La portada de mañana
Acceder
El Gobierno reinicia la legislatura
Así han transformado los fondos internacionales el mercado inmobiliario
Opinión - Réquiem por el 15M, por Elisa Beni

El Gobierno negociará con la Sareb la cesión de pisos vacíos para acoger a solicitantes de asilo sin techo

Familias de solicitantes de asilo pasan la noche frente a la sede del Samur Social.

A su llegada al Ministerio de Inclusión, Seguridad y Migraciones, José Luis Escrivá se ha chocado con una red de acogida para solicitantes de asilo sin plazas suficientes, que empuja a decenas de personas a dormir cada día en la calle o bajo el techo de vecinos solidarios. Entre las medidas planteadas por su equipo para reforzar el sistema a corto plazo, el ministro destaca el uso de pisos vacíos de la Sareb, el llamado "banco malo", para recibir a demandantes de protección internacional.

El Gobierno ha mantenido las primeras conversaciones con la Sociedad de Gestión de Activos procedentes de la Reestructuración Bancaria (Sareb) sobre la posible cesión de pisos vacíos en usufructo para que puedan ser incluidos en los sistemas de acogida o atención humanitaria de solicitantes de asilo y migrantes en situación irregular, según ha anunciado Escrivá durante su comparecencia en el Congreso de los Diputados de este jueves.

"Estamos ya en conversaciones con la Sareb, que tiene un conjunto de activos inmobiliarios en desuso que, en concepto de usufructo, podrían cedérnoslos", ha explicado el ministro. "Creo que hay posibilidades con esos edificios que nunca tendrán el uso que potencialmente tenían: aquí existe una posibilidad alternativa", ha insistido el ministro. Fuentes de la Sareb aseguran a eldiario.es tener "plena disposición a trabajar y a estudiar cualquier propuesta".

Esta fórmula alternativa se suma a otras vías estudiadas por su Ministerio para engordar el número de plazas de la colapsada red de acogida, que se encuentra al 100% de ocupación. Su propuesta también pasa por desarrollar un "inventario" de edificios públicos vacíos que cumplen los requisitos para ser transformados en centros de acogida de migrantes o solicitantes de asilo. "La clave es utilizar el conjunto de infraestructuras públicas que han entrado en desuso y pueden reconvertirse con un coste limitado hacia la acogida", sostiene Escrivá.

Las búsqueda de recursos habitacionales para engordar el número de camas del sistema conforma la primera meta fijada por el Ministerio en el ámbito de las Migraciones, la que requiere una actuación más inmediata ante el creciente número de solicitantes que no encuentran lugar para pasar la noche. A su vez, el plan del Gobierno es trabajar a medio y largo plazo para "utilizar mejor las herramientas actuales" en las que se enmarca la red de acogida. Escrivá aspira a recuperar el Fondo Estatal de Integración y reformar la Ley de Asilo, una tarea que realizará de manera conjunta con el Ministerio del Interior.

La modificación de la normativa se encuentra pendiente de los principios establecidos por el futuro Sistema Europeo Común de Asilo, cuya aprobación es esperada por el Gobierno a lo largo de este año. En el ámbito de acogida, competencia de Migraciones, Escrivá apuesta por "un replanteamiento del procedimiento" basado en "priorizar a personas más vulnerables y con alto perfil de protección internacional".

Reforma de la Ley de Extranjería

Otro de los puntos clave de la política migratoria donde Escrivá pretende intervenir se basa en los escasos mecanismos con los que cuentan las personas extranjeras para llegar a España de manera regular. El ministro pretende desarrollar un "cambio de modelo" de la Ley de Extranjería para flexibilizar el acceso al mercado laboral mediante la agilización de las autorizaciones de trabajo en origen.

Escrivá ha realizado un crítico diagnóstico del sistema de autorizaciones de residencia existente en España. Lo describe como "complejo y disperso", con un sistema de atención al público "anticuado", caracterizado por una gran "burocracia" y "rigidez". En la actualidad, la vía ordinaria para migrar al país, aquella por la que una persona viaja con un permiso de trabajo previo, se aplica de manera residual, han reconocido desde el Ministerio.

La apuesta de su cartera es fortalecer la inmigración ordinaria sobre la otra opción de regularización, la extraordinaria, aquella que permite obtener la residencia demostrando el arraigo tras permanecer tres años en el país de manera irregular. Para Escrivá, actualmente, "lo extraordinario se ha convertido en lo ordinario", asumiendo la escasez de vías legales de acceso a España. Quiere revertirlo.

¿Cómo planea abordarlo? Su departamento prevé una "reforma integral" del catálogo de ocupaciones de difícil cobertura, es decir, aquellas profesiones cuyas plazas vacantes son difíciles de cubrir en el territorio nacional, por lo que se fomenta la tramitación de autorizaciones para residir y trabajar en España a trabajadores extranjeros desde sus países de origen. "Actualmente se muestra inútil", ha valorado el ministro, quien no ha detallado los detalles de su modificación.

Otra de los canales para aumentar el acceso legal de inmigrantes al mercado laboral español consiste en "explorar los visados de búsqueda de trabajo", una vía que hasta ahora no había sido contemplanda. Además, el ministro se ha comprometido a disminuir los trámites ligados a la reagrupación familiar de inmigrantes, generando un sistema "automático" que disminuya la montaña de requisitos exigidos a quienes buscan conseguir un permiso de residencia en España para sus allegados.

Etiquetas
Publicado el
27 de febrero de 2020 - 21:18 h

Descubre nuestras apps

stats