El barco con agua potable inicia su ruta entre Santurtzi y Bermeo entre críticas ecologistas por su coste de 1,8 millones

Imagen del buque que traslada agua desde Santurtzi a Bermeo.

El buque 'Dutch Spirit', de pabellón neerlandés y construido en 1996, ha realizado ya su primer trayecto entre Santurtzi y Bermeo para intentar paliar la falta de agua de la comarca vizcaína de Busturialdea. Desde este jueves el buque cisterna trasladará agua potable hasta el puerto de Bermeo para abastecer a esta localidad además de a Mundaka, Sukarrieta y Busturia, muy afectados por la sequía este año. Se trata de un operativo sin precedentes en Euskadi, aunque sí se ha utilizado este sistema en otras zonas de España más golpeadas por la escasez de agua, como Andalucía. Sin embargo, este verano atípico en Euskadi por las altas temperaturas y falta de lluvias -aunque precisamente esta jornada ha sido lluviosa-, ha obligado al Consorcio de Aguas Bilbao Bizkaia a tomar “medidas excepcionales ante circunstancias excepcionales”.

Zalla, el pueblo vizcaíno de los 34 pasos a nivel: "Habrá más muertes"

Zalla, el pueblo vizcaíno de los 34 pasos a nivel: "Habrá más muertes"

Esta comarca vizcaína no está conectada todavía a la toma de agua del Consorcio de Bilbao Bizkaia que se abastece del pantano del Zadorra -están las obras en proceso- y se nutre de agua de ríos y manantiales de la zona, con caudales muy mermados por la falta de lluvia de este verano. Por ello, su situación es completamente distinta a la del resto de Bizkaia, donde el suministro está garantizado con los embalses al 70% de su capacidad.

El buque cisterna tiene una capacidad de 4.000 m3 y está previsto que inyecte en la red de agua de Busturialdea una media de 2.000 m3/día, lo que supone 23 litros por segundo. Realizará el trayecto cada 40 horas hasta mediados del mes octubre, aunque esta previsión puede variar en función de cómo evolucionen las precipitaciones a partir de ahora. Llena el depósito en el puerto de Santurzi a través de una tubería y, ya en Bermeo, se conecta a la red a través del bombeo construido 'ad hoc' para aportar agua a la red de abastecimiento de Busturialdea a través de la estación potabilizadora de Bermeo.

Aunque el traslado de agua paliará en cierto modo las necesidades de la zona se mantendrán las medidas implantadas en la comarca desde principio de este mes para ahorrar en el consumo, con disminución de la presión durante la noche, –de 00:00 a 06:00 horas–. Además, desde el mes de junio están clausuradas las fuentes municipales que no sean de botón, y está prohibido regar parques y huertas, y se pide reducir a lo imprescindible el baldeo de calles y está prohibido llenar o reponer las piscinas privadas.

El barco ha comenzado este jueves sus actuaciones en medio de la polémica, con críticas de grupos ecologistas como Eguzki o Equo Berdeak que recriminan a las autoridades la falta de inversiones en la zona “durante años” mientras ahora se gasta 1,8 millones en un barco para trasladar agua potable. Desde el Consorcio han destacado que el único criterio de valoración fijado para la contratación ha sido “que fuera la oferta más económica”, según ha señalado el responsable de la entidad, Pedro Barrerio. El contrato con el barco es para un periodo de dos meses con la posibilidad de prórroga de un mes más. También se ha difundido por las redes un vídeo en el que se ve verter agua desde el buque al mar y se cuestiona la utilidad del barco y que el agua que se traslade cumpla los requisitos de calidad. El Consorcio ha negado que se trate de fugas, de un vertido de agua potable premeditado, o de agua que no ha pasado los controles de calidad. Según han señalado, el vídeo fue grabado por ellos mismos en las pruebas rutinarias de descarga para comprobar el tiempo que tardaba el depósito en evacuar el agua. “Duraron un tiempo determinado, unos 40 segundos, para hacer una estimación aproximada de la duración de cada descarga”.

Los responsables del Consorcio insisten en que se trata de una “medida excepcional”, y que, más allá de mantener la disminución de la presión, no se prevé que sea necesario interrumpir el suministro de agua a la comarca. Además, la idea no es que este recurso se vaya a tener que utilizar en años posteriores, porque está previsto que se vayan poniendo en marcha nuevas actuaciones. En principio, la solución definitiva al problema tendrá lugar con la ejecución de la infraestructura que conecte la red de Busturialdea con el sistema del Zadorra a través de una tubería de 154 kilómetros, contemplada en el programa de inversiones 2022-2025 del Consorcio y cuyo estudio del proyecto constructivo “ya se ha licitado”. Mientras está ultimada, se están llevando a cabo otras actuaciones coyunturales que incluyen la renovación de la conducción Golako y la conexión del Sistema Forua-Murueta al Sistema Gernika, nuevas captaciones del monte Oíz y un nuevo depósito en Gernika, todo ello cifrado en aproximadamente 10 millones de euros. 

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats