bache económico que han tenido todas las empresas de transporte.

¿Qué afección ha tenido la pandemia en la demanda de transporte público?

La demanda de transporte público urbano está ahora en torno al 55% o 60% de lo que sería habitual por estas fechas de media en España, pero el transporte de larga distancia ha sufrido unas pérdidas mucho mayores y está al 15% o 20% de la demanda habitual. Estamos todos esperando que lleguen esas ayudas al sector, que es un sector fundamental y que se ha demostrado que es un sector esencial. Durante la pandemia los autobuses han seguido funcionando.

¿Serían suficientes los 15 millones que le corresponderían inicialmente a València de ese fondo habilitado por el Gobierno en los Presupuestos Generales del Estado?

Tenemos que verlo, yo creo que igual se quedan un pelín cortos, pero tenemos que ver cómo cerramos el año.

¿Les da miedo que la pandemia desincentive el uso del transporte público en un momento que parecía que cada vez había más concienciación?

Efectivamente, la pandemia ya está desincentivando el uso del transporte público. Como le decía, estamos en torno al 55% de la demanda que sería habitual por estas fechas cuando la del coche en general en España está en torno al 90%, por tanto, se ha recuperado mucho antes la movilidad en coche que la movilidad en transporte público, lo cual es muy problemático porque implica otra serie de problemas como contaminación y ruido. Es un problema porque ya hay estudios que dicen que con niveles de contaminación altos aumenta la peligrosidad del virus y eso hay que tenerlo muy en cuenta. Al principio se hablaba de que el transporte público era peligroso, pero ahora ya hay estudios que dicen que no lo es respetando las medidas de seguridad. Por tanto, hay que seguir apostando por el transporte público que es el único accesible e inclusivo.

¿A nivel de gestión interna, qué puntos fuertes y qué puntos débiles ha detectado?

Pues toda mi planificación acerca de lo que quería hacer nada más llegar a la empresa ha saltado por los aires por el incendio que se produjo en las cocheras de Sant Isidre. Sí que es cierto que me he encontrado con un equipo bastante cohesionado. Están muy definidos los trabajos que tiene que hacer cada dirección y eso es fundamental, tener un equipo directivo fuerte y una plantilla implicada. Creo que en los últimos seis años se ha hecho un gran trabajo en la empresa para arreglar algunas de las deficiencias que había con anterioridad y para potenciar la EMT como una gran empresa de transporte. Necesitaré más tiempo para poder hacer un análisis más profundo de la situación porque llevo solo 10 días, aunque han sido muy intensos.

Imagino que lo dice por el incendio en las cocheras, ¿cómo lo vivió?

Exacto, era algo que no estaba en mi planificación, obviamente. Cuando a los cuatro días de incorporarme me llaman para decirme que hay un incendio en cocheras, luego todos los días posteriores hemos estado trabajando en intentar esclarecer qué ha ocurrido, las causas, las consecuencias que va a tener, e intentar solventar todos los problemas que pudiera haber. Se ha hecho un gran trabajo desde el área técnica en cocheras, el incendio no ha afectado al servicio, que era lo más importante. El objetivo era que el primer día laborable hubiera autobuses suficientes y se hizo un gran esfuerzo en talleres para sacar algunas reparaciones que estaban pendientes. La gente repondió muy bien, la plantilla respondió estupendamente y creo que esa es una de las principales fortalezas de la empresa.

¿Tienen nuevos datos de la investigación del incendio?

Aún se está investigando por parte de la policía científica y de una empresa de investigación de incendios, que al final son los que tendrán que decir exactamente las causas. Nosotros podemos sospechar que puede hacer sido un cortocircuito, pero es solo una hipótesis con la que estamos trabajando. Cuando tengamos los informes os lo contaremos, tendrán que ser los expertos los que digan lo que ha ocurrido.

El informe de bomberos dice que inicialmente no funcionaron los hidrantes hasta que se activaron manualmente y también se ha cuestionado la conveniencia de que el autobus diésel en el que se origina el fuego estuviera aparcado con los de gas. ¿Qué explicación tienen estos aspectos?

Los hidrantes sí que funcionaban, pero había que activarlos, no hubo ningún problema. El personal de emergencias que había en cocheras los activó y no hubo ningún problema, los bomberos se conectaron a nuestra red. Entiendo que los bomberos cuando van a un incendio y no saben si van a tener agua lo primero que hacen es pedir una motobomba, pero ellos mismos dicen que cuando ven que se pueden conectar a los hidrantes de EMT piden a las motobombas que se retiren. En cuanto al estacionamiento del bus diésel, ese vehículo estaba ahí porque era su sitio, no hay otra razón. Si ese autobús en lugar de estar ahí está en otro sitio hubiera tenido unas consecuencias mayores o peores, no lo sabemos. Si hubiera estado con los híbridos nuevos que están llegando ahora, eso sí que hubiera sido un descalabro económico para la empresa. Hablar de qué hubiera pasado si el bus hubiera estado aparcado en otro sitio es fantasía pura. Es elecubrar a posteriori. Toda la documentación y todos los procesos están en regla y actualizados.

¿Cómo funciona el protocolo de seguridad en estos casos?

Todos los protocolos se cumplieron, el problema principal del incendio fue que cuando se detectó, como los sábados por la tarde hay muy poca gente en cocheras, el incendio ya era muy grande, pero el protocolo y lo primero que hacen los trabajadores es retirar los vehículos para intentar quitar combustible y eso es fundamental. De hecho, los bomberos cuando llegan les ayudan a quitar buses porque es fundamental para evitar la propagación del incendio. Por suerte, están llegando autobuses nuevos y no hay problemas de servicio porque estos vehículos estaba previsto retirarlos en unos meses.

Mencionaba anteriormente el tema del robo de 4 millones. ¿Siguió de cerca el caso desde Madrid?

Sí, por supusto, en el sector fue una noticia muy sonada. Al principio fue un poco extraño porque se hablaba de un 'hackeo' y no se sabía muy bien desde Madrid. Luego ya se ha visto que una persona se saltó los protocolos internos de la empresa en los pagos y que una entidad bancaria aparentemente tampoco cumplió. Eso es lo que ahora estoy viviendo desde dentro. Me estoy poniendo al día, viendo la información interna, y por otra parte hay un juicio penal para esclarecer responsabilidades.

Las conclusiones de la comisión de investigación recogen unas recomendaciones para mejorar la gestión en las que también abunda el último informe de la Intervención municipal. Se han empezado a implementar?

El informe de Intervención es de 2019, del año pasado, en el que se comete el fraude. Luego hay una comisión de investigación interna que hace una serie de recomendaciones que la empresa ya está adoptando. Se están produciendo unas mejoras en todos los procesos y en todos los protocolos. Ahora nos llega ese informe de Intervnción sobre el mismo año que por supuesto no contempla las mejoras que se han producido en 2020. Yo creo que lo más interesante del informe es que no se ha encontrado ninguna deficiencia grave. Lo que hace es darnos recomendaciones de mejora que son siempre bienvenidas y que van en línea con las conclusiones de la comisión de investigación. Por tanto, ya las estamos implementando en muchos casos. Lo coNtemplamos como una oportunidad de mejorar los procesos internos de la empresa.

¿Puede concretar alguna de esas recomendaciones que ya se hayan puesto en marcha?

Por ejemplo, una de las recomendaciones que recogen las conclusiones de la comisión de investigación y el informe de Intervención es que las áreas de administración y compras deberían de estar separadas y eso ya se hizo, por tanto ya se están implementando esas mejoras.

¿Qué valoración hace del servicio que se ofrece al usuario y usuaria?

Creo que ha habido un cambio importante en la red hace relativamente poco, en plena pandemia, y tenemos que esperar a ver cómo evoluciona la demanda porque se produce en el momento que estaba planificado, pero las conclusiones de cómo ha funcionado el cambio no las podemos tener porque estamos en una situacion excepcional. Este 2020 está siendo rarísimo en cuanto a demanda y calidad del servicio para València y para todas las explotaciones. Entonces, hay que esperar un poco a ver cómo funciona la red. Creo que se están haciendo cosas muy interesantes, se está reforzando el servicio que se detectó que funcionaba peor y se han hecho además actuaciones para que el centro histórico tenga servicio y sea accesible para cualquier persona sin que todas las líneas tengan que pasar por el centro y se pueda liberar espacio para los peatones, que es una parte fundamental para que la ciudad sea más habitable. Por tanto, tendremos que ir viendo cómo va funcionando la red porque el problema es que 2020 no lo podemos comparar con ningún otro año. No sabemos si la red está funcionando bien o mal porque hay mucho teletrabajo y un toque de queda, por ejemplo, pero nuestra percepción es que sí está funcionando bien por los datos que tenemos.

¿Le llama la atención que haya tanto debate con respecto a las peatonalizaciones del centro histórico?

Me llama la atención que siga habiendo debate. Al final, las ciudades con mayor calidad de vida son ciudades donde el espacio público se ha recuperdo para los medios blandos como caminar o ir en bicicleta y eso es lo que tenemos que potenciar junto al transporte público, que es el único 100% accesible y por tanto la responsabilidad de cualquier administración es garantizar su buen funcionamiento.

Una de las críticas que se hacen en este sentido es que el transporte público no es competititvo a nivel de frecuencias y rapidez con respecto al coche. ¿Qqué medidas prevé para mejorar estos aspectos?

En primer lugar ampliar el número de carriles bus segregados, eso es fundamental para que el autobús no se quede atascado por el tráfico. El autobús es de los medios más eficientes que existen porque transporta a mucha gente por un coste muy bajo, con una ocupación del espacio bajísima y con una contaminación siete veces menos por pasajero que un coche y por eso necesita un espacio en el que no se quede atascado, que pueda circular y llegar a los cruces y atravesarlos sin quedar atascado y para eso se necesita también prioridad semafórico, es fundamental. Tras ese primer paso luego ya se puede hablar de inversiones, pero antes hay que hacer esas inversiones sobre el espacio público. No sirve poner más buses si las vías están colapsadas. En València se está haciendo mucho carril bus para poder mejorar esas frecuencias. El mayor enemigo del autobús es el tráfico de coches que lo atasca constantemente.

¿Qué objetivos se marca más a largo plazo en cuánto a la configuración de la red?

Antes de dar más pasos en cuando a remodelaciones de la red tenemos que consolidar lo que ya se ha hecho y ver cómo funciona. Yo voy a seguir la línea que marcan el Ayuntamiento y la Concejalía de Movilidad porque el concejal es el presidente de la empresa y yo soy una gestora. Como objetivo fundamental yo diría que es muy importante reducir la edad media de la flota. Me sorprendió mucho cuando llegué y me dijeron que había llegado a los 14 años, que es una edad altísima. En Madrid llegó a 9.7 y ya me parecía alta y se consiguió bajar a 6,5 años. Son vehículos muy antiguos y muy costosos en cuanto a reparaciones. Es fundamental renovar la flota y para ello hay que implementar un presupuesto anual, que no sea a base de inversiones extraordinarias. Hay que asumir que la renovación de la flota es parte de los costes corrientes de la empresa, no puede ser algo extraordinario porque los autobuses se deben renovar al 7% anual aproximadamente.

Etiquetas
Publicado el
16 de diciembre de 2020 - 22:01 h

Descubre nuestras apps

stats