El principal rédito de vender Bankia en el corto plazo: la imagen política

La cúpula de Bankia que ha pilotado la primera parte de la privatización.

El Estado ha vendido un 7,5% de Bankia. Pero por ahora no lo van a notar ni los bolsillos de los contribuyentes, ni las arcas del Estado, ni el fondo europeo que financió el rescate ni siquiera el brazo financiero (Frob) que es el dueño directo de la entidad. La venta de este paquete de acciones de la antigua caja de ahorros supone un ingreso de 1.304 millones de euros que, en términos estrictamente contables, da unas plusvalís de 301 millones de euros. Si se tiene en cuenta el precio de la acción cuando entró el Estado al rescate (1,35) el beneficio sería de 136 millones de euros. Pero ninguna de estas ganancias servirá en el corto plazo, para nada tangible.

El Estado gana 136 millones de euros con la venta del 7,5% de Bankia

El Estado gana 136 millones de euros con la venta del 7,5% de Bankia

El Frob se ha lanzado a vender una parte significativa de la entidad presidida por José Ignacio Goirigolzarri para aprovechar el buen momento de los títulos en bolsa que acumulaban casi una subida del 30%. Pero la caja que ha hecho no le servirá prácticamente de nada. No hay ningún mecanismo preparado para que BFA, la entidad que tenía los títulos de Bankia que se han vendido y que es propiedad del Estado, le transmita ese dinero al Estado. La forma más común sería un reparto de dividendo, que en cualquier caso no tendría lugar hasta 2015 (a cargo de los ejercicios de 2014).

Fuentes de la entidad señalan que las plusvalías irán a reservas, es decir, a aumentar el patrimonio de la empresa. Pero ni siquiera esto mejora los ratios de solvencia de la banca española ya que BFA no es un banco por lo que la mejora de sus reservas no redunda en una mejora del capital ni de la solvencia del sector.

Además, aún el hipotético caso de que el Estado ingresara el dinero, aunque fuera a un año vista, tampoco está claro qué haría con esta nueva liquidez. En principio, la línea de crédito que tiene con el mecanismo de rescate europeo sí contempla un "early payment", que sería muy poco provechoso utilizar ya que acarrearía costes. Además, cancelar una parte de una línea de crédito ventajosa es difícil que saliera más a cuenta que tener el dinero y aprovecharlo para otros usos del Estado.

Así las cosas, los beneficios generados por la venta se quedan embalsados en BFA y no tendrán mayor trascendencia por el momento. Sin embargo, fuentes del mercado aseguran que la decisión de vender en este momento nace también de una petición de los inversores que no acaban de confiar en la acción por las pocas acciones que tenía en bolsa. Hasta la venta de ayer, solo un 32% del capital de Bankia circulaba libre en bolsa, lo que se denomina freefloat. Este capital en circulación es uno de los principales parámetros que mide un inversor para poder entrar o salir e un valor. Si el capital circulante es muy pequeño, los grandes inversores saben que se encontarán con problemas para entrar o salir con rapidez. En mucho casos, la posibilidad de comprar y vender grandes paquetes de acciones rápido es una de las principales ventajas de una accción.

Desde el mercado se le había recordado a la entidad que hay grandes fondos o inversores institucionales que tienen cantidades mínimas de inversión muy difíciles de ejecutar en Bankia por su estrecho canal de liquidez. Así las cosas, desde el mercado aseguran que con este nuevo papel en circulación se aumentan las posibilidades de que en el futuro próximo grandes inversores apuesten por la acción lo que haga que suba su valor. Los principales inversores estarían radicados en Reino Unido ya que prácticamente un 60% de los que compraron eran británicos. Wall Street se ha quedado con casi una parte de la colocación y apenas un 20% se ha distribuido por el mundo. En España, según algunas fuentes, apenas se habría quedado un 0,7% de las acciones vendidas en esta primera operación.

En cualquier caso, tampoco se verá este efecto beneficioso en los próximos noventa días, ya que hay un compromiso por parte de Bankia y por parte de los compradores de no poner a la venta los títulos en los próximos tres meses. De lo único que se podría oír hablar a buen seguro en este periodo es del éxito de la operación ya que se ha conseguido vender a un precio superior al que se entró.

También está por ver si el Frob va a mejorar la valoración a la que tiene apuntado BFA en su balance después de la subida en bolsa y los recientes movimientos. Así, el Frob valoraba la entidad en 8.783 millones de euros, y con el precio de venta de esta semana el valor real estaría casi un 50% por encima. Mejorar la valoración del Frob es beneficioso para sus cuentas, muy dañadas por los quebrantos de las otras entidades rescatadas, en especial CaixaCatalunya.

Con todo, por el momento no hay un provecho a corto plazo de la venta. Salvo que en los próximos meses se hablará del éxito de la operación y de los beneficios del rescate. Unos réditos que no se han traducido en más crédito para las empresas ni siquiera en una contención de la morosidad del sistema que está en récord. Pero el rescate de Bankia bien. Gracias.

Etiquetas
Publicado el
1 de marzo de 2014 - 20:24 h

Descubre nuestras apps

stats