La portada de mañana
Acceder
ENCUESTA | El PP agota el 'efecto Feijóo' pero sigue por delante del PSOE
EXCLUSIVA | Castilla y León ocultó un segundo sueldo del consejero de Cultura de Vox
OPINIÓN | 'Refundar la nada', por Esther Palomera

La patronal CEOE rechaza por unanimidad subir el salario mínimo a 1.000 euros al mes

Antonio Garamendi, presidente de la CEOE, en una imagen de archivo. EFE/Javier Lizón

Laura Olías


36

Rechazo unánime de las patronales de empresarios a la subida del salario mínimo a 1.000 euros al mes. El Comité Ejecutivo de la CEOE, celebrado este martes con carácter extraordinario para analizar el tema, ha rechazado por unanimindad la propuesta del Gobierno de elevar el SMI a esa cantidad desde el 1 de enero de este año. Si se sumaban los empresarios a un posible pacto, el Ejecutivo se abría a moderar el aumento este 2022 y abordar también el incremento para 2023, explican fuentes del diálogo social. Finalmente, la patronal ha dicho 'no' al Gobierno.

Cuánto pagan autónomos y asalariados a la Seguridad Social y qué supone el futuro sistema según los ingresos

Cuánto pagan autónomos y asalariados a la Seguridad Social y qué supone el futuro sistema según los ingresos

Los órganos de gobierno de CEOE y CEPYME han rechazado la medida, pese al crecimiento económico previsto para este año dado que consideran que el contexto económico está marcado por la “incertidumbre”. “En el que previsiblemente no se recuperarán los niveles de negocio precrisis hasta 2023, con presiones crecientes en los costes de las empresas y una notable caída acumulada de la productividad”, indican las patronales en un comunicado.

La CEOE destina además una crítica al Ejecutivo en clave política. Dicen que el incremento “parece responder más a una aspiración política en el seno del Gobierno que a la lógica económica”. La organización de empresarios ha recibido fuertes presiones, internas y externas en el último año, por pactar en numerosas ocasiones con el Gobierno de coalición. Por ejemplo, la reforma de pensiones y la laboral.

La asociación de autónomos ATA, parte de la patronal, había criticado esta mañana con dureza el alza del SMI, que en palabras de su presidente supone “un daño terrible a los autónomos y a las pequeñas empresas, ha afirmado Lorenzo Amor en un acto organizado por el Consejo General de Economistas.



El Ejecutivo pretende aumentar el salario mínimo 35 euros al mes, de los 965 euros actuales a los 1.000 euros al mes en 14 pagas, en línea con la senda intermedia recomendada del informe del comité de expertos sobre el SMI que encargó el Gobierno el año pasado. Se trata además de la cantidad que habían reclamado los sindicatos CCOO y UGT, por lo que los representantes de los trabajadores respaldarán el incremento. Según el gabinete económico de CCOO, el alza del SMI beneficiará a algo unas 1,8 millones de personas, de las cuales 1,5 millones trabajan a tiempo completo y “290.000 trabajan a tiempo parcial”.

Los empresarios argumentan que “una nueva subida del SMI contribuirá a aumentar los costes laborales y la presión sobre los márgenes de las empresas lo que, unido a otros riesgos como el encarecimiento de las materias primas o los cuellos de botella en las cadenas globales de suministro, pueden llevar a un menor dinamismo económico en el futuro y a una menor creación de empleo”.

Critica por la subida a cuidadoras y empleadas de hogar

La CEOE ha sostenido que “la propuesta del Gobierno es inasumible para sectores especialmente vulnerables como el agrícola y aquellos intensivos en mano de obra (limpieza, hostelería, etc.), que llevan años soportando sobrecostes de todo tipo”.

“El SMI no está en las grandes empresas”, ha destacado Lorenzo Amor esta mañana, por lo que un salario mínimo de 1.000 euros al mes “es un planteamiento que daña aún más la situación de las pequeñas empresas y de los autónomos empleadores”. El líder de ATA ha reconocido que “el Gobierno tiene la capacidad de tomar esta decisión”, que solo debe consultar con los agentes sociales, pero ha indicado que subir los costes laborales en estos momentos supone “un daño terrible a los autónomos y a las pequeñas empresas”.

Amor ha destacado especialmente su crítica al aumento del salario mínimo por las repercusiones que tendrá en los empleadores de trabajadoras del hogar y cuidadoras. En su opinión, el incremento del SMI supone un daño también “para miles de pensionistas” que recurren a estos servicios en sus hogares.

“Luego que no nos extrañemos de un aumento de las jornadas parciales y empecemos a mandar cartas”, ha añadido Amor, en referencia a la campaña de la Inspección de Trabajo para evitar que haya empleadas del hogar con remuneraciones por debajo del salario mínimo legal.

Por último, las patronales se han referido en su comunicado sobre el SMI a su “disposición” a abordar con los sindicatos en el ámbito bipartito “la que debería ser la senda de actualización de los salarios razonable para los próximos años en el marco de las negociaciones del próximo Acuerdo Interconfederal para la Negociación Colectiva (AENC), que ofrezca tranquilidad a empresas y trabajadores y, en general, al país”.

Descubre nuestras apps

stats